La Nucia

Palazón.Canta a la Marina Baixa

LA NUCIA

Su nombre viene del árabe:

significa “delicioso”.

Surgió como municipio

en mil setecientos ocho.

Es sede universitaria

con un programa ambicioso.

Sus calles están cuidadas

con esmero primoroso.

Tiene un lavadero antiguo

y posee, sobre todo,

un Auditori imponente

que se ha hecho muy famoso

por conciertos y teatros     

que asombran a los forofos.

Y el llamado “Sindicat”,

espacio maravilloso

para charlas, para cursos,

modesto, pero espacioso.

Tiene una bonita iglesia, 

disfrute de los devotos,

de la Concepción Purísima,

que es del siglo dieciocho.

Y una ermita en medio el campo,

de los senderistas gozo;       

está en el Captivador, 

un paraje deleitoso.

Y desde el monte Calvario

se puede ver el entorno.                   

No podemos olvidar

lo que resulta notorio: 

hasta diez centros sociales

que ha creado el consistorio

en estos últimos años

para el solaz y el reposo,

para fiestas y reuniones 

que no exigen protocolo. 

Celebra múltiples fiestas    

que a todos procuran gozo:           

de San Vicente Ferrer,        

 un predicador famoso;

y las Fiestas Patronales

desde el catorce de agosto;

y la de la Carta Puebla        

que no olvidamos tampoco.        

A las afueras del pueblo,

los turistas más curiosos

ven la Font de la Favara,

que es un rincón delicioso

para pasar un buen día

convivencia y buen rollo.

Y es la ciudad del deporte:

el nuciero está orgulloso,

ya que sus instalaciones

procuran, en tiempo de ocio,

ejercicio sano y gratis.Por eso también lo nombró.