Altea

Las andanzas de Putin en Altea Hills y sus tratamientos de belleza: 12.900 euros e incluye estiramiento de piel

SU ‘GUARIDA DEL OSO EN EL MEDITERRÁNEO’

Recorrido por una urbanización de lujo que ahora, con la guerra, parece hibernar. Aunque todos saben que Putin tiene una casa entre sus 30.000 vecinos rusos, no hay nada registrado a su nombre. El pope de la dorada iglesia ortodoxa desmiente a quienes dicen que Putin ha rezado varias veces en ese templo de oro

Las andanzas de Putin en Altea Hills y sus tratamientos de belleza:  12.900 euros e incluye estiramiento de piel

PREMIUM

  • GRACIANO PALOMO

Actualizado Domingo, 16 octubre 2022 – 22:47

A los parajes más bellos del Mediterráneo se llega por los viejos caminos del alba. Los habitantes de Altea, a 50 kilómetros de Alicante, reconocen que durante años su pueblo ha sido invadido por una multitud de ciudadanos rusos y, dentro de ellos, por una poderosa y depredadora clase multimillonaria, levantada sobre las ruinas del antiguo imperio soviético. La quintaesencia de esa invasión bárbara se llama Altea Hills, y en ella tiene casa hasta el mismísimo Vladimir Putin, aunque no quede nota registral de ello.

¿En base a qué parámetros los oligarcas rusos y su jefe supremo eligieron en su día esta costa levantina como guarida y refugio? Seguridad, clima y la famiglia dentro de la casa rusa. Alrededor de 30.000 compatriotas de Putin se mueven por estos lares, aunque ahora parecen hibernar todos. Cosas de la guerra. La huella sigilosa del zar ruso en la Costa Blanca nos lleva primero -incluso a comienzos de los años 90 cuando dormitaba a la sombra de Boris Yeltsin, tras la caída de la URSS a la que sirvió como teniente coronel del KGB- a Torrevieja, en la misma provincia de Alicante. Hasta que sus conocidos moscovitas asentados en Altea Hills le convencen de que se merece descansar en la más exclusiva urbanización del lugar, compitiendo con las más chic de toda Europa donde la seguridad y la reserva están garantizadas con unas vistas únicas al Mediterráneo.

Altea Hills está repleta de villas de tres millones de euros donde algunos de los nuevos ricos -especialmente si ejercen actividades mafiosas- exhiben su poderío y estatus económico en el puerto deportivo de la localidad, con sus imponentes yates y automóviles, muchos fabricados de encargo, de marcas y cilindradas prohibitivas para el común de los mortales. El hecho de que Alicante gozara desde hace lustros con vuelos directos con Moscú y San Petersburgo coadyuva definitivamente al asentamiento de una colonia de rusos blancos por estos lares.

Olga Yarikova, nacida en Cheboksary hace 44 años (20 de ellos residiendo en Altea), pedagoga, llegó a las cálidas payas alicantinas en el año 2000, tras conocer por Internet a un hombre polaco afincado en Altea. Conoce como nadie la comunidad rusa y todo lo que tiene que ver con las estancias putinianas por la comarca. Antes de la guerra era recibido con un cierto apoyo entre la comunidad rusa -«no toda»- pero después de la invasión de Ucrania les ha dejado a todos -especialmente a los oligarcas- a la intemperie y sin posibilidad alguna de defender públicamente su régimen autoritario y su agresividad mundial.

-Es verdad que la presencia de Putin en Alicante empezó en la localidad de Torrevieja, a 150 kilómetros de Altea…Ahí parece que Vladimir se encontraba a gusto en sus primeras venidas con sus hijas… Es muy posible que conociera la costa alicantina antes del derrumbe del régimen comunista, cuando era oficial del Comité de Seguridad del Estado (KGB)… Es a partir de su imparable ascenso cuando los oligarcas y la mafia corrupta rusa en España le convencen para que sus temporadas las pase en la comarca alicantina de Marina Baja (Altea Hills), en cuyas colinas se alzan sus mansiones… Mansiones que garantizan el anonimato, la seguridad, mucha seguridad y las vistas más impresionantes con el mar a fondo…

Según esta versión acreditada que nos expone Yarikova, lo que los oligarcas buscan es tener a Vladimir Putin «cerca» y «controlado», aunque ya eran conscientes de que su líder político es todo menos previsible. Entre estos multimillonarios se encontraría «el jefe de los corruptos» rusos (Yarikova dixit): el patriarca de la iglesia ortodoxa y militante proPutin Cirilo Gundiavev.

CON SUS HIJAS Y SU NOVIA GIMNASTA… Y EL ORO DE SAN MIGUEL

Otras fuentes confirman que las colinas de Altea se convierten desde el 2002 hasta poco antes de la invasión de Ucrania, ya en el 2022, en la guarida vacacional y de descanso de Putin. «Venía más de lo que se cree», sostiene un ciudadano ruso que pretende mantener el anonimato, en ocasiones con sus hijas y su novia, la gimnasta olímpica Alina Kabaeba… Las últimas veces que vino, al menos dos fines de semana, fueron después de que se anexionara Crimea manu militari.

