Alfaz del Pi

Viñals, el ‘vampiro’ que «secaba» animales y vendía su sangre

MATABA LENTA Y DOLOROSAMENTE

Le llaman el ‘vampiro de Humanes’ y sus cuentas dan escalofríos: vendía 400 mililitros de sangre de perro a 80 euros y a 85 euros los 40 mililitros de sangre de gato. En promedio sacaba entre 300 y 400 por cada animal que desangraba… Sacrificó a cerca de medio millar

Viñals, el 'vampiro' que "secaba" animales y vendía su sangre

PREMIUM

  • GABRIELA BALAREZO

Actualizado Viernes, 19 agosto 2022 –

Para maximizar su lucrativo negocio el empresario Luis Miguel Viñals Flórez, estudiante de veterinaria que nunca terminó, tuvo una brillante idea. En lugar de pinchar a los animales en la vena yugular para extraerles un par de bolsas de sangre, insertaba la aguja directamente en el ventrículo izquierdo del corazón. La forma idónea para exanguinar más rápido y eficazmente al ejemplar. Y para obtener mayor cantidad de fluido. Mediante este cruel método la sangre brota fuera de su cuerpo hasta que prácticamente no queda ni una gota. «Los secaba» y las criaturas terminaban muriendo -lenta y dolorosamente- por shock hipovolémico. Por algo le apodaban el vampiro.

El empresario fue detenido el pasado mes de junio en la finca de Humanes -que hacía de sede de su supuesto Centro de Transfusión Veterinario- como parte de la Operación Elton, a cargo del Seprona de la Comandancia de Madrid de la Guardia Civil. Como parte del operativo se liberaron y rescataron a 249 perros, gatos y conejos de su cruel encierro y condena. Además de la finca contaba con un laboratorio ubicado en la Carretera de Canillas. Allí la Guardia Civil encontró cerca de 600 bolsas de plasma congelado.

Su caso ha puesto bajo los focos al mercado creciente, y relativamente nuevo, de los bancos de sangre de animales. El Centro de Transfusión llegó a consolidarse como el más importante de Madrid. Se sabe que en algún momento se convirtió en el único proveedor de sangre para los veterinarios de la capital. Pronto se hizo conocido en toda España porque no le faltaba el valiosísimo producto que ofrecía. Incluso traspasó las fronteras y lo exportaba a Bélgica, Italia, Portugal y Francia. También a algunos países latinoamericanos.

Pero detrás de su negocio en auge escondía una oscura trama. Además del método de extracción que empleaba, mantenía a los animales (gatos, perros y conejos) en horrendas condiciones sanitarias. En la finca de Humanes los perros, galgos en su mayoría, permanecían hacinados en jaulas y a la intemperie. Con garrapatas, heridas por las peleas que se producían entre ellos por el estrés, enfermos y malolientes.

Tras su crueldad desenmascarada, pues tenía gran prestigio entre veterinarios, asoma el negocio creciente de la sangre para operar mascotas que precisan trasfusiones

Cuenta Matilde Cubillo, de Justicia Animal y parte de la Federación de Asociaciones Protectoras de la Comunidad de Madrid (Fapam), que Viñals «invertía muy poco y ganaba mucho». Además de que como no era veterinario ni siquiera tenía que correr con gastos relacionados con el control de enfermedades y procesos relacionados.

Video thumbnail
Detenido un empresario veterinario por matar a cientos de perros y gatos para vender su sangreEL MUNDO

El vampiro de Humanes, como lo llaman desde algunas asociaciones y protectoras de animales, se ha ganado el apelativo a pulso. Es que el empresario convirtió su obsesión por la sangre animal en un lucrativo negocio, que se estima le ha permitido embolsarse más de un millón de euros. «Tenía un mercado muy muy amplio», puntualiza Cubillo. Todo en medio de la completa ilegalidad disfrazada con elaborada fachada.

