Benidorm

Benidorm apuesta por el lujo con pisos de 2,8 millones de euros y menos alquileres por días

Artesanía de cerámica en una habitación del Hotel Mercure de Benidorm

Artesanía de cerámica en una habitación del Hotel Mercure de Benidorm ABC

Los nuevos rascacielos ahuyentan las fiestas juveniles nocturnas y los hoteles ambientan con artesanía de autor sus habitaciones a la caza del turista de élite

José Luis Fernández

JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ

ALICANTE

31/07/2022

Aquella estampa de las primeras familias españolas que estrenaban las primeras vacaciones con paga extra cargados con la fiambrera camino de la playa de Benidorm queda muy lejos en la historia. Hoy el icono del sol y playa mira tan alto como sus últimos rascacielos y aspira a turistas de gran poder adquisitivo, como los que pueden comprar un piso por 2,8 millones de euros o una noche de hotel a más de mil euros. Por ejemplo.

Ya dio un aviso en 2018 la promotora de Delfin Tower, la torre que se ha terminado de edificar la semana pasada, cuando estipuló que no se permitirían alquileres de corta duración (menos de tres meses), para no caer en el fenómeno que martiriza a tantos residentes en Barcelona, Madrid y otras urbes españolas: las fiestas juveniles nocturnas casi todos los días del año, aprovechando el buen clima.

Piscina en las alturas del Intempo
Piscina en las alturas del Intempo
 JUAN CARLOS SOLER

Con todo, difícil resultará controlar si hay arrendamientos breves cuando no armen bullicio. Sin ir más lejos, en el rascacielos más alto de todos (Intempo) en Europa, también anunciaron su orientación al mercado residencial, pero esta misma semana estaba disponible en alquiler uno de sus privilegiados apartamentos para una estancia de solo tres noches y en uno de los portales con más visita del mundo (Booking) a partir de unos 1.200 euros.

Interiorismo con distinción

En cualquier caso, parece evidente esta tendencia a atraer a visitantes de otro perfil muy alejado al de la «tortilla de patatas» bajo la sombrilla playera o el británico que afina en temporada baja para encontrar el «todo incluido» con tarifas casi del Imserso. Más aún cuando las vacaciones de los mayores están en crisis y casi heridas de muerte como fórmula.

Interior de un piso de Delfin Tower con esculturas talladas a mano
Interior de un piso de Delfin Tower con esculturas talladas a mano ABC

Otro ejemplo de este afán por la distinción se ve en el Hotel Mercure, del grupo Accor, que ha abierto en junio un establecimiento singular partiendo de la transformación del Hotel Benilux Park para «crear un espacio minimalista, exclusivo y con una fuerte esencia mediterránea que impregna cada estancia«.

Esta presentación sugerente y publicitaria se concreta en detalles como la artesanía cerámica pintada a mano y firmada, de autor, o murales que decoran sus instalaciones, tanto en zonas comunes como en las habitaciones.

La remodelación ha estado a cargo de Burondo, el estudio de arquitectura e interiorismo creado por las hermanas Beatriz e Isabel Blanco, y ha contado con la participación del artista Jorge Parra que ha creado esta serie de piezas artísticas exclusivas.

La empresa destaca otros elementos que pueden convertirse en «auténticos iconos», como la fachada de pavés transparente que cuando cae la noche y el interior del hotel se ilumina, permite trasladar al exterior la vida de los clientes alojados, o el «jardín mediterráneo» con su huerto de olivos y sus plantas aromáticas, algunos incluso situados a ambos lados de cada hamaca en la piscina.

Olivos y plantas entre las hamacas de la piscina en el Hotel Mercure
Olivos y plantas entre las hamacas de la piscina en el Hotel Mercure ABC

Como plus también de este entorno elitista, su restaurante Malaspina de gastronomía mediterránea, show-cooking y bar de cócteles, abierto al público en general, no solo a los huéspedes del hotel.

Resumen su posicionamiento en el mercado como «un hotel urbano en un destino vacacional, algo poco habitual, pero que por supuesto tiene un público que no encontraba este tipo de oferta hasta ahora en la Costa Blanca».

En Delfin Tower coinciden también en su apuesta por un diseño interior y exterior «exclusivos» y de autor. Alejandra Pombo y su equipo de interioristas, así como el arquitecto Jesús Pastor Muñoz, aplican su criterio estético con una selección de materiales, elementos y acabados plasmados en «innumerables detalles que acentúan el objetivo del complejo de acercar el concepto de lujo moderno a la venta de pisos en Benidorm». Hay esculturas talladas a mano en las habitaciones y acabado del suelo en dos piedras diferentes.

Las dos torres gemelas del coloso Intempo, el mayor rascacielos residencial de Europa
Las dos torres gemelas del coloso Intempo, el mayor rascacielos residencial de Europa JUAN CARLOS SOLER

Estas viviendas cuentan son sistemas de domótica de «última generación» para el control de persianas, temperatura y humedad, o proyectos de iluminación adaptados a las características de cada piso. Y tal vez más llamativo, pero compartido para todo el complejo, su «piscina infinita« que se confunde con el mar para dar una sensación de baño interminable… aunque solo sea una percepción visual.

Categorías:Benidorm

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s