Las mismos fuentes cuentan cómo «la seguridad» fue desde el principio la principal asignatura a aprobar. Se han publicado algunas informaciones respecto a las «inmensas posesiones materiales y patrimoniales» personales del zar de San Petersburgo en esta zona… Nadie ha podido acreditar ninguna propiedad a su nombre, sus sociedades o a las de su familia, hijas incluidas. «Otra cosa es que haya testaferros por medio…», subraya un empresario inmobiliario. Otro indica que muchos vecinos saben exactamente cuál es la finca de Putin, pero nadie dirá nada por motivos de seguridad.

Alrededor de 30.000 ciudadanos de procedencia rusa tienen residencia en el elitista enclave alicantino. Ahora, con motivo de la guerra, la urbanización entera parece hibernar. Nadie, dicen allí, va a señalar cuál es la villa de los Putin. En la imagen que abre el reportaje, Olga Yarikova, nuestra 'cicerone' en el recorrido por el lugar.
Alrededor de 30.000 ciudadanos de procedencia rusa tienen residencia en el elitista enclave alicantino. Ahora, con motivo de la guerra, la urbanización entera parece hibernar. Nadie, dicen allí, va a señalar cuál es la villa de los Putin. En la imagen que abre el reportaje, Olga Yarikova, nuestra ‘cicerone’ en el recorrido por el lugar.FOTOS: CRÓNICA / EL MUNDO

«En realidad, Putin no necesita tener casas o mansiones para venir… Hay auténticos palacios como el de los petroleros…..en los que puede ser acogido con mucho gusto…», sostiene Olga Yarikova «Tiene o tenía muchos amigos encantados de ser sus anfitriones por razones obvias. También sabemos que muchos dirigentes políticos rusos del putinismo, por ejemplo, diputados de la Duma, tienen casas aquí… Y la mafia rusa y los corruptos que sacan el dinero de allí y lo invertían durante años aquí. Se portaban como chulos; creían que con el dinero les concedía gran impunidad… Esto, tras la guerra de Ucrania, ha cambiado, ahora tienen miedo ante la reacción de Europa y de Occidente…».

Olga, en su análisis global, estima que es Occidente en gran parte responsable de estos «monstruos»… «Presentaban grandes cantidades de dinero y nadie se hacía preguntas, incluso los gobiernos y muchos menos los bancos…».

Dentro de Altea Hills, en las faldas de la Sierra de Bernia, se alza la primera y más espectacular iglesia ortodoxa dedicada al arcángel San Miguel, patrón de todas las Rusias. El lugar sagrado resulta espectacular. El oro en sus trípticos, tablas y decoración es el elemento decorativo más repetido. Oro, oro, oro que como es sabido es un metal abundante en todas las Rusias. Mármol, mármol, mármol y materiales a las finas hierbas.

La entrada a la llamativa basílica y otras dependencias bajo su entorno y control era gratis antes de que el comandante en jefe de los ejércitos rusos decidiera intentar merendarse Ucrania. A partir de ahí, el ticket por persona cuesta dos euros. El Kremlin ya no manda subvenciones y los oligarcas, algunos han desaparecido físicamente, otros están a la fuga, y otros escondidos. Resumiendo, las finanzas de Arcángel San Miguel se han resentido sustancialmente.

Altea Hills está repleta de villas de tres millones donde algunos de los nuevos ricos rusos -especialmente si ejercen actividades mafiosas- exhiben su poderío y estatus económico en el puerto deportivo de la localidad, con sus imponentes yates y automóviles

«Seguramente Putin habría mandado algún dinero oficial desde Moscú para la construcción de la iglesia ortodoxa; el presidente mantiene excelentes relaciones con el Gran Patriarca ortodoxo, que le apoya incondicionalmente, pero la principal financiación para levantar el templo viene de la mafia corrupta de los que se han instalado en la urbanización», afirma taxativa Yarikova… «Son delincuentes, etc…, pero luego vienen a arrepentirse…Y tras repetirse se van a jugar al golf en el club Don Cayo…».

Lo cierto es que nadie ha podido fotografiar a Vladimir Putin orando, vela en mano, en esta instancia religiosa, planteamos a un empresario de la zona.

-Estar ha estado, pero como es fácil de entender con el aparato de seguridad que desplaza desde siempre el ex agente secreto nadie en su sano juicio se le ocurre sacar una cámara o un móvil para grabarlo.

Algo que desmiente categóricamente el pope ortodoxo superior del centro religioso, Yaroslav Dibach. «No hay fotografía», sostiene el clérigo, «porque el presidente nunca ha estado aquí… Oiga, que yo soy ucraniano, pero no concedo entrevista alguna. Si alguien quiere hablar conmigo de Dios o temas relacionados con la espiritualidad, pero de política o del gobierno ruso, no…» .

