Alfaz del Pi

De la cárcel a la trinchera: Rusia recluta a asesinos convictos para combatir en Ucrania

GUERRA EN UCRANIA

Vladimir Putin evita así declarar una impopular movilización general

Soldados rusos patrullan una zona de Mariupol.
Soldados rusos patrullan una zona de Mariupol.AP

PREMIUM

  • XAVIER COLÁS
  • Moscú

Actualizado  

Rusia ha comenzado a reclutar a los presos de su país para combatir en la guerra contra Ucrania. A cambio, está ofreciéndoles la libertad y dinero en efectivo en el caso de que regresen con vida del frente de batalla.

El motivo detrás de esta decisión de Moscú radica en la dificultad para rellenar los huecos en sus tropas, seis meses después del comienzo del conflicto bélico en territorio ucraniano. Se calcula que las bajas del ejército ruso rondarían las 75.000 (entre 20.000 y 25.000 soldados fallecidos y el resto heridos e imposibilitados para pelear) según estimaciones de los servicios de inteligencia de las potencias occidentales.

Se ofrece una amnistía o un indulto en seis meses, algo que ha despertado el interés de bastantes reclusos, explica a EL MUNDO David Whelan. Su hermano es el recluso norteamericano Paul Whelan, preso en la cárcel IK-17, en la región rusa de Mordovia. Según ha transmitido el propio Whelan a la familia, allí varios presos se han marchado al frente después de haber aceptado la oferta. «Paul nos contó que en su cárcel unos diez prisioneros se habían ofrecido como voluntarios para ir a la guerra en Ucrania«. La partida hacia el frente se produjo en julio, según el testimonio de Whelan, que escuchó a los presos tratar este tema: «Después Paul se lo contó todo a nuestros padres», explica David desde EEUU, donde lleva a cabo desde hace más de un año una campaña para conseguir la libertad de su hermano.

Dependiendo el caso, los términos del acuerdo con los presos pueden variar. «Aceptarán asesinos, pero no violadores ni pedófilos, ni extremistas o terroristas», dijo una fuente desde dentro de la cárcel a la cadena CNN, el primer medio en divulgar el asunto, que no ha sido confirmado por las autoridades rusas.

INVASIÓN RUSA

Cartel de la resistencia ucraniana en las calles de Jersón.

Guerra. Los ‘Malditos bastardos’ de Ucrania que causan el terror en Jersón

  • REDACCIÓN: ALBERTO ROJAS

Los ‘Malditos bastardos’ de Ucrania que causan el terror en Jersón

El ataque a la base de Saky, visto desde la playa.

Ucrania. Guerra secreta en la Crimea ocupada

  • REDACCIÓN: ALBERTO ROJAS

Guerra secreta en la Crimea ocupada

Los analistas señalan que Putin quiere más soldados pero sin decretar una movilización general, que sería impopular sobre todo en las ciudades. El régimen está recurriendo a jóvenes de regiones pobres alejadas de la capital, donde la población está más bajo control.

RECLUTAS A PESAR DE TODO

Dentro de los batallones rusos algunos quieren irse. La plataforma de investigación Bellingcat ha logrado tener acceso a un archivo de denuncias presentadas ante la oficina del fiscal militar de Rusia por familiares de soldados rusos que luchan en Ucrania. «Les dijeron a los soldados que eran militares contratados a partir del 23 de febrero, pero mi hijo nunca firmó nada«, critica una familia. Otros padres se quejan de que los comandantes han golpeado a los soldados que se niegan a firmar contratos de servicio militar. Y aseguran que el ejército ignora los comentarios públicos del presidente ruso señalando que los soldados reclutados no deberían luchar en el frente.

Ante la sequía de soldados en medio de un conflicto que no quiere catalogar oficialmente como «guerra» el régimen de Putin busca efectivos fuera de lo que de momento son sus fronteras. Por eso ha comenzado a movilizar a los residentes de Mariupol para luchar contra el ejército ucraniano. Así lo confirmó ayer jueves el alcalde de Mariupol, Vadym Boychenko. «Ayer recibimos la confirmación de que los mariupolitas comenzaron a recibir órdenes de movilización para luchar en la guerra del lado de Rusia. La gente está asustada y quiere irse al territorio de Ucrania» controlado por Kiev, dijo Boychenko en una conferencia de prensa. Según él, a los residentes no se les permite salir de la ciudad.

PRESIDIARIOS AL FRENTE

Parte de la investigación sobre el reclutamiento de presidiarios se basa en cientos de chats entre los convictos rusos y sus familiares. Dan detalles tras haber sido contactados presuntamente por el grupo paramilitar. El responsable de la ONG Gulagu, Vladimir Osechkin, cree que esto se está llevando a cabo en prisiones de todo el país, y que la mayoría de los presos «serán usados como carne de cañón». Los contratos serían «bajo palabra» y no habrían documentos oficiales, por lo que no existiría la certeza de que puedan cumplir.

Según la revista ‘Newsweek’, este reclutamiento está a cargo del grupo Wagner, una organización paramilitar privada de origen ruso. El grupo estaría ofreciendo 200.000 rublos (unos 3.500 euros). El portal ruso Mediazona publicó historias de dos presos que hablan de visitas a su cárcel del empresario Evgeny Prigozhin, supuesto jefe de Wagner y considerado próximo a Vladimir Putin, quien les ofreció participar en la guerra de Ucrania a cambio de dinero e indultos. «Mi hermano no mencionó nada de una visita de Prigozhin, y tampoco sabe cuántos partieron finalmente ni dónde van», señala David Whelan.

Según una fuente de Mediazona, los presos ya fueron utilizados «experimentalmente» en la guerra. Los interlocutores estiman el número de personas que deseaban ir a la guerra en un caso entre 100 y 150 personas, en otro, al menos 200. Según estas fuentes, Wagner comenzó a reclutar prisioneros para participar en la guerra en Ucrania en el mes de julio.

NAVALNY DENUNCIA DESDE PRISIÓN

No todos los hombres reclutados de entre población carcelaria tienen por qué ir a luchar, algunos serían enviados para cumplir funciones específicas, como la reparación de infraestructuras. El disidente ruso Alexei Navalny también ha puesto en entredicho el uso que Rusia hace de los presos: ha presentado una demanda contra la colonia penal donde actualmente cumple nueve años de prisión. Denuncia que la prisión IK-6 en la región de Vladimir no ha revelado información sobre el comprador de los productos que fabrican los presos.

Navalny ha creado un sindicato para proteger los derechos de los condenados a trabajar en prisión. Los campos de trabajo son típicos en Rusia. Pero la prisión IK-6 es conocida por sus duras condiciones, y se denuncia que los reclusos han sido torturados. Precisamente por eso algunos presos prefieren el frente a la cárcel.