Benidorm

El desafío mortal de Archie y la terrible historia de niños muertos por el ‘apagón de Tik Tok’

TRAGEDIA

PREMIUM

  • MARÍA SIERRA
  • Londres

Actualizado Domingo, 7 agosto 2022 – 

La muerte del niño de 12 años tras un reto en la red social conmociona al Reino Unido. Hay más casos.

El desafío mortal de Archie y la terrible historia de niños muertos por el 'apagón de Tik Tok'
Hollie DanceAP

Archie Battersbee rezaba antes de subir al ring de boxeo. Pedía a Dios que le protegiera durante las peleas en que se medía con sus contrincantes en el local de Artes Marciales Mixtas (MMA) próximo a su hogar de Essex, en el sureste de Inglaterra.

La gimnasia era otro de los deportes favoritos de un chaval siempre dispuesto a «probarse a sí mismo» y superar cualquier dificultad, según testificó su madre, Hollie Dance, en la tensa y dolorosa disputa legal que ha mantenido con las autoridades sanitarias y de protección de los menores del Reino Unido. Ex profesora de danza, de 46 años, vivió en vilo desde que descubrió a su hijo pequeño inconsciente junto a la puerta de su dormitorio, hace ya cuatro meses.

Archie, de 12 años, probablemente sucumbió a su último reto. La familia sospecha que se dañó gravemente practicando el llamado «desafío del apagón’ o, en su versión en inglés, el ‘blackout challenge’.

Se trata de un reto viral que se propaga en las redes sociales y que consiste en probar cuánto tiempo se puede aguantar la respiración hasta aproximarse al precipicio del colapso. El objetivo es alcanzar el breve estado de euforia o subidón de adrenalina que se experimenta cuando el oxígeno no fluye y uno se siente al borde de la asfixia, según los médicos.

«Inicialmente pensamos que fue un terrible accidente, pero ahora nos preguntamos si pudo tratarse de algún tipo de desafío online», comentó Dance a los medios británicos. El niño se desmayó en el pasillo de la planta superior de la vivienda, junto a su dormitorio.

Dejó al parecer una soga caída en el suelo, en torno a su cabeza, signo quizá de que habría intentado retarse en la prueba de contención de la respiración. Archie jamás despertó del grave incidente y el Tribunal familiar de Inglaterra declaró su muerte encefálica el 31 de mayo.

SU RELIGIÓN

La orientación religiosa del pequeño motivó la enconada pelea de sus padres con la organización del Hospital Royal London, con sede en el este de Londres. Allí ingresó Archie el pasado abril en un coma inducido y con un diagnóstico vacío de buenas esperanzas.

Juez tras juez avalaron el veredicto inicial que descartó una «recuperación significativa» y aceptaron el criterio de los expertos de que mantener el tratamiento médico, incluida la conexión a la máquina de respiración asistida, «únicamente serviría para prolongar su muerte».

Archie, junto a su madre.
Archie, junto a su madre.

Con el apoyo y asesoramiento del Centro Legal Cristiano, Dance y su exmarido, Paul Battersbee, recurriendo a todas las instancias judiciales en Reino Unido y ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos Europa a fin de evitar un deceso programado y dejar que su hijo fallezca de una forma natural.

Una campaña de recaudación de fondos, Just for Archie, que gestiona su cuñada Ella Carter, había recibido más de 40.000 euros hasta la tarde del viernes. «Es injusto», protestó Dance. «La realidad es que como padres no tenemos derechos para nuestros hijos. ¡Es indignante!». Los menores están legalmente protegidos en Inglaterra por un representante estatal en casos de disputa entre la familia y los médicos.

Archie es la primera tragedia conocida bajo sospecha del ‘desafío del apagón’ en Reino Unido. Pero la experiencia se repite fuera del país. Los medios hablan de hasta siete casos recientes de menores de entre 8 y 12 años que han muerto a consecuencia del peligroso juego en Europa y Estados Unidos.

Antonella Secomero perdió la vida en Palermo, con 10 años, probando el también llamado reto del ahorcamiento. Al otro lado del Atlántico, dos familias han demandado a la red social Tik Tok por su presunta responsabilidad en el ocaso de sus dos hijas: Arriani Jaileen Arroyo, de 9 años, y Lalani Erika Renee, de 8.

La madre de Nylah Anderson culpa a la misma plataforma de la muerte de su niña, de 10 años, en una prueba de ‘blackout’. Y Joshua Haileyesus pasó diez en la UVI antes de morir, con 12 años, de las consecuencias del juego de la respiración.

Por otra parte, un estudio de los Centros para el control y prevención de enfermedades (CDC), centrado en EEUU, detectó al menos 82 menores víctimas mortales del reto del apagón, que habrían sucedido entre 1995 y 2007. El 87% de este grupo de fallecidos son adolescentes varones de 11 a 16 años y con un promedio de edad de 13. La investigación desveló que los respectivos padres desconocían la existencia y propagación de los peligrosos retos virales. También la madre de Archie vivía ajena a la amenaza de las arriesgadas pruebas que saltan de un móvil a otro.

Una de las niñas muertas en Estados Unidos.
Una de las niñas muertas en Estados Unidos.

Una búsqueda de ‘Blockout challenge’ en Tik Tok da resultados nulos. La red social de origen chino indica en sus normas de la comunidad que los «desafíos peligrosos están prohibidos» en su plataforma y simplifica sus recomendaciones al usuario en cuatro palabras claves: «Para», «Piensa», «Decide» y «Actúa».

Un comunicado de la empresa, del pasado diciembre, asegura que sus operadores se mantienen en «alerta» en relación con la seguridad de los contendidos y retiran «inmediatamente» el material potencialmente arriesgado. Con el «actúa» incitan al público a denunciar videos comprometidos.

El CDC, a su vez, publicó una serie de síntomas que puede ayudar a padres, profesores y cuidadores a detectar actividades peligrosas de los menores a su cargo.

Antonella, otra niña italiana de 10 años que falleció con el reto.
Antonella, otra niña italiana de 10 años que falleció con el reto.

Entre los signos mencionan referencias verbales al desafío, ojos enrojecidos, marcas en el cuello, dolores de cabeza frecuentes y severos, sensación de desorientación después de pasar ratos a solas y sogas, cinturones, cordones o pañuelos atados a los muebles del dormitorio y manillas o tirados sin desanudar en el suelo.

Esta crucial información llegó tarde para que los Battersbee pudieran proteger al benjamín de la familia. «Es posible que Archie participara en un reto online. Es importante que los padres estén al tanto de estas cosas para que hablen de ello con sus hijos y les expliquen lo que puede sucederles. Poniendo a Archie como ejemplo quizá evite que otro niño se atreva a hacer el desafío», ha indicado Dance a los medios. Ahora llora la muerte de Archie, su niño.

Categorías:Benidorm, Uncategorized