Benidorm

El caos y el «follón» en el PSOE alarmaron a los barones: «No podía prolongarse más

POLÍTICA»

PREMIUM

Actualizado 

La salida de Lastra como ‘número dos’ por motivos personales se produce tras meses de tensión con Santos Cerdán, secretario de Organización

Pedro Sánchez, acompañado del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, visita el incendio en Casas de Miravete (Cáceres).
Pedro Sánchez, acompañado del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, visita el incendio en Casas de Miravete (Cáceres).EFE

Hubo un tiempo que cuando algún cargo socialista o líder territorial iba de visita a Ferraz, sede de la dirección nacional del PSOE, se la encontraba medio desierta. Siempre había una persona, la misma: Cristina Narbona, presidenta de la formación -cargo representativo y no ejecutivo-. «Ibas a Ferraz y siempre estaba Cristina, era la única que estaba», cuenta un líder territorial. Para poner remedio a esa descapitalización del partido, Pedro Sánchez ideó tras el 40 congreso federal del PSOE una suerte de bicefalia con Adriana Lastra, como vicesecretaria general, y con Santos Cerdán, como secretario de organización.

Una apuesta fallida, que derivó en una pugna interna, «fuego amigo» por la lucha de poderes y que alejó a los barones, a los territorios de Ferraz. «Era una situación que no podía prolongarse más en el tiempo», sentencia el dirigente de un territorio importante. «Había que poner una solución». «La situación era muy complicada por el enfrentamiento», apuntan desde otra región. La bicefalia terminó este lunes, con la marcha de Adriana Lastra.

La socialista Adriana Lastra.

PSOE. Adriana Lastra, dominatrix del sanchismo y látigo del PP

  • REDACCIÓN:MARISA CRUZ Madrid

Adriana Lastra, dominatrix del sanchismo y látigo del PP

No sólo eso. Esa disputa, tensión entre Lastra y Cerdán como radiografían en el partido, provocó el enfado de Sánchez, al que no gusta el «ruido», cuanto menos si éste emana de su propio partido. Lo dejó claro en la última Ejecutiva federal, cuando espetó a los suyos: «¡Dejaos de tonterías!»; y lo dejó claro hace un año cuando cesó a Carmen Calvo, entonces vicepresidenta primera, e Iván Redondo, jefe de gabinete, que mantenían otra pugna soterrada. Ahora también tenía decidido intervenir, así lo había dejado traslucir. La salida de Lastra le facilita la remodelación de la cúpula socialista. Eso sí, las personas consultadas dicen no saber qué decisión o decisiones acometerá. «Esas decisiones competen al secretario general». Podría, incluso, no nombrar un sustituto y suprimirse la vicesecretaría general.

Fuentes socialistas esgrimen problemas de engranaje entre Ferraz y los grupos parlamentarios y también entre Ferraz y La Moncloa. También la falta de peso político en el partido y la ausencia de «escuderos» para ejercer de parapetos de Sánchez. Por eso esperaban movimiento del secretario general, que este lunes agradeció a Lastra su «compromiso y entrega». «Seguiremos trabajando juntos», añadió.

Santos Cerdán, con Pedro Sánchez en una reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.
Santos Cerdán, con Pedro Sánchez en una reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.JAVIER BARBANCHO

La hasta ahora vicesecretaria general, y una de las fieles de Sánchez, justificó su salida en que en los últimos meses «se han producido cambios importantes en mi vida personal que me exigen tranquilidad y reposo y que, en las dos últimas semanas, me han obligado a tomar una baja laboral que se va a prolongar aún un tiempo». Lastra está embarazada y precisa de reposo por prescripción médica.

Más allá de la circunstancia personal, en el seno del PSOE hace tiempo que se pedía o quería «paz, no fuego amigo». Cargos y líderes territoriales afean el afán por «conspirar» porque hacía «perder credibilidad al PSOE».

A nadie en el PSOE se le escapaba la tensión latente, el «follón» como lo definen algunos en el partido, que había entre Lastra y Cerdán. El puesto de número 2 estaba más bien vacío de poder, además Lastra dejó de ser la portavoz parlamentaria porque Sánchez designó en su lugar Héctor Gómez, hace nueve meses -lo que le restó proyección mediática y política- mientras que Cerdán asumía el control orgánico del partido.

Video thumbnail
Adriana Lastra dimite como vicesecretaria general del PSOEEL MUNDO

En un intento de reequilibrar la balanza de poder, Sánchez otorgó a Lastra la coordinación estratégica de los grupos parlamentarios en el Congreso, el Senado y el Parlamento Europeo y la política de comunicación. Esta última área precisamente fue objeto de crítica por Sánchez, por el hecho de que el partido no hiciera llegar de manera satisfactoria los logros del Gobierno.

Estas disputas internas, sumados a los últimos reveses electorales, provocaron que desde los territorios se pidieran decisiones, cambios, un giro para solventar la «desconexión» que, creían, se producía con la calle y, por ende, con las regiones.

Adriana Lastra, en una rueda de prensa.
Adriana Lastra, en una rueda de prensa.Emilio NaranjoEFE

Desde las comunidades, lo que se ha producido es un distanciamiento con Ferraz. Una autoburbuja buscando que lo que sucedía en la dirección nacional no les afecte. Trabajarse ellos su marca y su carrera electoral hacia 2023. «Necesitamos que no nos estorben, que nos dejen hacer», dicen fuentes socialistas.

Todas las fuentes consultadas en los territorios, señalan que su interlocución en este tiempo ha sido fundamentalmente con Santos Cerdán. «Era el que estaba para el día a día»; «Los temas de partido los tratamos con él»… En ocasiones, porque según las fuentes consultadas, así se les trasladó que debía ser. La interlocución con Lastra, por tanto, era menor, escasa, o en todo caso, se limitaba a cuando un determinado cargo podía ejercer como portavoz del partido en los medios de comunicación.

Los presidentes del PSOE confían en que los electores valoren en las próximas elecciones municipales y autonómicas, como ha sucedido en los últimos comicios, la gestión de quienes han estado al frente de crisis como la actual o la del Covid-19.

Categorías:Benidorm, Uncategorized