Alfaz del Pi

Sánchez ha subido ya un 20% el gasto militar en lo que va de año sin quejas hasta ahora de Podemos

PREMIUM

Actualizado Miércoles, 6 julio 2022 – 22:34

Usa transferencias de crédito de otros ministerios y tres ampliaciones del fondo de contingencia para reforzar al Ministerio de Defensa

Irene Montero saluda a Pedro Sánchez en presencia de Ione Belarra, ayer, en Madrid.
Irene Montero saluda a Pedro Sánchez en presencia de Ione Belarra, ayer, en Madrid.Alberto OrtegaEUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha realizado ya un aumento del gasto militar del 20% sobre los presupuestado por el Ministerio de Defensa sólo en lo que va de año. Y lo ha hecho sin quejas de Podemos hasta ahora.

Según los distintos acuerdos del Consejo de Ministros desde enero, se han producido, entre otros aumentos de gasto, tres ampliaciones del llamado fondo de contingencia y sendas transferencias de crédito desde el Ministerio de Transición Ecológica y del de Asuntos Económicos. El conjunto de medidas supera los 2.000 millones desde el pasado enero.

Los ministros de Podemos no habían mostrado objeción hasta la fecha hasta el último acuerdo del pasado día 5, que supone 1.000 millones. Pero, según ha podido comprobar este diario, hay otro tanto aprobado entre enero y junio por sucesivos Consejos de Ministros en el que, a juzgar por su reacción actual, los ministros de Podemos no habían reparado. El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el CongresoJaume Asens, sostiene que este tipo de aprobaciones dentro del amplio menú de acuerdos de los consejos de ministros es «desleal», porque supone «aprobación por la puerta de atrás».

Estos 2.000 millones refuerzan el presupuesto inicial del Ministerio de Defensa para este año que estaba fijado en 10.155 millones y que ya suponía un incremento del 7,9% con respecto al de 2021. La ministra de Defensa, Margarita Robles, cuenta así ya con cerca de un 30% más de recursos que el presupuesto inicial del año 2021.

El refuerzo de estos meses no supone, en teoría, un aumento computable para ir avanzando en el compromiso adquirido por Sánchez ante la OTAN de elevar gradualmente el gasto militar hasta duplicar el actual en 2029. La Alianza no quiere incrementos puntuales, sino estructurales. No obstante, estos gastos son bien vistos por los aliados, porque responden en su mayoría a mantener presencia en tropas españolas en operaciones internacionales, muy demandadas actualmente en el flanco oriental frente a Rusia.

Podemos reacciona tras haber aprobado esos gastos en anteriores Consejos de Ministros

Este notable incremento en lo que va de año se produce mediante fórmulas que no precisan pasar por el Congreso de los Diputados. Expertos presupuestarios consultados no ven irregularidad en la maniobra porque es habitual el uso del fondo de contingencia -un cajón de sastre de los Presupuestos– para reforzar el gasto militar, en sobre todo, misiones internacionales. Es usual que Defensa, con el argumento de que desconoce cuándo acabarán estas misiones, no incluya en presupuesto todo lo que necesita y vaya pidiendo ampliación a lo largo del año. Menos habitual, pero tampoco irregular es, por ejemplo, la decisión del Consejo de Ministros del pasado marzo autorizando «una transferencia de crédito por importe de 97,4 millones euros del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico al Ministerio de Defensa para llevar a cabo inversiones relativas a la modernización de las Administraciones Públicas en el marco del Plan de Recuperación y Resiliencia».

El grueso de los 2.000 millones llevan la citada etiqueta oficial de «misiones de paz». Un ejemplo es el pasado 8 de marzo en que se acordó la «ampliación de crédito en el Ministerio de Defensa para atender los gastos ocasionados por la participación de las Fuerzas Armadas Españolas en operaciones de mantenimiento de la paz, por un importe de 569,8 millones de euros». Poco después, el 10 de mayo llegó otra «ampliación de crédito en el Ministerio de Defensa por importe de 291,7 millones para atender los gastos ocasionados por la participación de las Fuerzas Armadas Españolas en operaciones en el exterior».

Mientras tanto, miembros de uno y otro bando del Gobierno mantuvieron sus posiciones opuestas sobre el gasto militar, pero rebajando el tono. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, declaró que es hora de «serenidad y ánimo de llegar a acuerdos» sobre las futuras cuentas públicas, según Europa Press, pero reivindicó su derecho a reflexionar si hay que duplicar el gasto en Defensa para llegar a los 22.000 millones, cuando el presupuesto de su departamento está en 30.000 millones y asume políticas como los ERTE o las prestaciones por desempleo. La vicepresidenta pidió al ala socialista que acepte el debate «sin arrinconar a nadie».

Sin embargo, la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, consideró innegociable el incremento del gasto militar puesto que es «un compromiso de país».