Alfaz del Pi

El «infierno» de Nines Triano tras 13 meses sin su hijo Isaac, el rapero con Asperger asesinado por los DDP: «Matar sale casi gratis si eres menor… Ya están en su casa»

Gran Madrid

SUCESOS

 «¿Con 17 años y 6 meses se es menos asesino?»

Con la madre de Sandra Palo como referente, pide una reforma de la Ley del Menor después de que tres de los cuatro implicados en la muerte de su hijo, menores, «estén en la calle desde el sábado»

Nines, con una camiseta de su hijo Isaac.
Nines, con una camiseta de su hijo Isaac.
BERNARDO DÍAZ

PREMIUM

«Las pandillas callejeras latinas son la mayor mierda que se vive a día de hoy en todos los barrios. Matar sale casi gratis si eres menor».

Cada vez que se despierta y levanta su persiana, Ángeles Triano, a la que todo el mundo conoce como Nines, ve el túnel donde asesinaron, a sangre fría, a su hijo Isaac López Triano el 15 de julio de 2021.

Aquella tarde, el chaval, rapero en ciernes de 18 años que padecía Asperger y TDA, había quedado para grabar un videoclip con un amigo en el metro de Menéndez Pelayo. Nunca llegó. Cuatro miembros de los Dominican Don’t Play (DDP) comenzaron a perseguirle nada más salir de su casa.

Isaac sacó el móvil y logró hablar con su amigo, contándole lo que sucedía. De poco le sirvió el consejo de que corriera. Fue alcanzado en el túnel de la calle Comercio, a 500 metros de su hogar. Los atacantes le asestaron cuatro puñaladas por la espalda y huyeron en patinetes eléctricos mientras se desangraba en el suelo.

EL «TRAUMÁTICO» DÍA DE LOS HECHOS

Estos 13 meses sin su hijo, en boca de la propia Nines, han sido «un infierno». Aunque quedan en una anécdota si se comparan con el día de los hechos. No habían pasado ni 10 minutos desde que Isaac había salido de casa cuando recibió la llamada del amigo de éste: «Nines, creo que a tu hijo le están apuñalando, ve rápido«.

Sin poder contener las lágrimas recuerda cómo salió corriendo, en chanclas y pijama, de su casa. Recorrió el medio kilómetro en menos de cinco minutos. Para entonces ya estaba la Policía. También el médico que le preguntó si su hijo tenía alguna alergia, y que regresó 10 minutos más tarde para darle el pésame: «Hemos hecho lo que hemos podido».

Una ardua labor policial permitió identificar y detener a los cuatro sospechosos: un adulto que se encuentra en prisión provisional y tres menores, los cuales, tras un periodo de nueve meses en un centro de internamiento, salieron bajo libertad vigilada este pasado sábado tras nueve meses en reclusión provisional.

Madre y hermana de Isaac piden justicia para él.
Madre y hermana de Isaac piden justicia para él.B. DÍAZ

«Les ha salido muy barato matar, ya están durmiendo en sus casitas. Me parece un acto de irresponsabilidad por parte de las administraciones y de los servidores de lo público. Han soltado a tres asesinos a la calle, con lo que eso conlleva. Si alguien se les pone chulo le volverán a apuñalar, o puede que esta vez sean ellos los que acaben muertos», se queja Nines, profundamente molesta con la actual Ley del Menor.

«MAÑANA LE PUEDE PASAR A CUALQUIERA»

«No es justa. Fue aprobada en el 2001 y estamos en 2022… Y mira que la madre de Sandra Palo, mi referente, ha luchado con toda su alma para cambiarla, pero no ha servido de nada», añade la progenitora de Isaac, para quien «la pena tiene que se consecuente con el acto que se comete»: «¿Un chaval con 17 años y seis meses es menos asesino que otro con 18? Quiero que cualquier ciudadano entienda esto, porque ahora me ha tocado a mí… Pero mañana le puede pasar a cualquiera».

Aunque en el túnel donde perdió la vida Isaac se encontraron «dos navajas mariposas» y, según Nines, fue apuñalado «desde dos perspectivas distintas», el mayor de edad arrestado, D. Bárcenas, confesó que «todo lo había hecho él por envidia«.

Madre y hermana de Isaac piden justicia para él.
Madre y hermana de Isaac piden justicia para él.B. DÍAZ

«Pensamos que lo dice para exculpar a los otros tres. No sabemos el motivo, si está amenazado o por lealtad, pero esto se tendrá que demostrar en el juicio», expone esta madre, que no tiene la más mínima noción de cuándo se celebrará dicho pleito.

Tal y como desliza Nines, la Policía concluyó que fueron a por su hijo «por tener amigos en los Trinitarios«. Aunque aclara que también los tenía en los DDP. «No veía colores, veía personas. Él no pertenecía a ninguna banda«, dice, poniendo el foco en cómo durante meses Isaac estuvo aguantando insultos y vejaciones.

EN EL FOCO DE VARIAS PANDILLAS

Tanto Trinitarios como DDP le insistían en «bajar patria» a la banda rival, lo que traducido al castellano es realizar el gesto con el que se identifican las pandillas (los dedos cruzados, la forma de pistola…) pero al revés, lo cual es un insulto y una provocación. Aunque Isaac «pasaba de movidas».

Nines Triano, en un parque próximo a su casa.
Nines Triano, en un parque próximo a su casa.B. DÍAZ

También le habían intentado golpear, pero tras sufrir bullying de pequeño fue apuntado a Artes Marciales Mixtas y Muay Thai. «Estaba federado… Si hubiesen sido sólo dos y de frente a mi hijo no le hubiesen matado«, se lamenta Nines, que sólo sonríe cuando recuerda lo mucho que le gustaba la música. «Él no veía la maldad, aprendió lo que era la ironía cuando empezó a hacer rap. Lo que más le importaban eran sus canciones, decía que iba a triunfar, que me iba a ver con zapatos de Chanel y nos íbamos a ir a vivir a un chalet».

Pero pronto vuelve a agriar su rostro. Sabe que los tres presuntos autores menores están sueltos, y se los puede encontrar en el parque frente a su casa en cualquier momento. Pese a ello, ya ha tomado la decisión de mostrar sangre fría. «Si les veo me daré la vuelta para evitar problemas. Cuando les mire a los ojos será el día del juicio«.

Mientras ese día llega, no le queda otra que «aguantar» y «seguir luchando para que se haga justicia». Quiere que el suceso de su hijo cree un precedente para que no vuelva a ocurrir algo similar. Y, cuando todo este proceso finalice, poder llevar a cabo la decisión que ya ha tomado. Si desde su habitación ve el túnel donde falleció Isaac, desde su salón observa el parque desde donde empezaron a perseguirle. Y así día tras día: «Por salud mental, me voy a ir de Madrid«.