LA VILA DEPORTES

Palazón canta a la Marina Baixa

LA VILA JOIOSA

Lo más típico de esta villa

son los Moros y Cristianos,

tradición que se remonta

a varios cientos de años.

Es un pueblo marinero

quizá de origen romano.

Iglesia de la Asunción,

centro del antiguo barrio;

muralla renacentista,

monumento visitado,

al lado del Amadorio,

río de caudal mermado;

una torre funeraria

y restos de un santuario;

hasta una playa nudista,

un lugar muy transitado.

Son curiosas sus fachadas,

de colores variados,

su rica gastronomía

y el famosísimo nardo,

así como el chocolate,

en el mundo celebrado.

Principal jurisdicción

en un tiempo ya pasado,

con su hospital, su casino,

con su lonja y su juzgado.

Pueblo que fue de emigrantes,

que buscaban un trabajo,    

para mejorar sus vidas

y descubrir nuevos campos.

Dispone de dos museos,

un auditorio afamado

y la “Casa la Barbera”,

con un parque bien cuidado.

Santa Marta es la patrona

de este municipio honrado:

sus lágrimas derramó,

cuando hicieron el pantano;

eso cuenta la leyenda

de este famoso milagro.

Son muchos los chiringuitos

que brotan por todos lados

en este importante pueblo

del litoral valenciano,

y hay quien se empeña en decir

que el sol luce todo el año. 

No sabemos si es verdad;     

el dicho viene de antaño;     

 la verdad es que en La Vila   

el sol jamás es tacaño;          

ejemplo es “El Paraíso”,         

un lugar privilegiado           

en las afueras del pueblo          

para vivir descansado.