Benidorm

Sólo cuatro de las víctimas mortales por violencia de género de 2022 tenían medidas de protección en vigor pese a que denunció el 40%

PREMIUM

Actualizado Viernes, 30 diciembre 2022 – 

Expertos alertan de que «están fallando» los mecanismos de detección precoz y la valoración del riesgo

Restos de sangre en Escalona (Toledo), donde una mujer a punto de dar a luz fue asesinada.
Restos de sangre en Escalona (Toledo), donde una mujer a punto de dar a luz fue asesinada.ALBERTO DI LOLLI

Expertos en violencia de género alertan de que «están fallando» los mecanismos de detección precoz y valoración del riesgo de las víctimas. En la mayoría de las muertes de este diciembre, que será el más trágico desde que hay registros si se confirman los últimos casos, los agresores presentaban denuncias previas de maltrato. Sólo cuatro de las 48 mujeres asesinadas durante todo 2022 por sus parejas o ex parejas contabilizadas oficialmente hasta ayer (podrían ascender hasta 51) tenían medidas de protección vigentes, pese a que denunció el 40%.

El dato, de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, lo aporta Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, para indicar «un factor que esta vez es diferente a años»: «Ha aumentado el número de asesinadas que habían denunciado previamente».

PARA SABER MÁS

Patio de la casa donde Elena compartía techo con su agresor.

Violencia machista. La amenaza cumplida del asesino de Elena a pocos días de dar a luz: «Si te vas, te mato»

  • REDACCIÓN: LUCAS PÉREZ Escalona (Toledo)

La amenaza cumplida del asesino de Elena a pocos días de dar a luz: «Si te vas, te mato»

La abogada recuerda que, mientras otros años sólo denunciaba un 20% de las mujeres muertas, en 2022 presentó denuncia un 41% de ellas (20 de 48), un porcentaje que ha ascendido en este mes de diciembre: un porcentaje que ha ascendido en diciembre: nueve de los 13 homicidas tenían denuncias previas. «La víctima pone fin a la relación a través de la separación y el divorcio o a través de la denuncia. El maltratador pierde el control de la víctima y se dispara el riesgo. Y un fallo que hemos detectado en el sistema es que no se está haciendo una valoración correcta del riesgo que corre la víctima», avisa Besteiro.

Apunta a «las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y, especialmente, a los órganos judiciales» como responsables de este «fallo». «Hay que mejorar el sistema, porque muy pocas veces los órganos judiciales piden informes forenses de valoración de riesgo. No se hace de forma sistemática», señala.

«MEDIOS INSUFICIENTES»

Además, «hay CCAA que no han creado unidades de Valoración Forense Integral (UVFI) que asesoren a los órganos judiciales para evaluar el riesgo que corre la víctima». Estas unidades, integradas por psicólogos, abogados, médicos y trabajadores sociales, se contemplaron en la ley de 2004 para ayudar a los juzgados. Pero Besteiro dice que «hay una insuficiente dotación de medios materiales».

«Para que un juez dicte una orden de alejamiento tiene que saber que la víctima corre peligro, pero, si no se valora bien el riesgo, no se ponen medidas», recalca. En las 48 mujeres oficialmente asesinadas este año, sólo en 10 casos se adoptaron medidas de protección para la víctima, pero en seis de estos casos las medidas no están en vigor, bien porque terminó el periodo de vigencia o por otros motivos. Así que sólo en cuatro casos las asesinadas contaban con protección, a pesar sus denuncias.

Revisando caso por caso las muertes de diciembre, se ve el drama de la situación. La británica asesinada el 3 en Mazarrón había denunciado al asesino siete veces. El hombre que no auxilió a su mujer, enferma de esclerosis, tras caer por las escaleras también tenía dos denuncias previas y ella estaba en el sistema VioGén. El asesino del 10 en Albacete presentaba dos denuncias de una pareja anterior. En cuanto al agresor de Sevilla del 16, apuñaló a su ex pareja tras saltarse la orden de alejamiento. Ese mismo día, un vecino de Lleida con varias denuncias previas asesinaba a su pareja y la dejaba en el trastero de su casa. También había denuncias previas en las muertes de Escalona (Toledo)Bilbao y Matamala de Almazán (Soria) y orden de alejamiento en Vallecas (Madrid).

Ángela Rodrígueznúmero dos del Ministerio de Igualdad, dijo ayer que estos casos son ejemplo de «cómo en algunas actuaciones hubiéramos podido tener constancia de otro modo o derivado de otro modo». Reconoció que hay que «mejorar la coordinación institucional» y «tiene que existir más conexión entre la información de los servicios sociales y los juzgados». «A veces la información no llega por el canal que tiene que llegar», admitió. Abogó por reforzar los mecanismos que «permiten la detección precoz» y apostó «por hacer contactos con los agresores, no sólo con las víctimas».

INSTRUCCIONES A LA POLICÍA

Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, anunció que ha dado orden a las Fuerzas de Seguridad para «extremar aún más las actuaciones ante la violencia machista» con el envió de circulares a la Guardia Civil y a la Policía Nacional para que «intensifiquen más las medidas», se «prime la valoración más favorable a las víctimas e hijos» y se ponga el foco en aquellos casos «difíciles de mujeres especialmente vulnerables o con agresores persistentes».

Miguel Lorente, profesor de Medicina Legal en la Universidad de Granada y ex delegado del Gobierno contra la Violencia de Género, también considera que hay que «mejorar la valoración del riesgo porque se hace de manera puntual» y propone hacer este diagnóstico analizando al agresor, no sólo valorando la declaración de la víctima.

Ve problemas, asimismo, en la detección precoz. Por eso plantea una estrategia de «cribado universal» en los centros de salud por la cual los médicos de familia realizarían una serie de preguntas a las mujeres destinadas para detectar posibles malos tratos. Esta idea surge a partir de una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y exigiría que los médicos pasaran «más tiempo» con los pacientes para «generar un ambiente de confianza e intimidad». Las víctimas permanecen una media de ocho años sufriendo violencia de género hasta que denuncian por primera vez.

Todo apunta a que este mes se batirá el récord histórico desde que, en 2003, comenzó a hacerse balance. Oficialmente hay 10 mujeres asesinadas y dos heridas graves después de que ayer por la tarde se consideraran violencia machista los casos de Bilbao y Escalona, pero están en investigación los de Benidorm, Vallecas y Soria. También se investiga ahora como violencia de género el atropello de Brea de Tajo (Madrid). De confirmarse, se superaría la cifra máxima, alcanzada en diciembre de 2008 con 11 muertes.

DISCUSIONES EN VACACIONES

Es diciembre, junto a junio y julio, el mes donde más asesinatos se producen. «Si no hay separación, las parejas conviven más porque son periodos vacacionales. En casos de separación, surgen muchos problemas por las custodias, entregas y visitas de los niños y se dispara el riesgo», apunta Besteiro.

«Los maltratadores tienden a aislar a las mujeres de su fuente de apoyo interno y, en fechas navideñas, ellas pasan más tiempo con su familia, algo que le da mucha rabia a los agresores. Se sienten más cuestionados», añade Lorente, que también cree que los homicidios previos de los primeros días de diciembre «pueden haber reforzado a los asesinos en su idea de mata

Categorías:Benidorm, Uncategorized