Benidorm

El Ayuntamiento expone al Consejo de Movilidad los detalles de las principales actuaciones que se están ejecutando en la ciudad 

Los programas IDAE I y II, el soterramiento de Beniardá y las obras en Severo Ochoa, Armada Española, Villajoyosa y Montecarlo centran la mayor parte de la sesión

 

El Consejo de Movilidad ha celebrado hoy en el Salón de Plenos del Ayuntamiento una nueva sesión en la que sus miembros han sido informados del desarrollo de las principales actuaciones que se están ejecutando en la ciudad. Una sesión que se ha centrado en el desarrollo de los programas del IDAE I y II para la renovación del alumbrado público, el soterramiento de la avenida Beniardá, o las intervenciones en avenidas como Severo Ochoa, Armada Española, Villajoyosa y Montecarlo.

“En total hemos explicado a todas las asociaciones y colectivos que tienen que ver con la movilidad más de una veintena de actuaciones que se están ejecutando o están a punto de terminar” ha indicado el concejal de Movilidad, José Ramón González de Zárate.

Con respecto a la ejecución de los programas del IDAE, los técnicos municipales han explicado que la primera fase del mismo, correspondiente a la zona Centro, ha actuado sobre 2.517 puntos de luz, que ya cuentan con tecnología led, y 54 centros de mando. Ello supone renovar el 73,81% de alumbrado de la zona y una reducción de la potencia instalada de 441,2 kW a 119,53.

La segunda fase de este programa se corresponde con la renovación del alumbrado de la zona de Levante y la intervención actúa sobre 3.512 puntos de luz y 55 centros de mando. Significa renovar el 43,85% de los 7.660 puntos de luz que existen en la zona y reducir la potencia instalada de 759,59 kW a 195,01 kW. Los programas del IDAE, tres en total, se ejecutarán entre 2021 y 2023 con una inversión de algo más de seis millones, de los que el Instituto financia la mitad, con dinero de fondos europeos.

En cuanto a la avenida Villajoyosa, se ha informado de la construcción de una rotonda para regular el tráfico de vehículos en la confluencia con Marina Baixa para mejorar la seguridad vial y la movilidad. Esos trabajos conllevan además la renovación de y mejora de servicios como la recogida de aguas pluviales, conducciones de alcantarillado y la red de agua potable.

En Severo Ochoa las actuaciones se han centrado en la reposición y mejora de la red de agua potable y alcantarillado, así como en la renovación de las aceras, dando continuidad a la estética que se había implantado antes en Ametlla de Mar. También se ha mejorado la movilidad con la creación de una rotonda en el cruce con Otto de Habsburgo y se incluye la renovación del alumbrado y el mobiliario urbano.

También se ha informado de la renovación de infraestructuras de agua potable y saneamiento de la avenida Montecarlo, que abarca un tramo de unos 500 metros desde las calles Berlín a París, con un presupuesto de 1,1 millones de euros y diez meses de ejecución. Una obra “muy necesaria” debido a que las tuberías y conducciones son muy antiguas y había que sustituirlas.

Igualmente, uno de los asuntos abordados han sido las obras en Armada Española con motivo de la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), que comenzaron a primeros de este mes y se ejecutarán en dos meses aproximadamente. La primera fase de esta actuación comprende el tramo que va desde la avenida de Xixo hasta la rotonda de Cruz Roja, en el cruce con Vicente Llorca Alós, con una inversión superior a 1,2 millones y el respaldo de la Diputación dentro del programa Planifica. 

Concretamente, el organismo provincial aporta 249.360 euros a este proyecto con el que la ciudad avanza en “sostenibilidad y movilidad sostenible”, algo que “forma parte del ADN de Benidorm” ha señalado González de Zárate. La zona abarca una superficie de 24.000 metros cuadrados, que “se transformará para abordar una movilidad más sostenible”, en la que “ganamos espacio para el peatón” siendo, además, “más consecuentes con la protección del medio ambiente” ha dicho.

El objetivo de esta actuación es potenciar el empleo de medios blandos de movilidad -bicicletas y vehículos de movilidad personal- y desplazar el vehículo privado hacia aparcamientos disuasorios más alejados del centro urbano como puedan ser los de Xixo o la avenida Beniardá. Para ello, se prevé la creación de plataforma única, así como actuaciones para incentivar el uso de la bicicleta y minimizar las emisiones de CO2. 

“En general tratamos de buscar las mejores fórmulas para mantener el aparcamiento de los vecinos, que no tengan repercusión en el tráfico o afecte lo menos posible” ha dicho el edil, que ha expresado su convencimiento de que “en la medida de lo posible” en Semana Santa ya no habrá ninguna obra pública en marcha.

González de Zárate ha vuelto a pedir “`paciencia y tranquilidad” a los vecinos y ha recordado que con cada intervención “mejoramos las vías y los servicios, cambiamos el alumbrado y hacemos la zona más accesible”. El concejal ha concluido reiterando que “esperamos que en el mes de febrero el 90% de las obras estén terminadas”, lo que conllevará “que la ciudad mejorará mucho y será más cómoda y amable para todos”.