Benidorm

La crisis perpetua de Televisión Española: «Lo que han hecho con ella es sencillamente un robo»

Papel

La crisis perpetua de Televisión Española: «Lo que han hecho con ella es sencillamente un robo»

El control político, el desplome de las audiencias y el gasto económico comprometen como nunca el futuro de RTVE. «Una televisión pública lo primero que necesita es público. Si no llega a nadie, no tiene sentido», lamentan los expertos

La crisis perpetua de Televisión Española: "Lo que han hecho con ella es sencillamente un robo"

PREMIUM

Actualizado Miércoles, 28 septiembre 2022

Rebobinemos un momento. Nos basta con repasar los titulares del último año, sólo el último año. Radio Televisión Española cancela el nombramiento de la periodista Mamen del Cerro como directora de informativos ante el «absoluto desconcierto» de la casa. La razón: «diferencias surgidas en la confección del organigrama». Unos días después, RTVE sanciona a dos trabajadores por llamar putones verbeneros a varias actrices durante la gala de los Goya. El Constitucional anula el nombramiento de Rosa María Mateo cuatro meses después de su cese. Televisión Española tiene que desmentir que vaya a fichar a un psicólogo que sostiene que la depresión se cura si te esfuerzas mucho y que a Hitler habría que haberle enviado «rayos de amor».

Seguimos con la hemeroteca… RTVE fulmina a su director de Noticias. Dimiten los jefes de Internacional de la televisión y la radio públicas. Radio 3 elimina su programa más escuchado y una investigación desvela que un concurso público de RTVE incluía al ganador antes de adjudicarse. El presidente de la corporación, José Manuel Pérez Tornero, usó una empresa familiar en sus trabajos para la Universidad pública.

No cambien de canal, que aún hay más…

TVE encarga una auditoría interna sobre MasterChef días después de conocerse el suicidio de la actriz Verónica Forqué. El Benidorm Fest acaba con polémica por el sistema de votaciones. La televisión reestructura por enésima vez su organigrama mientras el Gobierno le entrega 77 millones de euros (más) para crear una «plataforma de formación del audiovisual». La veterana periodista Anna Bosch denuncia «una clara intimidación» de Tornero y la existencia de informes internos contra varios periodistas y hasta Imanol Arias, el Antonio Alcántara de Cuéntame desde hace 21 años, dice que es «insoportable» trabajar en RTVE. (Luego aclaró que se le había ido «la olla», que conste). El TSJ de Madrid declara nulo el despido del guionista de La 1 que escribió un rótulo que decía: «Leonor se va de España, como su abuelo». Pepón Nieto denuncia que TVE ha vetado una de sus películas en el día del Orgullo y obliga a la tele a recular. Y, por si todo esto no fuera suficiente para anticipar la hecatombe, se confirma que la periodista Ana Blanco deja de presentar el Telediario después de 30 años vinculada a los informativos.

LA CRISIS EN RTVE

José Manuel Pérez Tornero, en una comparecencia en el Congreso.

El tortuoso año y medio de Pérez Tornero en RTVE. El ‘affaire’ Cintora, presiones políticas y audiencias bajas

  • REDACCIÓN: EDUARDO FERNÁNDEZ Madrid

El ‘affaire’ Cintora, presiones políticas y audiencias bajas

La periodista Elena Sánchez, de RTVE.

Medios. El Gobierno aúpa hasta la presidencia de RTVE a Elena Sánchez

  • REDACCIÓN:EDUARDO FERNÁNDEZ Madrid
  • REDACCIÓN: RAÚL PIÑA

El Gobierno aúpa hasta la presidencia de RTVE a Elena Sánchez

«Estamos ante la tormenta perfecta y eso siempre sirve de excusa perfecta para acabar con todo», lamenta Javier Mayoral, doctor en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y autor de Periodismo herido busca cicatriz, un ensayo que ya radiografiaba en 2018 todos los males del gremio. Radio Televisión Española no se libra de ninguno de los síntomas.

Algunos datos para redondear la autopsia. La 1 acabó la temporada pasada con el que era hasta entonces el peor dato de audiencia anual de toda su historia (8,8%) y después de 12 meses sin superar nunca la barrera del 10%. «Me gusta más hablar de impacto que de audiencia», se protegió José Manuel Pérez Tornero en marzo de 2021, cuando asumió la presidencia de la corporación. Hoy, tras su dimisión y el enésimo impacto en la casa, la audiencia es ya del 8,1%. Y bajando. Mientras, la deuda de la empresa se disparará este año hasta los 600 millones de euros.

