Benidorm

poLÍTICA | Opositar para la oposición

LAS PROVINCIA
      El presidente de la Generalitat, Ximo Puig. FOTO: IVÁN ARLANDIS  Opositar para la oposición   BURGUERA .  Hola ManuelEl jefe del Consell también ejerce de jefe de la oposición… al PP emergente. El presidente Puig se ha cosido a la boca a los populares. Ximo Puig habla y no calla de la gestión en el Consell más atrás de 2015 por parte de azules valencianos. Igualmente, analiza y desmenuza lo que hacen sus rivales en otras regiones, como Madrid (por supuesto), Galicia o Murcia. El líder de los socialistas ya no se conforma con encabezar la gestión de la Generalitat, y divulgarla. También necesita contraponer su quehacer con la de sus rivales pasados y ajenos. Porque esos adversarios le pisan los talones. Oposita para pasar a la oposición. Ya no puede mirar solo hacia delante porque teme que le adelanten por la derecha. Además, fuera Oltra y Marzà del Consell, ya no le quedan ‘malotes’ en los que excusarse. ROJOAitana Mas. En su primera comparecencia en Valencia como portavoz del Consell, obvia la evidencia de que en el tripartito están a la greña por la tasa turística y dirige sus críticas hacia Mazón para afearle que critique al Consell mientras en la Diputación de Alicante, que preside el líder popular, tiene cosas pendientes de hacer. Otorga protagonismo y espacio político al dirigente del PP, como si la pujanza de su partido no fuera suficiente para que Mazón gane enteros como candidato a la Generalitat.David García. El diputado de Vox tildó en Les Corts a la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, de ‘Primera Dama’. Completamente innecesario ese tipo de comentarios vinculados a la vida personal de los políticos. En Vox también hay afinidades de todo tipo, sentimentales o familiares, incluso en el propio parlamento valenciano, y sacarlo a colación es feo.España, Soler, Gómez, Martínez… y así hasta sumar una veintena de altos cargos, con carné socialista entre los dientes, se dieron cita en Madrid como público de unasjornadas promocionales en la que el presidente Puig se erigió en maestro de ceremonias. Menuda fiesta. Para poner a caldo las cosas de la capital siempre que pueden, a los dirigentes valencianos les falta tiempo para irse a la Villa y Corte. Como si no tuvieran cosas que hacer por aquí. En las fotos no se aprecia la ventolera que debe hacer en la capital, teniendo en cuenta que es una «aspiradora de recursos», según Puig. Y hablando de pasta, seguro que la fiesta no nos ha salido gratis a los valencianos.Rebeca Torró . ElPlan de Movilidad Metropolitana de la Conselleria de Movilidad plantea, no antes de siete años, que los vehículos abonen una tasa por acceder a los alrededores de la ciudad. Lo que faltaba para el duro. Eran pocos impuestos y parió la abuela. Si no queremos (los hoteleros, la oposición y hasta el PSPV) cobrarles tasas a los turistas para no disuadirles de venir, lo de cobrarle a los valencianos por acudir a trabajar a la capital tiene que ser porque a los ciudadanos de la zona metropolitana no les queda más narices que seguir viniendo. Como el Consell lo sabe, les quiere exprimir sin recato.Josep Nadal. El punto del pleno de Les Corts sobre la reversión del Hospital de la Marina fue sonrojante. El diputado de Compromís no solo tiene derecho a exponer sus argumentos, sino que debe hacerlo. Lo que no puede es comportarse como una especie de sheriff por el hemiciclo, perdonándole la vida al diputado de Ciudadanos, Fernando Llopis, encarándose con él de muy malas formas, empleando un lenguaje de tasca cutre, disparando descalificaciones a todo el que pasaba por allí. Tuvieron que ir a calmarle diputados del PSPV, de Podemos y del propio Compromís.AMARILLOAna Barceló. La portavoz del PSPV tiene un papelón. Decir que no a la tasa turística después de que su partido dijera que sí. Accedieron sacar adelante el nuevo impuesto en diciembre para conseguir que los presupuestos se aprobasen. Siguieron dando bola a sus socios del tripartito en abril porque se veían fuertes en las encuestas. Pero en tres meses se ha torcido todo y hay que recular, arriar velas, recoger cable, virar a babor y todo lo que sea necesario mientras van diciendo digo donde dijeron Diego. A Barceló nunca se lo ponen fácil, desde luego.Gabriela Bravo. Defendió con su habitual agresividad la gestión de la Generalitat de las ayudas a las empresas vinculadas a Francis Puig, hermano del presidente. Normal. A veces se pasó de frenada, como cuando reprochó a un diputado de Vox «saltarse la clase», que no fue otra cosa que no escuchar o atender cuando ella misma, en una anterior ocasión, explicó cómo se está implantando una aplicación que alerta contra la corrupción en las adjudicaciones de la Generalitat. La «clase» la daba ella. Normal, también, que le pidan un poco de «humildad».Mata, Catalá y Robles. Los síndics de PSPV, PP y Compromís durante el primer trimestre del año (Mata ya no está) son los responsables de que sus grupos no se hayan sumado a Podemos, Vox y Ciudadanos en la presentación en tiempo y forma de los justificantes de sus gastos, la primera medida (incumplida) de las acordadas para mejorar la transparencia de los partidos respecto al dinero (cuatro millones) que reciben de Les Corts.Fernando Llopis . Su tono jocoso para hablar de cualquier tema en la Cámara es incomprensible. Cuando se pasa al otro extremo, no mejora. Porque no es excusa el modo en que Nadal se dirigió a él durante el pleno de Les Corts para, en su turno, calificase al parlamentario de Compromís de «sinvergüenza». No se puede pasar del chiste al insulto a la primera de cambio.VERDEXimo Puig. Relajado durante la última sesión de control al que se sometió en Les Corts. Aparentó tanta tranquilidad que desconcertó a Compromís y hasta algunos diputados del PP. Es el principal protagonista del Consell, para bien y para mal. Parece conforme con la idea de que seguir al frente de la Generalitat o salir de la misma depende principalmente de lo que haga y cómo lo haga, ahora que Compromís está en plena reconversión post-Oltra.Pilar Bernabé . Nueva delegada del Gobierno en la Comunitat. No es un puesto fácil, pero tampoco lo tiene demasiado difícil para mejorar la labor de su antecesora, Gloria Calero, por no hablar del anterior morador del puesto, Juan Carlos Fulgencio.

Categorías:Benidorm, Uncategorized