Benidorm

Urge pensar una categoría de miembro para Ucrania

PREMIUM

Actualizado Sábado, 23 abril 2022 –

Vista de los daños causados por los bombardeos en Bucha.
Vista de los daños causados por los bombardeos en Bucha.MIGUEL GUTIÉRREZEFE

En tiempos de crisis (y más aún de guerra) hay que dar respuestas imaginativas, no burocráticas. Hay algunos que lo intentan. Y otros que lo sabotean con el argumento de que «no se puede», «no se ha hecho antes» o «no sabemos si funcionará». Lo vemos todos los días en lo referente a la provisión de armamento avanzado a Ucrania, el diseño de las sanciones económicas y financieras a Rusia o la búsqueda de fórmulas para reducir la dependencia del gas ruso.

Necesitamos más imaginación, ambición y liderazgo. Ucrania es un país europeo que comparte nuestros valores, que es la condición que establece el artículo 49 del Tratado de la UE para poder solicitar el ingreso. Pero no lo hará nunca (y menos después de la devastación económica provocada por la invasión rusa) si le aplicamos los procedimientos y baremos de ingreso vigentes, que están dominados por la lógica de paz, prosperidad económica y convergencia legislativa subyacente en el proceso de construcción europea. Nada que objetar a esa lógica, basada en la genialidad de Jean Monnet y los padres fundadores a la hora de articular ese híbrido que somos entre el estado-nación y la organización internacional. Pero no hay olvidar que si esa Europa se pudo (re)construir de forma pacífica y prosperar económicamente en este inédito formato supranacional fue bajo el paraguas de seguridad proporcionado por EEUU y la OTAN. Ahora las cosas son (radicalmente) distintas, así que no podemos seguir actuando igual.

Urge pensar una categoría de miembro para Ucrania, pero de la cual se puedan beneficiar otros estados candidatos de los Balcanes que también sufrieron una guerra y con los que, trágicamente, pese a los años transcurridos no hemos sido tampoco capaces de encontrar una fórmula que satisfaga sus ambiciones europeas. Hoy por hoy, nuestro pensamiento es binario: tenemos estados miembros de la UE y estados asociados a la UE que son candidatos a la adhesión. Quizá necesitemos una categoría intermedia que invierta los términos y permita a los candidatos a la adhesión ser miembros asociados a la UE. Es extraño que Putin tenga más claro que nosotros que la UE no es una organización económica. Su feroz respuesta a la decisión ucraniana en 2014 de buscar un acuerdo de asociación con la UE (materializada en la anexión de Crimea y la secesión del Donbás) deja claro que no somos un objeto geopolíticamente inane. Y sin embargo, seguimos actuando como si fuéramos un club de golf.

Categorías:Benidorm, Uncategorized