Benidorm

Los okupas ‘pijos’ que han quitado el chalet a una anciana de 97 años en Colmenar Viejo

SUCESOS

PREMIUM

Actualizado Viernes, 10 junio 2022 – 09:00

Hortensia, la mujer de 97 años.
Hortensia, la mujer de 97 años.E. M.

Hortensia tiene 97 años y por su edad vive en una residencia desde el inicio de la pandemia, en 2020. Su chalé de la avenida de Worms, en la localidad madrileña de Colmenar Viejo, se había quedado al cuidado de su familia, que acudía cada semana para las tareas de mantenimiento y dar de comer a los gatos. Desde hace tres semanas varias personas han okupado la casa. Se trata de cinco jóvenes que disponen de un Audi A-3.

Los propietarios denunciaron el caso en el juzgado y la Guardia Civil lo tramitó como una usurpación, tras varios días desde su okupación y no poder proceder al desalojo sin necesidad de una orden judicial. El pasado 30 de mayo, cuando se celebró el juicio rápido por un delito leve de usurpación en el juzgado número 5 de Colmenar Viejo, el fiscal lo catalogó como allanamiento de morada tras escuchar el testimonio de los familiares. Sorprendentemente, el abogado de la familia, que ejerce la acusación particular de la familia de Hortensia, también pidió el cambio de la calificación de usurpación a allanamiento de morada, según el TSJM. Por lo tanto, en ese momento se inicia una instrucción por allanamiento de morada y abren diligencias previas por este tipo delito.

El pasado 23 de mayo, los vecinos de Hortensia llamaron a su hija para contarle que había personas merodeando por la zona, según la familia de la nonagenaria. Los agentes de la Guardia Civil aseguran que fueron avisados antes de ese día y que una patrulla acudió a la casa sin ver nada raro en su interior, según el Instituto Armado. Más tarde, los familiares de Hortensia volvieron a llamar por teléfono al cuartel de la Guardia Civil denunciando que la casa había sido okupada. Los agentes regresaron a la zona y al acudir al inmueble comprobaron que, efectivamente, en el interior había un grupo de personas que llevaba varios días viviendo en la casa que no era suya y que no se iban a ir de la misma. Fueron identificados por los agentes que tramitaron el caso como una usurpación tras la denuncia interpuesta por la familia.

La versión del yerno de Hortensia es que cuando la Guardia Civil llegó al chalé se acababa de producir la okupación y que podría haber actuado. Asegura que el pasado 23 de mayo los vecinos vieron que dentro había gente con luz del teléfono móvil en el interior y avisaron a la Guardia Civil para advertir que les podían estar robando. Según Javier, los agentes les dijeron que ya no podían hacer nada y que tenían que poner la denuncia. «A pesar de que no habían cambiado la cerradura, los okupas no nos dejaron entrar en la casa y nos dijeron que no podían cortarles los suministros», explica Javier, que no entiende que al llevar varios días los okupas en la casa no pudiera actuar la Guardia Civil. Creen, aunque no lo ha podido confirmar, que los okupas mostraron a los agentes tickets de compras de pizza a domicilio para demostrar que estaban en la casa desde días atrás.

Interior del chalé okupado a Hortensia en Colmenar Viejo.
Interior del chalé okupado a Hortensia en Colmenar Viejo.E. M.

La familia está peleando por recuperar la casa y los enseres de Hortensia. Mientras tanto tienen que seguir pagando los gastos del chalé con la pequeña pensión de la abuela, que desconoce que tiene okupas en su propiedad. Lo único que han conseguido es que les devuelvan, gracias a la mediación de la Guardia Civil, algunas de las pertenencias de la abuela y las cenizas del difunto marido de Hortensia. Además, siguen yendo a llevar al chalé el pienso del gato que entregan a los okupas.

«Estamos pagando las facturas de luz y agua a los okupas», dice Javier con desesperación. «Solo queremos recuperar la casa y no entendemos por qué tienen más derechos los okupas que los propietarios del chalé», agrega.

Todos los vecinos apoyan a la familia de Hortensia y están tratando de presionar pacíficamente a los okupas para que se vayan, ya que aseguran que esto puede ser un efecto llamada y que se produzcan nuevas usurpaciones.

Javier ha podido comprobar cómo los okupas tienen móviles de última generación y un Audi A-3 con el que se mueven a diario. «Además, hemos visto que uno de ellos sale a primera hora bien vestido y con un maletín y se va a trabajar muy pronto», agrega el yerno de la anciana.

Fuentes jurídicas han aclarado hoy que ahora el abogado de la familia ha pedido en el juzgado que se vuelva a instruir el caso como un delito leve de usurpación para evitar que el asunto se dilate, ya que se habían abierto las diligencias previas por allanamiento de morada.

Juicios rápidos por usurpación

La Comisión Provincial de Policía Judicial acordó hace dos meses promover la celebración de juicios rápidos por delito leve de usurpación referidos a okupaciones de inmuebles por los trámites previstos en el Artículo 964 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, siempre que haya sido posible la identificación de los ocupantes, según el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). El nuevo procedimiento se puso en marcha el 1 de mayo.

Según lo dispuesto, será el juzgado de guardia del órgano judicial el que se encargará de forma inmediata de enjuiciar los delitos leves de usurpación, lo que permitirá reducir considerablemente los tiempos de respuesta.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s