¿Tiene sentido mantener una radiotelevisión pública en estas condiciones? «Es una obligación social y política mantener un servicio que es extremadamente útil para llevar información de calidad a sectores que de otro modo no tendrían acceso, pero es verdad que analizando el manejo actual de RTVE las conclusiones son muy pesimistas, descorazonadoras», asegura Mayoral. «Lo fácil es creer que es imposible que esto salga bien y eso es realmente trágico. Estaremos vendidos hasta que el poder político entienda que una radiotelevisión pública nunca puede ser un instrumento de influencia para que la gente vote a determinado partido. Mientras no renuncien a esa visión, no hay nada que hacer».

El catedrático José Manuel Pérez Tornero fue nombrado presidente de RTVE en marzo de 2021 tras uno de los pocos acuerdos firmados por PP y PSOE en esta legislatura. El pacto llegó, eso sí, con las críticas desde el primer minuto del Consejo de Informativos de TVE, el órgano interno de los profesionales de la casa, que censuraron un proceso «basado en la cuota política y no en el mérito». El pasado lunes, Tornero dimitió asfixiado por las llamadas a capítulo de Moncloa y el martes, tras estallar la enésima crisis interna en el ente, los trabajadores exigieron a la clase política que se preocupe más de conseguir «las mejores condiciones para ejercer un servicio público de calidad, independiente y bien financiado» y no tanto de «elaborar el guión de los Telediarios».

«Resulta verdaderamente escandalosa la concepción de servicio público y de libertad de información que propugnan algunos de los que hasta hace poco tenían altas responsabilidades de gobierno: la cuota política, el reparto partidista, por encima del criterio informativo más elemental», lamentaba el último comunicado del Consejo de Informativos.

La indirecta iba directamente dirigida a dos ex vicepresidentes del Gobierno, Carmen Calvo y Pablo Iglesias, que horas antes, en una tertulia de la cadena Ser, habían defendido mano a mano el control político de la información en la televisión pública ante el estupor del periodista Aimar Bretos. Según los particulares cálculos del ex líder de Podemos, el 57% de los tertulianos de TVE son de derechas, el 13% de centro y sólo el 30% son progresistas. «Progresistas del PSOE», que quede claro.

Si lo que quiere el poder político es una televisión gubernamental, que lo digan claramenteYOLANDA SOBERO, PERIODISTA DE TVE

«Después de escuchar algo así te quedan pocas esperanzas», lamenta Yolanda Sobero, periodista de RTVE desde 1982 y actual presidenta del Consejo de Informativos de la televisión pública. «Nosotros no nos debemos a una representación parlamentaria, nos debemos a los ciudadanos que nos pagan. Si lo que quiere el poder político es una tele gubernamental, que lo digan claramente y que dejen de jugar con nuestra profesionalidad, nuestro trabajo y nuestro esfuerzo».

-¿Es ésta la peor crisis que ha vivido RTVE?

-Desde luego ésta es una crisis muy grave, pero es que ha habido tantas… Yo entré con UCD, he visto muchos cambios en esta casa, grandes esperanzas y los mayores horrores, pero el de ahora es un problema muy serio. Y no se solucionará hasta que dejemos de estar a merced de antojos y coyunturas políticas. Son los políticos quienes han abonado la desconfianza de la gente.

Y esa desconfianza se puede hoy medir al milímetro. El conjunto de los cinco canales de TVE cerró 2021 con una cuota de pantalla del 14,4%, casi la mitad del porcentaje que acumulan Mediaset (28%) y Atresmedia (27,3%). La televisión pública española se mueve ya más cerca de las cifras de los canales de pago o las teles autonómicas.

«Que éste es el momento más bajo de RTVE se ve en las audiencias y va más allá de las injerencias políticas», sostiene el ex corresponsal de TVE en Bruselas José Ramón Patterson. «La gestión de Tornero ha sido desastrosa porque ha ahondado en lo que ya hizo Rosa María Mateo, alejarse de su función pública e intentar competir con las armas de las cadenas privadas». Es decir, concursos, celebrities y tertulias escandalosas. «Es imposible competir con eso. Primero, porque esa no es tu tarea y, segundo, porque siempre lo vas a hacer peor que ellos. La gente se acaba preguntando para qué sirve una televisión pública que hace lo mismo que las demás pero peor y encima rodeada de ruido político. Y eso se traduce en estas audiencias ínfimas y en dejar la empresa al borde del precipicio».