Viñals vendía 400 mililitros de sangre de perro a 80 euros y a 85 euros los 40 mililitros de la de gato. Se estima que sacaba entre 300 y 400 euros (según el peso del mismo) por cada animal que desangraba. En total se cree que el empresario está implicado en la muerte de cerca de medio millar de mascotas.

Su caso ha llamado la atención hacia los bancos de sangre que hay en España. Es un mercado en alza porque, según Cubillo, a pesar de que las cifras de abandono de animales de compañía siguen siendo altas, está la otra cara. Las personas se preocupan cada vez más por sus mascotas y forman parte del hogar. Así que si es necesario someterles a intervenciones como transfusiones para salvarles la vida, lo hacen. Las transfusiones son procedimientos caros, que según la condición de la mascota y sus características, pueden rondar los 500 euros.

Algunos de los cientos de mascotas que tuvo en sus manos. Fueron sacrificadas por su sangre .
Algunos de los cientos de mascotas que tuvo en sus manos. Fueron sacrificadas por su sangre .

A propósito del Centro de Transfusiones de Humanes, Cubillo se puso a investigar sobre los bancos de sangre en España. Uno de los principales que opera es el Banco de Sangre Animal (BSA) con sede en Barcelona. Un proyecto que nació en 2009 de la mano de los veterinarios Rui Ferreira e Ignacio Mesa, quien en ese entonces trabajaba en el servicio de medicina interna de la facultad de veterinaria de la Universidad de Córdoba.

Desde entonces el BSA ha crecido y además tiene presencia en Oporto, Lisboa y en Lieja (en Bélgica). El sistema que tienen ellos es muy distinto al de Viñals, explica Cubillo. Funcionan a través de donaciones voluntarias de propietarios de las mascotas. A cambio de la sangre se benefician con vacunas o atención veterinaria gratuita.

No obstante, las transfusiones de hemoderivados sí tienen un coste para los pacientes. En el sitio web de BSA consta que «desgraciadamente no hay ayudas públicas para dar soporte a la actividad de los bancos de sangre en veterinaria».

NEGOCIO LUCRATIVO

Pese a que, salvo por el caso de Viñals, los bancos de sangre siguen rigurosos parámetros de bienestar animal no pueden dejar de considerarse negocios lucrativos, en palabras de Cubillo y menciona que la demanda de sangre es mayor a la oferta. Además, el número de voluntarios fluctúa mucho.

«Durante los últimos cinco años, unas 3.000 mascotas han donado sangre en el Banco de Sangre Animal, aunque actualmente solo existen aproximadamente unos 1.500 donantes regulares», declaraba en 2000 Ignacio Mesa, director clínico del Banco de Sangre Animal, al portal IM Veterinaria.

Luis Miguel Viñals Flórez, estudiante de veterinaria que nunca terminó y traficante de sangre de animale
Luis Miguel Viñals Flórez, estudiante de veterinaria que nunca terminó y traficante de sangre de animale

En la misma publicación Mesa detallaba que solo el BSA realiza alrededor de 5.000 transfusiones de sangre en España al año. Y que suministra derivados de la sangre a más de 50 hospitales veterinarios, además de trabajar con aproximadamente 900 centros veterinarios.

Ante tanta necesidad, durante casi dos décadas Viñals se hizo pasar por veterinario y referente en hematología y hemoterapia animal. Sin embargo, no consta en la base de datos como colegiado en el Colegio de Veterinarios ni ostenta título alguno relacionado. Ser veterinario o contar con uno en la plantilla es requisito fundamental para manejar un banco de sangre o realizar transfusiones.

Su cuento fue tal que en 2016 conformó la Asociación de Hematología y Hemoterapia Animal, en la que constaba como presidente. Esta institución era supuestamente la encargada de la certificación de laboratorios de hematología y de bancos de sangre. La directiva de la asociación incluye, además de a Viñals, a un par de prestigiosos veterinarios españoles. El nombre del vampiro consta entre ponentes de importantes congresos y como co-autor de numerosos estudios.