Benidorm

Moldavia eleva la alerta ante el temor de una intervención rusa

VOLVER A LA NOTICIAJanne Kuusela, director de Política de Defensa de Finlandia: «Podemos contribuir a la OTAN, tenemos uno de los ejércitos más fuertes de Europa»

Davo 28/04/2022 

Cuando un político dice cosas comprensibles es un alivio!

T 28/04/2022 

Gracias Finlandia, bienvenidos

INTERNACIONAL

GUERRA EN EUROPA

El gobierno preeuropeo de Chisinau asegura que Moscú quiere «desestabilizar» toda la región

Antenas de radio derribadas en Transnistria.
Antenas de radio derribadas en Transnistria.AFP

PREMIUM

  • JAVIER ESPINOSA Enviado especial Jarkov

Actualizado Miércoles, 27 abril 2022 –

La crisis desatada por la invasión rusa de Ucrania escaló este martes un nuevo peldaño en el proceso de desestabilización regional después de que se reprodujeran los atentados en la región separatista de Transnistria, en Moldavia, y de que la presidenta de este último país, Maia Sandu, ordenara un incremento «del nivel de alerta» y de «seguridad» de las principales instalaciones del país.

La jefa de estado, considerada próxima a las políticas de la Unión Europea y del resto de aliados de Ucrania, acusó a «fuerzas regionales» de poner «en riesgo la paz en el país» sin identificar a los posibles responsable de esta oleada de ataques en el territorio citado, que escapa al control de Chisinau desde que consiguió una independencia de facto en 1992 gracias al apoyo del ejército de Vladimir Putin.

«Rusia quiere desestabilizar la región de Transnistria, lo que sugiere que Moldavia debería prepararse para recibir ‘invitados'», manifestó en un tuit el consejero de la presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak, en referencia a las tropas rusas.

El máximo responsable de Transnistria, Vadim Krasnoselsky, acusó por su parte a Ucrania de los recientes atentados. «Los que dispararon contra el Ministerio de la Seguridad del Estado -que fue alcanzado el lunes por cohetes antitanque- vinieron de Ucrania y volvieron allí», informó la agencia oficial de esa entidad citando a Krasnoselsky.

Las autoridades de esa entidad secesionista han declarado la «alerta roja» y han suspendido los actos que preparaban para celebrar la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial, una de las fechas más destacadas de su calendario. Al mismo tiempo han anunciado un mayor despliegue de sus fuerzas paramilitares y controles en los accesos a las ciudades.

Este martes de madrugada dos antenas de repetición fueron destruidas por explosiones cerca de una aldea controlada por los separatistas, pocas horas después del asalto contra el estratégico edificio ubicado en pleno centro de Tiraspol, la principal ciudad de la franja.

La agencia local informó de un tercer incidente: un supuesto ataque con un dron que lanzó dos explosivos sobre un aeropuerto del área sin causar víctimas.

TERRITORIO AUTÓNOMO

Transnistria se mantiene separada del resto de Moldavia desde la victoria militar que obtuvo en una corta pero sangrienta guerra en 1992, donde las fuerzas paramilitares de esa región fueron secundadas de forma crucial por los uniformados que comandaba el popular general ruso Alexander Lebed, a cuya figura todavía se le rinde homenaje en el museo de Tiraspol -la capital de esta entidad- que recuerda aquella contienda.

Moscú mantiene cerca de 1.500 soldados en Transnistria, que supuestamente actúan como fuerzas de interposición y custodian varios arsenales rusos instalados en la zona.

Sin embargo, hasta ahora tanto Kransnoselsky como la mayoría de las figuras de esa región han intentado mantener una explícita ambigüedad a la hora de expresarse públicamente sobre la guerra en Ucrania a diferencia de otras regiones prorusas como Abjasia y Osetia del Sur, en Georgia, que no han dudado incluso en permitir el envío de «voluntarios» para luchar al lado de Rusia.

Transnistria cuenta con una importante minoría de origen ucraniano casi tan numerosa como la rusa y siempre ha mantenido estrechos lazos con Ucrania.

La inestabilidad en Transnistria podría extenderse rápidamente al resto de Moldavia, uno de los países de la zona donde la influencia de Moscú es más significativa. Moldavia, uno de los países más pobres de Europa, se enfrenta a una situación muy similar a la de la vecina Ucrania. la victoria de Maia Sandu en las presidenciales de 2020 frente al aspirante pro ruso Igor Dodon, y la de su formación, el Partido de Acción y Solidaridad, en las legislativas de 2021 -que le permitieron obtener la mayoría absoluta en el Parlamento- establecieron una situación única en el escenario político local dominado por primera vez desde su independencia por el sector por europeo.

UNIÓN EUROPEA

Sandu ha expresado su deseo de que Moldavia se una a la Unión Europea, una posición que provocó la reacción de Moscú, que por boca de su viceprimer ministro, Dmitry Rogozin, advirtió que esa decisión tendría «serias consecuencias». La invasión de Ucrania propició que la jefa de estado moldava pidieran en marzo el ingreso de su país en la OTAN:

Pese al llamamiento de Sandu a sus fuerzas de seguridad, los expertos dudan sobre la capacidad de los uniformados leales a Chisinau para enfrentar una explosión de violencia a gran escala o incluso para frenar cualquier acción contra su territorio.

Los expertos recuerdan que un hipotético conflicto en Moldavia arrastraría con gran probabilidad a Rumanía -miembro de la OTAN- que considera al primer país como una especie de miembro de su familia ya que comparten lengua y lazos históricos.

El analista político rumano Radu Magdin reconoció que la hipotética inestabilidad de Moldavia supondría «una amenaza obvia para los intereses estratégicos» de Bucarest. «La comunidad internacional no debe tomar estos acontecimientos a la ligera, son parte de un esfuerzo concertado hacia una escalada militar», opinó a través de WhatsApp.

Ucrania viene alertando desde hace días sobre una hipotética operación rusa para desestabilizar Transnistria y forzar al territorio secesionista a unirse a la acometida de Moscú abriendo un segundo frente que amenazaría la seguridad de la estratégica ciudad costera de Odesa.

El pasado 11 de abril el responsable regional de Odesa, Serhiy Bratchuk, acusó a Moscú de preparar una «provocación» en esa región moldava. «Lo sabemos todo», añadió.

El propio presidente Volodymyr Zelensky afirmó días más tarde que la opción de que Transnistria se sume a la acometida rusa no es ni mucho menos una hipótesis descabellada, especialmente después de que uno de los responsables militares rusos reconociera que su objetivo es ocupar todo el este de Ucrania y conectar el Donbás con Crimea y finalmente Transnistria.

El mismo uniformado aludió a la supuesta «opresión de la población de habla rusa» que se registra en esa región, el mismo argumento que ha usado el presidente Vladimir Putin para justificar su arremetida contra Ucrania.

Categorías:Benidorm, Uncategorized