Benidorm

MARILUZ NOS HABLA DE SU PADRE: SIMEÓN NOGUEROLES, FOTÓGRAFO

Considero a Simeón el primer fotógrafo de Benidorm, por lo menos el más antiguo. Falleció hace 20 años. Tenía 86 años. Su hija nos va a trazar una semblanza de su figura.

UNA ENTREVISTA DE MANOLO PALAZÓN

Periodista: Buenos días, Mariluz. ¿La familia de tu padre de dónde procede? ¿Sois de Benidorm?

Mariluz: Mi padre procedía de La Vila; bueno, nació por circunstancias en la Unión de Murcia (su padre trabajaba en Telégrafos y era itinerante); mi madre era de Valencia.

Periodista: ¿Nos puedes hablar de su juventud, y de su trayectoria profesional?

Mariluz: Vivió un tiempo en Denia, donde ingresó en la banda municipal de aquella ciudad; mi padre tocaba el bombardino. Con menos de diez años, la familia se estableció en Benidorm (aquí también tocó durante unos años en la banda). A los 16 años se fue a hacer el servicio militar; al poco tiempo estalló la guerra civil. Como estaba en el bando perdedor, sufrió un interminable calvario de cárceles y campos de concentración; algunos de sus amigos se marcharon al exilio, pero él prefirió quedarse en España. Siempre decía que no quería tener hijos para que no sufrieran lo que él sufrió; menos mal que mi madre se empeñó y nací yo, hija única. En uno de esos campos de concentración, en Getxo concretamente, se ofreció para tocar en la misa; le cayó en gracia al cura de turno, y su estancia allí mejoró sensiblemente. Otra anécdota: no podía trasladarse de un sitio a otro hasta que Pedro Zaragoza, su amigo, le consiguió una especie de salvoconducto.

Periodista: ¿Qué me dices de su trayectoria profesional?

Mariluz: De sus inicios en la fotografía te puedo decir que compró una cámara fotográfica que vio anunciada y un libro explicativo, y así empezó su carrera, con 20 años más o menos. Mi madre le ayudó mucho durante su trayectoria, con consejos, con los revelados, retocando fotos, acompañándolo en los reportajes… Montó su estudio en un caserón que venía de su familia en la esquina de Tomás Ortuño con la calle del Molí. Y allí estuvo trabajando hasta su jubilación.

Periodista: ¿Tenía otro trabajo o se dedicaba solamente a la fotografía? ¿Se podía vivir de esa profesión?

Mariluz: Se dedicó toda su vida a la fotografía. Hacía fotos a todos los que pasaban por Benidorm, figuras muy importantes, como Miguelito Bosé, por ejemplo. Y sí, se podía vivir de esa profesión; puedo decir que mi padre ganó mucho dinero durante su trayectoria como fotógrafo.

Periodista: ¿Recibió algún homenaje o distinción por parte del ayuntamiento de Benidorm o de otros organismos? ¿Algún libro, alguna exposición?

Mariluz: En vida, no. Recuerdo que le dieron una placa, en una cena con las autoridades, en el 91. Y hace un par de años, el ayuntamiento organizó una exposición de fotos en el Museo Boca del Calvari, con mucho éxito. Ese es el reconocimiento más importante que ha tenido, póstumo, por supuesto.

Periodista: ¿Dónde se guardan ahora sus fotografías?

Mariluz: Las fotos que se expusieron en el Calvari las conserva el Ayuntamiento. Yo también tengo bastantes. Mi padre hizo fotos a miles. Pienso que era un buen fotógrafo, tenía verdadera vocación por su trabajo.

Periodista: ¿Algún miembro más de la familia se ha dedicado a la fotografía?

Mariluz: No. Bueno, un nieto se inició en la fotografía, pero no continuó.

Periodista: ¿Crees que mucha gente se acuerda de él?

Mariluz: Los de su generación, por supuesto. Tenía buenos amigos, pero no era muy expansivo ni se vanagloriaba mucho de su trabajo, es decir, no era presumido. En cuanto a los jóvenes, no creo que sepan quién fue Simeón.

Periodista: ¿Alguna anécdota, algo que desees añadir?

Mariluz: Bueno, puedo contar que mi padre y su familia eran vegetarianos. Cuando yo nací, el pediatra recomendó a mis padres que me dieran caldo de pollo, entre otras cosas; a partir de ahí, la familia comenzó a comer carne, pero no mucha; en la actualidad, yo también soy vegetariana en un alto porcentaje.

Periodista: Esto va contigo. ¿Qué piensas de la fotografía en los tiempos actuales, con fotos digitales, con los móviles? ¿Ya no se emplean cámaras fotográficas? ¿No hay trabajo para los profesionales?

Mariluz: Yo guardo muy buen recuerdo de las fotografías de antes. Ahora se hacen muchas fotos con móviles, por aficionados, pero con menos calidad. Para las grandes ocasiones la gente sigue recurriendo a los profesionales.

Periodista: Gracias, Mariluz, por tus declaraciones. Con ellas intentamos reivindicar la figura de un gran fotógrafo.

Mariluz: Gracias a ti.