Alfaz del Pi

Manfred Weber: «La Comisión Europea tiene que sacar tarjeta ya a Sánchez para evitar un desastre económico en España»

ENTREVISTA AL PRESIDENTE DEL PPE

PREMIUM

Actualizado Domingo, 5 junio 2022 – 22:40

Ver 13 comentarios

El nuevo líder del Partido Popular Europeo considera que «el mayor riesgo para los fondos europeos es Sánchez, no Draghi y otros»

Manfred Weber: "La Comisión Europea tiene que sacar tarjeta ya a Sánchez para evitar un desastre económico en España"
PPE

El nuevo presidente de la principal fuerza política de la UE, el Partido Popular Europeo (PPE) se precia de sus orígenes modestos: «Crecí en un pequeño pueblo de Baviera sin ningún privilegio». Él mismo sirve agua en la sala del centro de congresos de Rotterdam donde recibe a EL MUNDO y no sólo responde, sino que, fuera de micrófono, también pregunta. Quiere ejercer a fondo su nuevo cargo y no le gusta basarse sólo en informes partidistas. Manfred Weber (Niederhatzkofen, 1972) dirige, pese a la pérdida de gobiernos de los últimos años, «la mayor familia política» con 81 partidos de 43 países, incluidos la CDU alemana, el PP español, los Republicanos de Francia o Forza Italia.

