Uncategorized

Feijóo caza a Sánchez y la mayoría lo ve ya como el próximo presidente

El líder de los populares arrebata más de medio millón de votos a Sánchez

PREMIUM

Actualizado Domingo, 17 abril 2022 –

Ver 48 comentarios

Alberto Núñez Feijóo ha dado un vuelco a las expectativas electorales del PP, que con el subidón que ha experimentado en estas semanas se encuentra empatado con el PSOE en la disputa por la primera plaza. Y más allá de esta foto del momento, cada vez son más los indicadores que dibujan un clima de opinión con el PP al alza.

Apenas una semana después de haber tomado oficialmente las riendas del partido -el sondeo se realizó del 5 al 7 de abril-, los populares de Feijóo han recuperado casi todo el crédito dilapidado en la crisis interna de febrero y serían capaces de romper la dinámica de bloques arrebatando votantes a la izquierda.

Más aún, los españoles sitúan a Feijóo como el líder político con más opciones de ser el próximo presidente del Gobierno, por encima de Pedro Sánchez.

Lo cierto es que desde que el presidente de la Xunta de Galicia confirmó que iba a postularse para liderar el PP, el partido no ha hecho más que remontar. Y ahora, pocos días después de coronarse como nuevo presidente de los populares en el congreso de Sevilla, el acelerón del PP ha sido notable:sube 1,6 puntos en tan sólo un mes, según afirma el Panel del Sigma Dos para EL MUNDO.

Los datos de abril elevan al PP al 25,5% de estimación de voto y se queda a apenas ocho décimas del PSOE, que está en el 26,3%. Con el margen de error de la encuesta, los dos principales partidos están en cifras de empate técnico por la primera plaza, aunque la tendencia es clara. De hecho, la proyección de escaños es de 106 para los socialistas y 105 para los populares. Están prácticamente igualados.

El PSOE sube ligeramente, tres décimas, respecto al Panel del mes de marzo, pero en cambio ve cómo ha desaprovechado la crisis interna del PP para afianzarse como la opción preferida de los españoles. Si en el peor momento de los populares la diferencia entre ambos llegó a alcanzar los 3,8 puntos, el desembarco de Feijóo ha reducido esa ventaja en tres puntos, hasta dejarla en ocho décimas. Y ahora vienen tiempos complicados para el Gobierno por la crisis y el malestar derivados de la alta inflación.

Además de acercarse al PSOE, la otra buena noticia para el PP es que parece haber frenado la sangría de votos a Vox. El partido de Santiago Abascal sigue muy fuerte, con una intención de voto del 17,5%, pero son datos muy parecidos a los que venía mostrando a principios de año, antes de que estallara la crisis del PP. Porque en pleno derrumbe de Casado y de disputa con Ayuso, Vox llegó a dispararse hasta el 20,8% de intención de voto. Los de Abascal se situaron entonces a tan sólo 1,8 puntos del PP, un dato crítico para Génova. Ahora esa diferencia es de ocho puntos. En todo caso, el voto de Vox está muy consolidado y el partido se afianza como la tercera fuerza en España, como ya demostró en las elecciones de Castilla y León. Ahora mismo obtendría 63 escaños, que son 11 más de los que tiene actualmente.

Con estas cifras de estimación de voto y de escaños, el bloque de PP y Vox se alzaría con 168 diputados (27 más que ahora), mientras que el que forman PSOE y Unidas Podemos sumaría 131 escaños (24 menos). Este panorama dejaría en una situación muy complicada a Pedro Sánchez, porque necesitaría pactar con prácticamente todas las fuerzas políticas del Congreso que no fueran PP y Vox para construir una nueva mayoría.

Feijóo se acercaría bastante más a la mayoría, siempre y cuando contase con Vox. La presencia del partido de Abascal, sin embargo, restaría a la vez posibilidades de sumar más aliados, como puede ser el PNV. El PP se ve así en la exigencia de sacar una mayoría mucho más amplia que la que arroja esta encuesta para garantizarse llegar al Gobierno.

