Benidorm

El verano más prohibitivo: la inflación encarece las vacaciones de los españoles y los hoteles se disparan hasta un 40%

TURISMO

PREMIUM

Actualizado Lunes, 13 junio 2022 – 

Las subidas son mayores en los destinos con más turismo internacional

El verano más prohibitivo: la inflación encarece las vacaciones de los españoles y los hoteles se disparan hasta un 40%

Tras dos años de pandemia, crisis en el sector turístico y duras restricciones a la movilidad, los españoles afrontan el primer verano en libertad, pero también uno de los más caros en mucho tiempo. La inflación salpica a hoteles, vuelos, hostelería y paquetes turísticos hasta el punto de que mucha gente ve amenazadas sus vacaciones al no poder asumir el coste.

España, con una de las tasas de inflación más altas de Europa, es uno de los países donde más se encarecen las vacaciones . Según datos de la plataforma de inteligencia turística Mabrian recopilados para EL MUNDO, los precios se han incrementado de media en nuestro país un 10% en los hoteles de tres estrellas (100 euros de media), el mismo porcentaje en los de cuatro (140 euros por noche) y un 17% en los de cinco (casi 300). Son precios publicados a mes de mayo para viajar en julio y en agosto. Se comparan con los de 2019, antes de la pandemia y un año que ya se extrañan récords para el turismo.https://omny.fm/shows/el-mundo-al-dia/amenaza-la-inflaci-n-nuestras-vacaciones-de-verano/embed

El incremento de precio en destinos como Baleares, Canarias o la Costa del Sol alcanza el 40% en el caso de los hoteles de tres estrellas, Baleares asume alzas del 35% en los hoteles de tres estrellas (172 euros por noche)y del 27% en los de cinco, lo que supone pagar 400 euros por una habitación en el mes de julio o en agosto.

«Los costes operativos han subido, también los combustibles y la energía. Los destinos internacionales serán los que más subirán de precio, porque son los que más han sufrido, y psicológicamente habrá una propensión a recuperar», explica Philip Moscoso, experto en turismo del IESE, que cree que «si hay subidas importantes, la demanda española puede llegar a resentirse».

Encarecimiento hoteles

MÁS CARO

«La inflación se notará en la mayoría de servicios y productos in situ (ocio y restauración, principalmente), pero más para dos de las principales partidas de gastos dentro del viaje que suponen el transporte y el alojamiento. Este verano el efecto será aún limitado porque muchas reservas se hicieron hace varios meses, antes de la subida», explica Javier Caballero, socio de McKinsey & Company responsable del sector de Turismo en España.

En Canarias los precios se incrementan un 38% en los hoteles de cinco estrellas, según los cálculos de Mabrian. En la Costa del Sol una habitación en un hotel de cuatro estrellas cuesta 170 euros, un 38% más que en 2019.

«El canal de turoperación cierra y negocia sus tarifas el año antes, por lo que no se ha visto aún afectado, aunque podría generarse algo de presión de los hoteles a los turoperadores por ajustar las tarifas o añadir algún tipo de coste adicional last-minute», dice el experto de Mckinsey.

Por ello, «aquellos que dejen sus reservas para el último minuto sufrirán el incremento de precios», ya no sólo por la inflación, sino por la reducida oferta que pueda quedar disponible. En el caso del transporte, además de la inflación general, el impacto del combustible puede ser muy significativo», señala.

Los vuelos también están disparándose, pues el sector funciona «con un sistema de tarifas en función de oferta y demanda», recuerda Moscoso.

DEMANDA

El año pasado la demanda española fue la que sostuvo el sector, ante la falta de turistas internacionales. Para esta temporada estival todo apunta a que España recuperará el 80% del turismo previo al Covid. En el mes e abril, según datos del INE, ya se alcanzó una cifra de gasto similar.

«El consumidor intenta ahorrar primero en gastos en categorías más superfluas y no esenciales, como, por ejemplo: ropa, compras periódicas, y después también en el segundo o tercero viaje importante del año. Hasta que se produce un grave incremento de inflación y la reducción del ahorro, los consumidores no empiezan a buscar ahorros también en sus vacaciones principales», señala el experto de McKinsey.

Sí «buscaremos destinos más económicos o reducir la categoría del viaje en el mismo destino acortando la duración de la estancia o reduciendo el nivel del alojamiento», dice Caballero.

España podría perder atractivo como destino turístico, «y otros países podrían llevarse parte de la demanda», explica Moscoso. En crisis anteriores se ha visto que los destinos baratos crecen a expensas de los mercados de mayor categoría. «España podría empezar a ver a turistas anteponiendo destinos alternativos más baratos (Turquía, Grecia, Egipto, etc.) o acortando su estancia en España o quedándose en alojamientos más económicos».

Portugal asume un aumento del 17% en los precios de hoteles, pero es Grecia el país más encarecido, con un 125% de alza en los hoteles de cinco estrellas. Italia conserva estables los precios de 2019.

Otro problema de cara al verano es «el déficit de trabajadores», advierte Caballero. La pandemia ha causado un efecto devastador en el empleo del sector viajes y turismo, con un 20% de los empleos perdidos globalmente. El sector hotelero se vio particularmente afectado, con hasta un 70% de su fuerza laboral afectada por despidos o expediente de regulación de empleo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s