Alfaz del Pi

La debilidad del PSOE dispara la tensión entre Ferraz y La Moncloa

PREMIUM

  • Madrid

Actualizado 

La digestión de las elecciones andaluzas ha provocado «ruido» en el PSOE ante el enfado del presidente: «Dejaos de tonterías»

Pedro Sánchez, con los ministros Nadia Calviño, Diana Morant y Joan Subirats, en el acto de España Digital 2026.
Pedro Sánchez, con los ministros Nadia Calviño, Diana Morant y Joan Subirats, en el acto de España Digital 2026.Emilio NaranjoEFE

Hay fallas que aún se mueven a consecuencia del terremoto que supuso para el PSOE el batacazo sufrido en las elecciones andaluzas. El partido socialista vive en «tensión», como reconocen personas de la dirección. Hay nervios y «fuego amigo» fruto de la incertidumbre. En la formación esperan que tras la debacle del 19-J Pedro Sánchez acometa cambios para emprender un giro, tomar impulso de cara al ciclo electoral de 2023. Resetear de alguna manera el partido. Pero el presidente del Gobierno y secretario general socialista no ha trasladado sus intenciones, lo que alimenta la incertidumbre.

La digestión andaluza motiva reflexiones enfrentadas: en el Gobierno creen que no se ha focalizado bien el trabajo de trasladar las medidas impulsadas; en el partido creen que falta peso político en el Ejecutivo y que estar en Moncloa ha restado y no sumado en las elecciones.

«No lo sé»; «No tengo ni idea»; «Sólo lo sabe el presidente»… Son algunas de las respuestas de los interlocutores de este diario. Sí hay una certeza en el PSOE: Sánchez está «enfadado». Al jefe del Ejecutivo y secretario general socialista no le gusta el «ruido» interno en la coalición del Gobierno, cuanto menos que éste se genere en su propio partido. No le gustan las quinielas que se han lanzado desde el partido en los últimos días. «Dejaos de tonterías», fue el mensaje que Sánchez lanzó, serio, a su Ejecutiva el lunes pasado, según las fuentes consultadas. Pidió que se dejaran de especulaciones y guerras de sillas y se focalizaran en lo que es capital para él: defender la acción del Gobierno.

Sánchez no traslada los cambios que planea, lo que genera más incertidumbre

Pero, ¿por qué hay tensión en el PSOE y se generan bandos, equipos? «Hay personas que se han sentido señaladas tras la derrota en Andalucía», responden en el partido. Pese al intento de Ferraz y La Moncloa de desmarcarse de la derrota andaluza, lo cierto es que el varapalo fue tal que las réplicas han llegado hasta sus respectivas puertas.

Santos Cerdán, secretario de Organización, y Javier Izquierdo, secretario de Estrategia y Acción Electoral, fueron dos personas que tuvieron un papel importante en la campaña, en coordinación con el PSOE andaluz. Adriana Lastra es la vicesecretaria general, participó en la campaña y su valoración la noche electoral, no felicitó a Juanma Moreno, sorprendió y dejó incrédulos a muchos en el partido y el Gobierno. El tándem Lastra-Cerdán, encargado de pilotar el partido tras el 40 congreso federal, según fuentes del partido, tiene sus más y sus menos.

El ministro Félix Bolaños también ha tenido protagonismo en la campaña. De hecho, a finales de abril protagonizó un acto con los alcaldes andaluces, al que también acudieron Cerdán e Izquierdo, en el que ya sentó las bases de lo que querían: vender los logros del Ejecutivo; presentar a PP y Vox como un solo ente; y presentar las elecciones como la confrontación de dos modelos de sociedad. Cuando Sánchez introdujo a Bolaños en la Ejecutiva se interpretó en el partido como que ganaba aún más peso en la formación y sería el pilar para coordinar la maquinaria electoral entre el partido y Moncloa.

Pero lo cierto es que entre los consensos que hay instalados en el partido está la necesidad de engrasar mejor la relación entre el Gobierno y el partido. Entre La Moncloa y Ferraz. Consideran que, seguramente, deba ser más fluida. A este respecto, en el partido se desataron las especulaciones después de ver el pasado fin de semana, en una entrevista a Sánchez en El País, una foto de éste junto a Antonio Hernando.

Una foto, un mensaje que no se considera casual. Sánchez y Hernando eran amigos y colaboradores. Se distanciaron tras la tortuosa salida de Sánchez como líder del PSOE y éste lo recuperó una vez en Moncloa, en su propósito de coser el PSOE, como director adjunto del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. Sánchez salía con él y no con Óscar López, su jefe de gabinete. ¿Hernando tomará galones en el PSOE, en una posible crisis de Gobierno? Nadie tiene una respuesta, sólo Sánchez lo sabe.

La prioridad en La Moncloa es que se comuniquen bien todas sus medidas

Las visiones sobre los males que ha destapado Andalucía son distintas dependiendo del lugar desde el que se mire. De un lado, en el Gobierno creen que los cargos del partido deben vender más y mejor la acción del Ejecutivo, las medidas impulsadas. No se termina de comprender que unos grandes datos de empleo y de afiliación a la Seguridad Social como los que presentan no se traduzcan en réditos políticos.

Por contra, desde el partido se analiza que tras las últimas citas con las urnas –MadridCastilla y León y Andalucía-, pese a que eran regiones gobernadas por el PP, el estar en el Gobierno no se ha traducido en tirón electoral, en un aporte de votos. Más bien al contrario.

Los reveses electores han llevado a la superficie tensiones latentes. En el partido consideran que el Ejecutivo actual, salido de la remodelación del verano pasado, ha perdido peso político y carece de suficiente parapeto para el jefe del Ejecutivo. En el Gobierno creen que toca vender gestión, que hay que focalizar en contar bien lo que el Gobierno está haciendo. Hay quien, incluso, habla de la necesidad de más empatía en la comunicación. Eso explica que los socialistas hayan lanzado esta semana en redes sociales la campaña Gobernar para transformar, proteger a la clase media y trabajadora.

El ciclo electoral que espera en 2023 obliga al PSOE a reactivarse como máquina electoral, pero está por ver si será el Ejecutivo el que ejerza como locomotora o viceversa. ¿Quién tira de quién? Los cambios que acometa Sánchez determinarán los roles. Mientras, los socialistas conviven con la especulación.

El bloque de Moncloa

Óscar López. Jefe del gabinete de Sánchez. Su presencia electoral es menor que la de Iván Redondo.

Antonio Hernando. Rescatado por Sánchez, en el partido creen que puede ganar peso.

Félix Bolaños. Hombre importante en Ferraz y Moncloa, se presuponía que mejoraría el engranaje.

El bloque de Ferraz

Adriana LastraNúmero 2 del PSOE, su discurso la noche electoral produjo asombro a más de uno.

Santos Cerdán. Secretario de Organización, es uno de los que más implicación ha tenido en Andalucía.

Javier Izquierdo. Secretario de Estrategia y Acción Electoral, también se implicó el 19-J.