Y los populares tienen motivos para confiar en que es posible. Porque más allá de la estimación de voto, el sondeo detecta muchas señales que atisban un cambio de ciclo. Para empezar, el PP de Feijóo logra una fidelización del voto en torno al 82%, que es una cifra muy alta, especialmente si se compara con la del PSOE, que está en casi el 74%. Y que supera a Vox, que acostumbra a liderar esta virtud. Eso significa que el partido está fuerte de cara a sus propios votantes y que se encuentra movilizado.

A esto hay que sumarle la transferencia de votos. El PP consigue arrebatar al PSOE un 8,4% de los sufragios que obtuvo Sánchez en 2019, que significa 543.000 papeletas. A la inversa, el PSOE se lleva al 2,7% de los votantes del PP, que son unos 136.200 votos. Esto significa que hay un saldo favorable para los populares que se cuantifica en 407.000 votos. Es una cifra importante porque pasaría del bloque de la izquierda a engordar el bloque del centroderecha.

En cuanto a la valoración de líderes, Feijóo tiene la capacidad de causar una buena impresión en el electorado socialista. Es uno de los motivos que explican que sea el más valorado por los españoles. No aprueba, se queda en un 4,5, pero sobresale por medio punto respecto a Sánchez (4) y tres décimas respecto a Yolanda Díaz (4,2).

El votante del PP le puntúa con un 7,2 y el socialista le da un 4,2, cerca del aprobado. Contrasta con el 2 que le da el simpatizante del PPa Sánchez. Feijóo es además el único líder político que aprueba en un franja de edad. En concreto, recibe una puntuación de 5,6 por parte de los mayores de 65 años. Por un 4,1 que le dan a Sánchez.

Preguntados por quién será el próximo presidente del Gobierno, un 35,5% de los españoles responde que Feijóo, por un 30,1% que dice Sánchez. Esta percepción es mayoritaria entre los hombres, las mujeres y todos los tramos de edad, salvo los jóvenes. Destaca que un 17,4% de votantes del PSOE también lo piensa.

A quien también ha afectado la llegada de Feijóo es a Ciudadanos, que sufre un fuerte retroceso de 1,5 puntos, bajando del 4% al 2,5%. Que el nuevo líder del PP tenga mayor capacidad para abarcar voto de centro daña considerablemente las perspectivas de Inés Arrimadas, que sería una de las principales damnificadas, quedándose en un solo escaño.

Por su parte, Unidas Podemos se mantiene en una línea bastante estable. Hoy está en un 10,6%, que es un porcentaje similar al que mantiene desde hace varios meses y que le reportaría 25 diputados. No termina de despegar, a falta de que Yolanda Díaz dé finalmente el paso de presentar un nuevo proyecto para ser la candidata morada en las próximas elecciones.

De igual modo, Más País consolida un espacio propio del 3,5% que le reportaría siete escaños, y que fortalece a Íñigo Errejón de cara a una supuesta integración en una candidatura liderada por Díaz.

Un 20% de los votantes del PSOE suspende al Gobierno

Los españoles suspenden con rotundidad al Gobierno. Por cada ciudadano que está contento con su gestión, hay dos que están enfadados. En concreto, hay una mayoría del 53,5% que considera que el Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos está haciendo las cosas «mal» (19,9%) o «muy mal» (33,7%). Son la mitad, un 26,8%, los que manifiestan que se está respondiendo «bien» o «muy bien»a las circunstancias. Luego hay un 16,7% que se muestra indiferente y cuya valoración es que «ni bien ni mal». La causa principal de estos malos resultados está en que los votantes del centroderecha dan un balance muy negativo de la situación, pero lo relevante aquí es que éste no se levanta con el diagnóstico que expresan los votantes de la izquierda, donde también hay un creciente clima de desafección. Uno de cada cinco votantes del PSOE (20,2%) está enfadado y suspende a su Gobierno. Es una cifra que equivale a más de 1,3 millones de personas. En cuanto a Unidas Podemos, un 14,3% de su electorado también es muy crítico. En contraposición, un 52,6% de los votantes socialistas y un 60% de los morados están más que satisfechos.

Categorías:Uncategorized