¿ Cuáles son sus objetivos para el PPE?Demostrar que en tiempos de crisis somos más necesarios y tenemos una posición fuerte. Somos el mayor grupo político del Parlamento Europeo. Tenemos dos de tres presidentes de las instituciones europeas (Comisión Europea y Parlamento Europeo) en nuestras filas y somos también el partido de los representantes locales, desde alcaldes a gobernadores regionales como sucede en España. Tenemos los pies en el suelo, porque somos el partidos de los alcaldes. Tenemos que aprovechar nuestro universo de conocimiento de la realidad europea. Sabemos que las próximas elecciones y los próximos años que tenemos por delante no serán fáciles. Y mi objetivo claro es que en 2024, en las próximas elecciones europeas, nadie pueda gobernar contra nosotros en el Parlamento Europeo. Llegamos de nuevo a la cita como la mayor familia política de Europa.¿Por qué han perdido tantos gobiernos en los últimos años?Siempre hay subidas y bajadas. Eso es normal en el ciclo político. Nos ha pasado en España y en toda Europa. Pero ahora tenemos por delante unas elecciones prometedoras para nosotros. Las habrá en Suecia dentro de unos meses. También en Finlandia donde nuestro candidato saca distancia en las encuestas y tiene una oportunidad de volver al Gobierno y ser primer ministro. Habrá una rotación en Irlanda y en diciembre tendremos también un primer ministro del partido en ese país. Además, cuento mucho con las elecciones españolas. Estoy seguro de que Alberto Núñez Feijóo será el próximo presidente del Gobierno.¿Con qué ideas afrontan la crisis?Tenemos que conciliar las aspiraciones de todos. Por ejemplo, no podemos hacer el cambio climático contra el empleo con las propuestas irrealistas e ideológicas que presentan los socialistas y que dañan nuestra competitividad.¿Cuál es su alternativa?Queremos la descarbonización, pero no la desindustrialización en nuestro continente. Estamos ante un riesgo muy serio, porque sin una economía fuerte estamos perdidos. Por supuesto que queremos vivir en un mundo más limpio, pero con empleo y sueldo decente. Tenemos que salvar los puestos de trabajo y queremos combinar el cambio climático con la inclusión laboral y solucionar la división que hay entre los jóvenes.¿A qué se refiere?Vemos por un lado jóvenes que se manifiestan en distintas partes de Europa en los llamados Viernes para el Futuro en defensa del medio ambiente y creo que ahí hay que ser ambiciosos. Pero, por otro, vemos una generación joven que está buscando trabajo y no quiere terminar como una generación perdida de nuevo. Hay que evitar en esta crisis otra generación perdida como la que tuvimos hace 10 años. El PPE está para unir ambas inquietudes. Eso es lo que hacemos. Y no estamos impulsados por la ideología. Somos pragmáticos. Somos el partido del cómo y somos también, por cierto, el partido del imperio de la ley. El que construye puentes. Lo que no necesitamos es a populistas que dividen a las sociedades.¿Da por cerrado el caso de Víktor Orban en el PPE?Sí. El capítulo de Víktor Orban fue cerrado por mi antecesor en el PPE, Donald Tusk, que es un luchador por la libertad y voy a conservar ese legado. La derecha populista no es la respuesta para la UE. El partido de la señora Le Pen en Francia hacía campaña contra la adhesión de países del Este en la UE y hemos sabido que ha recibido millones de dinero sucio de Putin. Es una vergüenza.El ministro alemán de Hacienda, Christian Lindner, ha declarado a EL MUNDO que la estrategia alemana de los últimos años con Putin ha sido un error ¿Está de acuerdo?Fuimos ingenuos, sin duda. Europa fue ingenua. Y una de las lecciones que tenemos que aprender es que deberíamos escuchar con más atención a nuestros países de Europa Central y Oriental y a nuestros socios del área, porque fueron muy francos. Siempre nos advirtieron los bálticos, los rumanos o los polacos. Nos advirtieron sobre los planes rusos y en Berlín, en París, en algunos países occidentales, los dirigentes políticos no escucharon. Ésa es la primera lección. El segundo punto es que, personalmente, después de la anexión de Crimea en 2014, siempre tuve claro que había que ser duro y fuerte con Rusia. Y creo que nuestro enfoque fue demasiado débil. Yo mismo s.iempre estuve en contra de Nord Stream 2, que es un símbolo de ingenuidad. Seguimos con las relaciones comerciales como siempre y ahora vemos la realidad. Todo lo que ha pasado nos obliga a estar unidos y decididos en nuestra respuesta a la agresión.Su antecesor, Donald Tusk, fue crítico con los pactos del PP con Vox ¿Qué opina?Nuestro partido es de centroderecha y si tiene que pactar con la derecha populista hay que verlo caso por caso, porque no se puede comparar un país con otro. Por ejemplo, en Austria, la cooperación con el FPÖ fue normal. Se formó incluso una coalición. En cambio, en Alemania la cooperación con la AfD es impensable, porque son neonazis y pactar con neonazis es una línea roja. Hay que hacer una evaluación sobre el terreno y decidir lo que es posible también en España. Veo que el Gobierno en Andalucía ha logrado un esquema de funcionamiento en el que puede gobernar en minoría con políticas de centroderecha, pero la cuestión de los pactos es algo que hay que decidir a nivel local.¿Qué le parece la gestión económica del Gobierno de Pedro Sánchez? ¿Es un problema para la Eurozona?Éste es un asunto gravísimo. Sinceramente, estoy harto del reparto de tareas en el euro. Los socialistas gastan y, cuando la economía se derrumba, entonces los populares tienen que reconstruirla. Ése fue el caso con Mariano Rajoy y también fue el caso de Kyriakos Mitsotakis en Grecia después de Tsipras. Esto es inaceptable.¿Y qué va a hacer?Exijo a la Comisión Europea que vigile lo que está haciendo Sánchez en España. Eso es lo que pido con toda claridad. La Comisión tiene que sacar tarjeta ya a Sánchez para evitar un desastre económico en España. No podemos aceptar en la UE otra crisis económica en España. Hay que ver cómo gasta el Gobierno de Sánchez el dinero del Fondo de Recuperación y Resiliencia que, subrayo, es un gran esfuerzo de solidaridad europea. El PPE, junto con los socialistas y los liberales, luchamos juntos por que se acordara este mecanismo de solidaridad en los tiempos del coronavirus. Por eso, es extremadamente importante garantizar la buena aplicación y el gasto de este dinero. De lo contrario, nos arriesgaremos a perder esta solidaridad para la próxima crisis. Fue difícil convencer a los finlandeses y holandeses, a los políticos de todos los partidos, de gastar tanto dinero a nivel europeo. Pero lo conseguimos y el PPE contribuyó a ello. Sólo podremos pedir solidaridad en la próxima crisis si esta vez demostramos que este dinero está bien gastado. Nos preocupa mucho la ejecución en España. Por eso, hay que supervisar qué está haciendo Sánchez. España es demasiado importante para Europa y la economía española es demasiado importante para el euro.¿Cree que si España e Italia fracasan en la ejecución de los fondos europeos, no habrá más solidaridad en el futuro?Es que hablamos del dinero de los contribuyentes. Hablamos del dinero de la gente. Tienen que pagar impuestos por esto. Y si no se les puede mostrar que esto realmente tiene un resultado positivo, se convierte en un problema. En Italia vemos una tasa de crecimiento y una disposición a reformar el país y a estar a la altura de los desafíos del momento. Eso no es lo que veo actualmente en España. Veo un planteamiento de izquierdas, incluso ideológico. Me han dicho que en la celebración del aniversario de la entrada de España en la OTAN, Unidas Podemos no estuvo presente cuando lo necesario ahora es reforzar el vínculo transatlántico y la seguridad europea.El PP se queja de que la Comisión Europea está siendo demasiado blanda y eso lo puede sufrir el próximo Gobierno en España…Es verdad que no se ha activado el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y aún estamos con el enfoque de la pandemia, pero el PPE será claro y Sánchez debe ser consciente de que pondremos el dedo en la llaga. Compartimos con Sánchez que era necesaria la solidaridad. Angela Merkel y el Consejo Europeo decidieron incluso una forma de eurobonos por primera vez y fue un gran paso. Lo hicimos juntos. Pero ahora hay que demostrar si esto funciona. El mayor riesgo para los fondos europeos es Sánchez. No es Draghi, no son otros, es España. Por eso vamos a estar encima.¿Da por resuelta la crisis en el Partido Popular?El PP tiene en Alberto Núñez Feijóo un líder fuerte ahora. Veo mucha motivación. No quiero ocultar que no ha sido fácil para nosotros y hubo dificultades en los últimos meses, pero agradecemos a Pablo Casado su servicio y vamos a abrir un nuevo capítulo. Mi sensación es que el PP mira hacia el futuro y que ha encontrado un buen líder.¿Qué papel prevé para el PP en el nuevo PPE?Cuento con los españoles. Para mí es un pilar clave. Tuve la oportunidad de conocer a Alberto (Núñez Feijóo) en Santiago de Compostela hace unas semanas y fue un gran intercambio de opiniones tras su elección y me gusta porque lo que planteó es que el PP es un partido de centro. Alberto transmite que es un hombre que puede hacer las cosas, en el que se puede confiar. La gestión está en el ADN del PPE y en no dejarse llevar ideológicamente por seguir a otros. Simplemente hay que confiar en uno mismo y la capacidad para gestionar las cosas. Por eso, para la familia del PPE, las elecciones en España son unas elecciones clave para demostrar que nos estamos recuperando en uno de los grandes países de la Unión Europea. Feijóo será capaz de hacerlo y nosotros estamos comprometidos con él.