El propio José Manuel Pérez Tornero habló de una «situación crítica multipolar» cuando accedió a la presidencia de RTVE. «Si la inercia se sobrepone a la necesidad de cambiar o si se ignoran los retos reales, la situación puede ser fatal», adivinó.

CARLOS GARCÍA POZO

Al desplome de la audiencia, los nuevos hábitos de consumo audiovisual y el mangoneo político, añadan la delicada situación financiera del ente. El Gobierno recortó un 6% el presupuesto de RTVE para este año (de 473 a 445 millones de euros), pero su deuda alcanza ya los 588 millones y el Consejo de Ministros aprobó a finales del año pasado una reducción de su capital de 122 millones. RTVE cuenta actualmente con una plantilla de más de 6.500 trabajadores, el doble que Atresmedia y Mediaset juntas, y sus gastos de personal son de 431 millones de euros, el doble también que la suma de las privadas.

«Yo no soy nada optimista», insiste Patterson. «Una radiotelevisión pública que consume todos estos recursos con un 5% de audiencia no está cumpliendo la función social para la que fue creada».

«¿Hasta cuándo se puede justificar el agujero presupuestario de los medios públicos?», se pregunta también el profesor Francisco Longo, director del Centro de Gobernanza Pública de Esade. «Los medios públicos se alimentan con déficit, pero si empiezan a ser vistos como la voz de su amo, la justificación no existe. No podemos pagar lo que nos cuesta y en algún momento se planteará un debate serio sobre su supervivencia».

Una televisión pública lo primero que necesita es público. Si no llega a nadie, no tiene sentidoJAVIER MAYORAL, DOCTOR EN PERIODISMO

Longo, que cita el siempre recurrente ejemplo de la BBC como modelo imposible de referencia, regresa al pecado original. «El problema de la televisión pública no es muy distinto al de los jueces u otros organismos que deberían ser independientes, esa idea de que cuando se ganan unas elecciones todo el país se debe sujetar a esa relación de fuerzas y todo se reparte a través de una política de lotes y cuotas. Los partidos se han hecho cada vez más fuertes en las instituciones y han asumido que les corresponde colonizarlas en función de su fuerza en cada momento. Y eso se aplica a todo».

-¿Se puede salvar entonces RTVE?

-En estos momentos pinta muy mal. Sólo durante el gobierno de Zapatero se creó un modelo razonablemente equilibrado, pero la coalición que gobierna ahora tuvo muy claro desde el primer día que éste era un tema en el que debían ser beligerantes. El sueño de Pablo Iglesias siempre fue el de controlar la televisión pública. Y ni siquiera el acuerdo penoso entre PP y PSOE para nombrar el Consejo de RTVE han sido capaces de mantenerlo.

En el año 2018, una investigación del Pew Research Centre, en EEUU, señaló a TVE como la televisión pública europea que más desconfianza generaba entre los ciudadanos de su país. Sólo un 13% de los españoles la escogían como su fuente principal de información, una cifra muy alejada del 48% de ingleses enganchados a la BBC o el 39% de los suecos que siguen la SVT. España tenía además, y con mucha diferencia, la tele más condicionada por el eje político. Hace cuatro años, el 74% de los españoles de derechas confiaban en TVE frente al 32% de los adultos de izquierda. Seguramente hoy las cifras han dado la vuelta.

«Una televisión pública lo primero que necesita es público. Si no llega a nadie, no tiene sentido», insiste Javier Mayoral. «Y lo paradójico es que mientras no exista una independencia total, la credibilidad no se va a recuperar a pesar del buen trabajo de los profesionales de RTVE. Se puede hacer y merece la pena intentarlo. Pero es la sociedad quien debería reclamar una información pública de calidad igual que reclama la sanidad o la educación. Debería haber un movimiento de repulsa porque el poder político se está apropiando de un instrumento de la sociedad. Lo que han hecho con la televisión pública es sencillamente un robo»

Categorías:Benidorm, Uncategorized