Benidorm

POLÍTICA

Las vacaciones secretas de Feijóo y Moreno para preparar un «curso político crucial»

PREMIUM

Actualizado 

El presidente del PP y el barón andaluz disfrutaron de unos días de descanso junto a sus familias en la localidad pontevedresa de Moaña

Alberto Núñez Feijóo, junto a su hijo y Juanma Moreno en Moaña.
Alberto Núñez Feijóo, junto a Juanma Moreno en Moaña.E.M.

El paseo marítimo de Moaña es un enorme balcón con vistas a la ría de Vigo. Durante más de tres kilómetros, desde la Praia do Con hasta la parroquia de Meira, va perfilando el casco urbano de la localidad pontevedresa como si fuera una interminable circunvalación de paseantes. En verano, casi todo lo que ocurre en el pueblo ocurre por allí. Y allí, con Vigo iluminado de fondo, vemos a Alberto Núñez Feijóo y a Juanma Moreno sentados en pose informal, sin chaqueta y con zapatillas deportivas, en la imagen que atestigua las vacaciones secretas que ambos han compartido en Moaña para perfilar, mano a mano, el inicio del curso político del PP.

Tal es la cercanía del principal barón popular y su jefe que, fuera de agenda y sin que nadie lo supiera, decidieron pasar juntos, con sus respectivas familias, una semana de vacaciones. Según ha confirmado EL MUNDO, Moreno llegó el día 22 de agosto a Moaña y se quedó hasta el 27 en una casa alquilada no muy lejos de la vivienda de veraneo de Feijóo. Durante esos días, según fuentes populares, el presidente de la Junta y el líder de la oposición «compartieron reflexiones» sobre cómo afrontar este «momento decisivo» de la legislatura y el camino hacia las elecciones municipales y autonómicas.

Feijóo y Moreno forman un tándem que trasciende la política. «Resulta más que evidente que la sintonía política que tengo con nuestro presidente viene acompañada de una sintonía personal», ha reconocido el barón. Hablan entre ellos «varias veces por semana».

Por eso quisieron concentrarse sin nadie más de su partido en la última semana de vacaciones. O sea, en una suerte de «pretemporada» antes del pistoletazo de salida de un curso «crucial» en el que el candidato gallego quiere consolidar una «mayoría suficiente» para desbancar a Pedro Sánchez de Moncloa sin necesidad de coaligarse con Vox, según las fuentes consultadas, que coinciden en que el ejercicio 2022-2023 es el más importante de la carrera política de Feijóo.

FUTURO DEL PARTIDO

El orensano y el malagueño no sólo se conjuraron para diseñar el futuro del PP como «alternativa». También salieron a correr juntos por Moaña y compartieron mesa y mantel con sus esposas –Eva Cárdenas y Manuela Villena– y sus hijos (el andaluz tiene tres y el gallego, uno). El concierto de C. Tangana en Vigo, que vieron junto al presidente de Galicia, Alfonso Rueda, les sorprendió enormemente (para bien). Y disfrutaron de la playa como cualquier veraneante de la comarca de El Morrazo, donde ya habían coincidido antes.

De hecho, no era la primera vez que Moreno caminaba por el paseo marítimo moañés junto a su ahora jefe. No en vano, ese enclave tiene una significación especial para Feijóo, porque él contribuyó, desde la Xunta, a rematar el trazado y lo recorre con frecuencia entre unos vecinos que, de tan familiarizados, ya no le piden selfies, sino que le van contando sus problemas, sobre todo los que tienen que ver con la inflación.

Que Feijóo y el presidente de la Junta preparen mano a mano el curso apuntala la importancia del andaluz como barón de barones del PP. De hecho, tres días después de compartir con él vacaciones privadas, el dirigente gallego verbalizó en público que Moreno es «la persona que tiene más autoridad», sobre el resto de presidentes del PP.

De manera que Feijóo y Moreno no sólo no niegan su consonancia política, sino que la reconocen abiertamente. Como botón de muestra sirven estas declaraciones del malagueño, esta misma semana: «A veces, la sintonía personal hace que las palabras de nuestro presidente pierdan objetividad y se carguen de subjetividad hacia mi persona. Pero aún así, qué bien sienta que hables tan bien de mí delante de los míos: ¡ole!».

Con la vista puesta ya en las elecciones municipales (cuyo resultado siempre preludia el de las generales) y autonómicas de mayo de 2023, Feijóo lo tiene claro: el modelo a seguir es el de Moreno. «Está de moda» y su voz se oye en Génova más fuerte que las demás. Por caudal político, tras su aplastante victoria en las elecciones andaluzas de junio, y por «auctoritas», opina Feijóo. Porque «la política al final son resultados», dijo este miércoles en Alhaurín de la Torre, antes de compartir almuerzo, una vez más, con el líder andaluz.

Esa misma tarde, Feijóo volvió a Madrid para cenar con Isabel Díaz Ayuso en la taberna Casa Maravillas, en el barrio de Salamanca. Pasaron más de tres horas en las que compartieron primero reflexiones políticas y, después, una torrija. Y se inmortalizaron en un selfie al que la baronesa le adjuntó el siguiente texto: «Tabernario de Galicia».

En Génova no sólo celebran esta pacificación territorial del partido, sino que le confieren una importancia crucial. «Normalizar relaciones con los barones es un arranque de curso fantástico», zanjan.

Categorías:Benidorm, La Nucia, Villajoyosa