Uncategorized

POLÍTICA | ¿Están locos estos valencianos?

LAS PROVINCIAS ON
     Evento de Compromís, este pasado sábado. FOTO: IVÁN ARLANDIS  ¿Están locos estos valencianos?   BURGUERA .  Hola ManuelLa política y sus analistas, ese micromundo (uno más), asiste estos días a la montaña rusa en la que se ha subido Compromís. Su líder, Mónica Oltra, ha acabado imputada por la gestión de su conselleria en el caso de los abusos de su ex. Desde fuera, tres comentarios de gente muy al margen de ese micromundo. Una dependienta dice «qué fuerte, por lo del marido», el encargado de una empresa de preparación de embutidos cree que «van a por ella» y un conductor de autobuses lamenta «que esta no se va cuando pedía a los demás que se fuesen». El asunto trasciende de ese micromundo. Por ello, los exorcismos, cierre de filas, homenajes, actos de liberación en clave política o como Compromís quiera denominar su evento del sábado con Oltra de protagonista, no es observado igual desde dentro del salseo político que desde fuera. Y ya ni te digo desde fuera de la Comunitat. Es imposible explicar esa escenificación a quien no esté viviendo ese asunto desde Compromís, y lo que no se comprende se termina por considerar ajeno, extraño, cuando no una rareza y hasta una locura. Es lógico, por tanto que la gente flipe en colores. Y hablando de colores.ROJOMónica Oltra . El viernes dio 28 turnos de palabra a los periodistas, que sin excepción le preguntaron por lo suyo en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, cuyas políticas han sido completamente eclipsadas por su situación procesal. El sábado saltaba, lloraba, bailaba y cantaba. El jueves había sido imputada por presuntos delitos muy graves. No hay cabeza de un espectador relativamente desapasionado que decodifique esta situación como un escenario estable y provechoso para la gestión de la Administración. A los dirigentes se les reclama templanza, y de eso, poco.Ximo Puig. El jefe del Consell está desnudo. No es el jefe del Consell. Es el que recibió más votos en 2019. Pasan las cosas y él las mira pasar, para su desesperación. No se quiere manchar las manos y pretende cambiar los canales con un mando a distancia que no tiene pilas. Una actitud demasiado contemplativa para un asunto demasiado exigente. Tendrá que tomar partido, pero no en privado. En público.Águeda Micó. La secretaria general de Més (el antiguo Bloc) y portavoz de Compromís ha cargado contra la Fiscalía (por dejarse influir, según ella) y contra Puig (por si pretende «hacer algo»). La cúpula nacionalista enseña los dientes y dispara a lo que se mueve. La coalición tiene un adversario político general (la derecha) y un rival electoral (el PSPV), y la dimisión de Oltra beneficiaría a ambos a corto plazo. Compromís no quiere ceder hoy. En ese espectro de inmediatez hay que interpretar todo lo que se hace y dice ahora. Es de suponer que alguien está pensando a largo plazo, o debería. Hasta que no se vean sondeos y trakings, el día a día genera tanta presión que, ahora mismo, el objetivo de todos es llegar vivos a la cama e irse a dormir. Y mañana, Dios dirá.Joan Ribó. Se puede decir una cosa y hacer otra. El alcalde de Valencia reclamó a la coalición reflexionar colectivamente sobre qué hacer respecto a Oltra, pero se metió de lleno en la jarana colectiva. Pide calma y al día siguiente es un animador más de una pista de baile con la música a toda pastilla.Enric Morera. Les Corts aprobaron unas medidas para generar transparencia en las cuentas que se dan de lleno contra la legalidad. A ver cómo soluciona una situación que ya ha tenido consecuencias laborales (despidos) y posiblemente acabe en los juzgados.Serafín Castellano. Como Carlito Brigante, atrapado por su pasado. La Audiencia Nacional procesa al exconseller por el contrato de extinción de incendios, por recibir regalos de más de 160.000 euros a cambio de alterar las adjudicaciones. Es el equivalente al sueldo de un lustro de personas que ahora mismo en Valencia no se pueden sentir mal pagadas, ni bien, una cosa normalilla. Pues esa cantidad, sólo en regalos.José Luis Olivas . El expresidente de la Generalitat y de Bancaja se queja de los juzgados porque no le preguntaron de los delitos por los que ahora se le acusan. Eso no iba para el examen, según Olivas. Olivas, al igual que ha hecho Zaplana, ha recurrido el auto de procesamiento de la causa de Erial.Rafael Briet, Alfons Puncel, Cristian Veses, Blanca Jiménez y Natxo Costa. Algo se cuece en el edificio del Complejo Administrativo 9 d’Octubre en el que se sitúa el Prop I. Ese algo son personas, los que trabajan allí, sin aire acondicionado. Lo único medianamente positivo de la pandemia es que se ha acabado la excusa de que no se puede teletrabajar. Claro que se puede. Ni un día se tardó cuando hizo falta. Pero se prefiere tener al personal atornillado a la silla de una oficina y, por qué no, achicharrado. Este es un asunto de los subsecretarios de las consellerías afectadas, arriba citados, cuyos despachos sí cuentan con aire acondicionado y, debiendo reunirse para coordinarse y dar una solución, no lo han hecho.AMARILLOYolanda Díaz. La vicepresidenta del Gobierno pospuso varias veces el artefacto electoral que pretende unir a los partidos a la izquierda del PSOE. Primero, a causa de todo el debate político en torno a la reforma laboral, que salió de pura chiripa. Luego, a causa de la guerra de Ucrania, que aún está por resolver. Y ahora, cuando decide meterse en arena, al primer embolado, lo de Oltra, calla. La vicepresidenta tendrá que asumir que no hay paz para los periodos de escucha. Siempre hay y habrá algún frente abierto.José Muñoz. El secretario de Organización del PSPV se marca un Casado. Al igual que cuando a los populares les reglotan casos de corrupción, sus líderes, como era Pablo Casado, señalaban que eso eran asuntos del «pasado», el dirigente socialista valenciano sitúa Azud allá por el pleistoceno. Cosas del pasado. Y no. Lo de Azud se investiga ahora, aunque ocurriese en 2007, y algunos asuntos la verdad es que tienen mala explicación. A mucho más atrás se remonta la militancia y la presencia en listas y en cargos de responsabilidad de Ximo Puig, y es presente como fue pasado y pretende ser futuro.VERDELaura Vilagrà. Una jefaza. Si alguien puede preguntarse si estamos un poco mal de la chola por aquí, qué se pueden preguntar de lo que ocurre con los vecinos del norte. La consejera de la Presidencia de la Generalitat reclama que el Gobierno defienda la candidatura única de Cataluña como sede de unos juegos olímpicos en 2030 porque con Aragón no se apaña. Los catalanes son los que más han incrementado su deuda pública desde 2015, seguidos de los valencianos. Pero Vilagrà no mira hacia atrás, ni hacia los lados y ni hacia abajo. Una cosa también muy loca. To pa’lante.INCOLOROVicent Marzà. El sábado no cantó ni bailó con sus compañeros. O excompañeros. O una mezcla. Disimulando. Ni sí ni no como un tópico gallego, silba como un típico gomero. Pilatos, un implicado al lado del exconseller, el único de Compromís políticamente activo. Se le supone un activo. Activo para sus cosas, las de él. El jueves, antes de saberse la imputación de Oltra, puso un tuit sobre Camps. Al blanco fácil. Un día antes, reflexionó también pidiendo «más periodismo y menos clientelismo». Cada loco con su tema. Tremendo.

Categorías:Uncategorized

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s