Benidorm

Feijóo eleva su ventaja a 45 escaños sobre Sánchez pese a los ataques del Gobierno

El PP sigue recogiendo votantes fugados del PSOE y de Vox. Ciudadanos ya no tendría ningún diputado en el Congreso

PREMIUM

Actualizado Sábado, 3 septiembre 2022 – 

Hasta los españoles que hayan desconectado este verano habrán leído, escuchado o visto en algún momento a un ministro o a un portavoz del PSOE arremeter con un tono muy duro, cuando no con insultos, contra Alberto Núñez Feijóo. Forma parte de la nueva estrategia socialista para confrontar de manera más contundente con el PP con el objetivo de frenar su crecimiento y remontar en intención de voto. Pues bien, la conclusión del primer mes de ofensiva es que el efecto Feijóo sigue sin tocar techo en las encuestas. El PP crece otro punto y medio más, hasta alcanzar el 31,7%, y ensancha a los 7,5 puntos su distancia respecto al PSOE, lo que se traduce en 45 escaños de ventaja.

Esa diferencia era de 5,3 puntos y 38 diputados a finales de junio, cuando se realizó la última encuesta de Sigma Dos para EL MUNDO. El nuevo sondeo, que se publica hoy en medio del cambio de estrategia socialista y tras el Debate sobre el estado de la Nación de julio, del que el PSOE salió realmente satisfecho, mantiene la tendencia de entonces de un PP al alza y un PSOE a la baja, en un contexto de crisis e incertidumbre por la inflación y la energía.

Los encuestados respondieron entre el 29 de agosto y el 1 de septiembre, mientras Pedro Sánchez lucía el «apoyo total» de Alemania a sus planes gasistas, accedía a debatir con Feijóo en el Senado, hacía suyo el recorte propuesto por el PP en el IVA al gas y aprobaba la Ley del Aborto. Nada de eso ha logrado frenar la decadencia demoscópica de los socialistas, que ven alejarse al PP otros 2,2 puntos y siguen cayendo aunque más lentamente que en primavera, cuando se produjo la luna de miel de Feijóo después de ser elegido como nuevo presidente del PP. El problema para Moncloa es que no consigue cortar aún ese momento dulce a pesar de que ha puesto toda la artillería a disparar. Hasta 11 ministros socialistas han recurrido a la descalificación para desautorizar al líder del PP.

No obstante, en Génova tienen motivos para inquietarse porque se aprecian algunos signos de desgaste en Feijóo. Respecto a abril, la nota que le dan los ciudadanos cae de 4,5 a 4,2. Y a la pregunta de quién cree que será el próximo presidente, un 49% decía que él en junio y ahora es un 46,3% en septiembre. Cierto es que aún dobla a Pedro Sánchez, que está en el 22,4%.

La estimación de voto del PSOE es del 24,2%. Se consolida por debajo de los 100 escaños. En concreto, 92. Por contra, el PP tendría hoy 45 diputados más que los socialistas y se colocaría en los 137. Es un número suficiente para gobernar dado que con los 46 de Vox superaría con creces la mayoría absoluta (176). Entre los dos suman 183. Esa alianza en el Congreso truncaría el objetivo de Sánchez por reeditar el gobierno de coalición con Unidas Podemos, pues juntos llegan a los 117. Y ni siquiera los socios habituales de Sánchez –ERCPNV o EH Bildu– podrían acudir a su rescate.

La inflación desbocada está lastrando las opciones del Gobierno, con las familias sufriendo mes a mes mientras los ingresos cunden cada día menos. Al tiempo que la energía y el gas ruso mantienen a Europa y a España, en vilo. Eso es, junto al cambio de liderazgo en el PP, lo que explica el vuelco político que se produjo antes del verano. A lo que también contribuyó el espaldarazo que fue para el nuevo PP la mayoría absoluta de Juanma Moreno en Andalucía.

Precisamente, esas elecciones están pasando factura a Vox, uno de los grandes perdedores en las urnas por el fiasco de Macarena Olona. Si en febrero estaba en el 20,8% de intención de voto, en plena crisis interna del PP por la figura de Pablo Casado, cae ya hasta el 14,6% y agudiza su bajón.

Respecto a la última encuesta, pierde ocho décimas y dos diputados. Pero lo peor es la incertidumbre que se ha generado alrededor del partido con la primera gran crisis entre sus dirigentes, tras la abrupta salida de Olona y las informaciones que relatan que su marcha de Andalucía y de la primera línea política tiene que ver con un choque con la dirección de Vox por frenar en seco su voluntad de volver a Madrid.

Pese a esa situación, y la necesidad de rearmarse para afrontar este año electoral, los de Santiago Abascal tienen el aliciente de que el sondeo les sigue situando como un partido decisivo para que Feijóo forme gobierno.

Al otro lado, Unidas Podemos se mantiene estable, como todo el año, en torno al 10,6%. Lo que podría ser una buena noticia, en realidad no lo es, porque los morados, pese al tirón de Yolanda Díaz, no consiguen captar los votos que se está dejando el PSOE. Y eso está provocando que el bloque de la izquierda siga menguando respecto al de centroderecha.

En ese segundo espacio el PP está concentrando el voto. Ya se llevó una gran parte del de Ciudadanos. Y ese trasvase sigue abierto porque la formación que encabeza Inés Arrimadas se coloca en mínimos de intención de voto. Por primera vez en todo el año, Sigma Dos pronostica que se queda sin representación con un raquítico 1,8% del voto.

Cate a Sánchez del 20% de sus votantes

Más de la mitad de los encuestados (52,7%) valoran «mal» o «muy mal» la labor del Gobierno de coalición frente al 24,4% que la ve «bien» o «muy bien». Es llamativo que entre los votaron a Sánchez el cate alcance al 19,6%. La oposición no queda mejor parada. El 54,1% suspende al PP, una cifra que cae al 14,6% entre sus electores; el 59,1% reprueba a Ciudadanos (un 36% de sus votantes) y hasta un 59,8% da calabazas a Vox, que sin embargo tiene el aplauso del 73,7% de los suyos.

Ficha técnica

Población de referencia y ámbito geográfico: Personas de 18 y más años residentes en España.

Técnica de recogida de información: A través del Panel Sigma Dos by Trust Survey. Metodología mixta telefónica (CATI) / on line (CAWI) / RRSS.

Tamaño muestral: 1.100 entrevistas.

Selección de las unidades muestrales: En la entrevista telefónica mediante selección aleatoria de hogar y aplicación de cuotas de sexo y edad en la selección de la unidad última. En el caso del panel se ha aplicado asignación proporcional por sexo y grupo de edad. La distribución de la muestra ha sido proporcional por comunidad autónoma en ambas muestras.

Margen de error: El error de muestreo absoluto se puede acotar por ±3% para un nivel de confianza del 95.5%, y en el supuesto de variables con dos categorías igualmente distribuidas.