Benidorm

Hermannsson simboliza la Cultura del Esfuerzo

     
Hermannsson se abraza con Dubljevic durante un partido | ACB PHOTO  Hermannsson simboliza la Cultura del Esfuerzo   JUAN CARLOS VILLENA  Hola ManuelEl Valencia Basket llega a un acuerdo con el islandés, que se recupera de una grave lesión de rodilla, para renovar su contrato hasta 2024Cuando se defiende una idea, en cualquier orden de la vida, es importante predicar con el ejemplo. El deporte profesional no es una excepción a esta regla. El Valencia Basket decidió en 2011 dejar de llevar publicidad en la camiseta, tras cortar el patrocinio con Power Electronics una temporada antes de lo que marcaba el acuerdo, y en su lugar mandar el mensaje de la Cultura del Esfuerzo. Más allá del lema que quiso poner la propiedad ahí, el mensaje deportivo era claro; ganarse en la pista las cosas. Si hay un jugador que la pasada temporada encarnó ese lema es Martin Hermannsson. El islandés, por las lesiones de sus compañeros de puesto, tuvo que exprimirse en varios tramos de la temporada. Rozó la lesión en todos ellos, siendo baja antes del playoff por una dolencia en el Aquiles, y la mala fortuna quiso que se lesionara de gravedad el último día de curso, cuando su futuro estaba en el aire.Tras la grave lesión de rodilla, una rotura del cruzado de su pierna izquierda, el Valencia Basket tenía que tomar una decisión complicada, la de que dar luz a una situación contractual en la que Hermannsson tenía firmada una temporada opcional, pero con un sueldo que le convertía en uno de los mejores pagados de la plantilla. Algo inasumible, todo hay que entenderlo, cuando en el horizonte no estará de regreso si se cumplen los plazos hasta el primer trimestre de 2023. El jugador se marchó de vacaciones dispuesto a bajarse el sueldo, tal y como informó este periódico, y finalmente se llegó a un acuerdo para firmar un nuevo contrato de dos temporadas, lo que asegurará que el base siga su recuperación en Valencia y, cuando regrese, tenga la temporada 2023-204 aún de taronja. Se lo ha merecido. Cultura del Esfuerzo.La decisión con Hermannsson, además, sigue el hilo argumental de Álex Mumbrú en su puesta de largo. El nuevo entrenador del Valencia Basket hasta 2025 ha insistido en sus primeros mensajes que más allá de los contratos es muy importante conocer lo que quiere el jugador, su implicación en el proyecto. La del islandés ha estado fuera de toda duda y esto también ha sido un motivo que ha llevado a la decisión de firmar con él un nuevo contrato. Cuando se recupere en el segundo tramo de la próxima temporada, así lo espera todo el mundo, la entidad taronja contará con cuatro bases con contrato; puesto que el islandés se unirá a Van Rossom, Dimitrijevic y Chris Jones. Para terminar de armar la plantilla, la entidad valenciana busca un cuatro que tenga capacidad de jugar abierto, un cinco que complete pareja con Dubljevic y un exterior cuyo perfil estará marcado por cómo queden el resto de posiciones.Ese exterior podría ser Nikola Kalinic. Es una de las opciones que abre el escenario que se ha abierto en los últimos días. Conviene no hacerse trampas al solitario. Kalinic quiere jugar en el Barça. Punto de partida clave. El serbio ha seguido los pasos legales que marca el derecho de tanteo. Tras desvincularse del Estrella Roja, llegó a un acuerdo con el Barcelona y ese acuerdo está depositado en la ACB. Ahora, el Valencia Basket puede igualar ese contrato para, al menos, seguir contando con sus derechos en la Liga Endesa. Si eso ocurre, el jugador debe decidir si acepta jugar en Valencia con las mismas condiciones firmadas con el Barça, si se busca un equipo fuera de España o si su deseo de jugar en Barcelona es tan fuerte, consigue que la entidad catalana llegue a un acuerdo con el Valencia Basket. No hay más escenarios. Punto por punto, es lo que ocurrió con Víctor Claver cuando decidió volver a España e inició ese camino con el Baskonia.

Categorías:Benidorm, La Nucia, Villajoyosa