Benidorm

Las CCAA del PSOE desarbolan la estrategia fiscal de Sánchez: «Cada una va a buscar sus soluciones»

POLÍTICA

PREMIUM

Actualizado Martes, 27 septiembre 2022 – 

Valencia hará una rebaja fiscal masiva sin consensuarlo con La Moncloa y desbarata el plan de Sánchez. Navarra y Canarias apuestan por bajar el IRPF; Aragón y Extremadura lo estudian

Pedro Sánchez y Ximo Puig, en un encuentro el pasado mes de julio.
Pedro Sánchez y Ximo Puig, en un encuentro el pasado mes de julio.EFE

El debate sobre los impuestos sacude al PSOE y al Gobierno. El envite lanzado por el PP a través de las comunidades que gobierna con una cascada de bajadas en los tributos agrieta la «unidad» que predica y quería Pedro Sánchez en su partido. El anuncio del presidente de la Comunidad ValencianaXimo Puig, de promover rebajas fiscales a las rentas de menos de 60.000 euros -afectará al 97% de los valencianos- hizo saltar por los aires la estrategia del Ejecutivo de censurar como «populismo fiscal» las bajadas promovidas por el PP. En La Moncloa no gustó la iniciativa, causó malestar, porque no estaba consensuada con ellos y rompía su estrategia política. Tampoco con el PSOE, donde ya hay distintas posiciones sobre bajar o no el IRPF.

La postura del Gobierno, liderada por Hacienda, es que no se deflacta el IRPF. Ni se acometen bajadas de impuestos masivas. «Nosotros denunciamos el vaciamiento fiscal, no es bueno que las comunidades inicien esa espiral», fue el mensaje de la ministra María Jesús Montero a Puig. Los miembros del Ejecutivo evitaron mencionar expresamente al presidente valenciano, pero el enfado era palpable. El desafío estaba en la mesa. La puerta que se quería cerrada está abierta.

Pese al intento del Gobierno de establecer un marco en el que las bajadas masivas o generalizadas de impuestos no era el camino, sí las rebajas fiscales selectivas y que los que más tienen paguen más, las comunidades socialistas empiezan a tomar su propio rumbo. El calado de la crisis socioeconómica y energética hace que haya territorios del PSOE que justifiquen que «la situación preocupa y se trata de buscar soluciones». Además de la iniciativa de Puig, el País Vasco -donde el PSOE cogobierna con el PNV– ya ha anunciado que deflacta el IRPF. En Navarra, el PSOE, que gobierna con Geroa Bai y Podemos, está negociando con Bildu una deducción extra fiscal en el IRPF a rentas medias y bajas. Lo que está sobre la mesa, pero aún sin cerrar en sus términos, era una deducción extra de un 3% a rentas de hasta 32.000 euros.

En Canarias también trabajan en deflactar el IRPF. El viceconsejero de Hacienda, Planificación y Asuntos Europeos, Fermín Delgado, ya anticipó que estudien esta posibilidad. «Es de justicia que en la situación actual se tribute por la renta real y no la nominal».

GUERRA DE UCRANIA

Las fuentes territoriales consultadas por este diario señalan que ante la situación actual de incertidumbre y de crisis provocada por la invasión de Ucrania, existe la «necesidad de seguir explorando medidas que hagan frente a las dificultades». «Cada comunidad va a buscar soluciones».

En este marco, Aragón y Extremadura, dos territorios con importantes barones socialistas, no descartan ninguna medida, incluso cambios en materia fiscal. Javier Lambán, presidente aragonés, está planificando rondas de contactos con todas las fuerzas parlamentarias «para explorar la posibilidad de favorecer acuerdos que ayuden a las familias y a las empresas a hacer frente a la inflación y para hablar de política fiscal», explican fuentes del ejecutivo autonómico. «En el caso de producirse algún acuerdo, sería necesario el visto bueno de los cuatro partidos que sustentan el Gobierno de Aragón».

En Extremadura, Guillermo Fernández Vara acaba de iniciar la negociación de los Presupuestos de la comunidad para 2023 con todos los grupos políticos y los agentes sociales y económicos de la región. El objetivo es «alcanzar un gran pacto que dé respuestas a los ciudadanos ante la actual situación de incertidumbre que vive Europa y el mundo». Desde el gobierno extremeño esgrimen que la negociación da sus primeros pasos y, por tanto «se están analizando las diferentes medidas a aplicar, aún sin concretar». Cs y el PP ya han pedido bajar el IRPF.

Luego hay otro bloque de regiones socialistas que rechazan, al menos a día de hoy, tocar el IRPF. Y defienden con convicción esta posición, que sí cierra filas con el planteamiento del Gobierno. En La Rioja no bajará este impuesto. «No se tocan los impuestos» defiende el consejero de Hacienda, Celso González. Desde Asturias tampoco comparten la bajada del IRPF porque entienden que supondría «un coste importante para las arcas públicas, con el consiguiente impacto sobre la calidad de los servicios públicos». Además, fuentes del Principado señala que el IRPF «no evoluciona en línea con los precios sino con los salarios y otras remuneraciones y, además, porque provocaría una mayor inflación, que justamente es lo que se supone que se quiere combatir».

Baleares aprobó en marzo un plan de choque para paliar los efectos económicos y sociales de la invasión de Rusia, que contemplaba incrementar en un 10% los límites de la base imponible para poder beneficiarse de las deducciones autonómicas del IRPF. Actualmente, desde el ejecutivo balear explican que no se plantean nuevas medidas. Castilla-La Mancha tampoco es partidaria de bajar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y recuerdan que su ley de despoblamiento ya contempla deducciones de hasta el 25% del IRPF por vivir en zonas despobladas o riesgo de despoblamiento.

La zozobra fiscal en el PSOE culmina unos días en los que si bien Sánchez pretendía y había instruido en la «unidad» tras la reunión con todos sus líderes regionales el 17 de septiembre en Zaragoza, han sido varias las polémicas que han evidenciado grietas y han sacudido al partido. Primero Emiliano García-Page se desmarcó de la estrategia de crítica elevada de tono a Feijóo y esta semana la ex vicepresidenta Carmen Calvo ha cargado duramente contra la ley Trans. Ambos han recibido críticas, pero también han sumado adeptos.