Resulta significativo como el pope repite constantemente lo de «soy de origen ucraniano».

EN LA CLÍNICA SHA A GOLPE DE BILLETE

La huella de Putin nos conduce directamente hacia SHA Wellness Clinic, un privativo y lujoso hotel en las estribaciones de la Sierra Gelata. El autócrata ruso, durante sus estancias en Altea, no olvida visitar (al menos dos veces al año) la clínica SHA, un impresionante resort hotelero de lujo dedicado a la salud que puso en marcha el empresario argentino Alfredo Bataller, convertido en gran casero de la jet set mundial. Además, de Putin han pasado infinidad de personalidades.

Exclusiva clínica a precios no aptos para cualquier bolsillo en el llamado el oasis del Mediterráneo. Barbra Straisand , la jequesa de Qatar, Alejandro Sanz, Penélope Cruz y su marido, Noemi Campbell… La lista es inabarcable, y recientemente se ha sumado a ella Jorge Javier Vázquez. El programa de adelgazamiento cuesta de 4.950 euros (alojamiento al margen). El programa Life Reset 18.000 euros por 28 días. En el año 2021 Penélope Cruz, y su marido estuvieron 15 días, habituales en el centro, al parecer. Invitados por el propietario meses antes del confinamiento. Tratamiento para rejuvenecer, 12.900 euros. Este es el programa a que, al parecer, se sometía en sus visitas habituales el sátrapa de San Petersburgo. Spa, estiramientos de piel, cremas, ejercicios propios a sus condiciones físicas de karateka de toda la vida.

El pope de la espectacular basílica ortodoxa de Altea Hills, Yaroslav, en conversación con 'Crónica' niega que Putin haya rezado en su iglesia. Está dedicada al arcángel San Miguel, patrón de todas las Rusias. En la conversación con este periódico, el religioso repite en varias ocasiones "soy de origen ucraniano".
El pope de la espectacular basílica ortodoxa de Altea Hills, Yaroslav, en conversación con ‘Crónica’ niega que Putin haya rezado en su iglesia. Está dedicada al arcángel San Miguel, patrón de todas las Rusias. En la conversación con este periódico, el religioso repite en varias ocasiones «soy de origen ucraniano».

Una fuente interna de la SHA señala que Putin también se sometía a un método propio «de Salud Cognitiva y Emocional», si bien este extremo no ha podido ser confirmado oficialmente por la dirección del centro. El objetivo de este programa es realizar una evaluación del estado mental, así como una serie de ejercicios y actividades encaminadas a desarrollar todo el potencial almacenado en la mente.

Durante años Putin ha estado visitando SHA cada seis meses, coincidiendo con sus visitas a Costa Blanca. «La reserva y la seguridad estaban garantizadas; nada sobre la presencia física de Vladimir podía ser comentado», asegura una ex trabajadora de hote. «Se tomaban todas las medidas para garantizar no sólo la seguridad, sino también la privacidad absoluta de un jefe de Estado tan particular como el mandatario ruso…». Crónica ha intentado hablar con su propietario, Alfredo Bataller. A través de su secretaria explicó que no puede informar nada de sus clientes por confidencialidad.

¿Cómo ha cambiado la percepción de la extensa comunidad rusa en los predios españoles del presidente aislado por la mayor parte del mundo? Según Olga Yarikova, hay un antes y un después tras la agresión a Ucrania: «La vuelta de Crimea en el año 2014 se vio generalmente bien entre la población rusa y entre los afincados en España, pero la cosa cambia cuando se produce la agresión a un pueblo hermano como el ucraniano. Antes se podía diferenciar claramente a los dos grupos entre los 30.000 rusos de esta zona. Uno absolutamente en contra del régimen putiniano (falta de democracia, ataques a las libertades, corrupción galopante, etc…).

Otro a favor. Ahora, tras la invasión de Ucrania, a desafección del primer grupo es todavía mayor si cabe. Porque la imagen de nuestro país es aborrecida en el mundo entero y no se permite la contestación interna a las decisiones agresivas de Putin. Sin embargo, el otro grupo, el que estaba antes a favor, ha cambiado radicalmente y tiene su lógica. Ya no les sirven para sus intereses y son perseguidos en el mundo. Puede decirse que ya no es bien recibido por aquí y el propio Putin lo sabe y conoce. No es extraño que algunos de sus antiguos amigos convertidos en traidores hayan desaparecido».

Si Adolfo Hitler tuvo su guarida del lobo en las montañas de Prusia Oriental (Giërlov, hoy Polonia), donde se retiraba para mascar las victorias y la derrotas en la II Guerra Mundial, Putin tuvo en la Atea alicantina su guarida del oso. Hoy está desierta -ni está ni se le espera- y ha quitado hace algunos meses el cartel de bienvenida. Aunque imágenes del mar levantino al fondo de su amada Altea adornan algunas de sus muchas dependencias moscovitas en el Kremlin.

Categorías:Altea, Uncategorized