Alfaz del Pi

En este mapa puedes ver cómo sería un impacto nuclear en cualquier lugar de España

El proyecto del historiador de armas nucleares Alex Wellerstein permite comprobar el alcance y consecuencias que tendría la detonación de diferentes bombas nucleares en cualquier punto del planeta, incluyendo las más potentes del arsenal de Estados Unidos (B83) y Rusia (Bomba del Zar)

Las apocalípticas consecuencias del impacto de la Bomba del Zar rusa en Madrid.
Las apocalípticas consecuencias del impacto de la Bomba del Zar rusa en Madrid. FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT) CORTESÍA DE NUKEMAP DE ALEX WELLERSTEIN.

CREADAÚLTIMA ACTUALIZACIÓN22-03-2022 | 10:03

¿Cómo sería una detonación nuclear en la ciudad en la que vives? Una década antes de que Putin amenazara de forma no muy velada al mundo con el uso de su armamento nuclear, el historiador de armas nucleares Alex Wellerstein puso en pie un proyecto con fines educativos que permite hacerse una idea del alcance y las consecuencias que tendría una detonación nuclear en cualquier lugar de España o de cualquier otro país del planeta. Este mapa interactivo se llama NUKEMAP.

Noticias relacionadas

NUKEMAP funciona con la tecnología del proveedor de mapas MapBox y la API para mapas Leafleet. Wellerstein codificó y adaptó los viejos modelos de la Guerra Fría a lenguaje JavaScript para que Leafleet pudiera aplicarlos mientras que los datos sobre densidad poblacional provienen del Centro de Historia de la Física del Instituto Estadounidense de Física. Con estas herramientas, NUKEMAP permite al visitante escoger cualquier lugar que sea de su interés para comprobar los devastadores efectos de una explosión nuclear, incluyendo una estimación del número de vidas que se llevaría por delante.

¿Cómo se usa NUKEMAP?

El visitante debe colocar el marcador indicando el lugar de la detonación donde quiera satisfacer su curiosidad o introducir una localidad en el buscador de NUKEMAP para que el mapa le ubique allí.

Una vez escogido el lugar, se puede introducir el número de kilotones (un kilotón equivale a la explosión producida por mil toneladas de TNT) que señala la potencia de la explosión o escoger entre una serie de parámetros predefinidos de acuerdo con el armamento nuclear conocido. Desde las más pequeñas, como la llamada Davy Crockett equivalente a 20 toneladas de TNT y que es la bomba nuclear más pequeña creada por Estados Unidos, a las más grandes caso de la Bomba del Zar, el monstruo que la Unión Soviética detonó en 1961 con una potencia de 50 megatones. Entre medias, las de Hiroshima (15 kt) y Nagasaki (20 kt), las de otras potencias nucleares como Corea del Norte, Francia o India o la B83 de 1,2 megatones que es la más potente del ejército estadounidense, entre un total de 33 opciones.

Otras opciones básicas que se pueden configurar son establecer si la detonación se produce en la superficie o en el aire, incluir el número de bajas y el alcance de la lluvia radioactiva.

Las opciones avanzadas de NUKEMAP son de carácter mucho más técnico y permiten modificar otros parámetros de la explosión como la altura exacta a la que se produce o los relacionados con la presión ejercida por la onda expansiva, con los anillos de radiación termal en torno a la detonación y con los de radiación ionizante o la velocidad del viento que condiciona hasta dónde llega la lluvia radioactiva, entre otros.

Así sería la explosión de la Bomba del Zar rusa en Madrid

Con NUKEMAP configurado, en este ejemplo, para la detonación de una Bomba del Zar de 50 megatones en el centro de Madrid, veamos qué sucedería.

El primer anillo representa la radiación liberada por la explosión. Tiene un radio de 3,14 kilómetros y abarca un área 30,9 km² en la que el 15% de los supervivientes moriría de cáncer en solo un mes. Esta superficie comprende, de norte a sur, desde Ríos Rosas hasta Arganzuela y, de este a oeste, desde los límites de la M30 hasta el inicio de la Casa de Campo.

Los dos primeros anillos muestran el alcance de la radiación y la bola de fuego generada por la explosión.
Los dos primeros anillos muestran el alcance de la radiación y la bola de fuego generada por la explosión. FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT) CORTESÍA DE NUKEMAP DE ALEX WELLERSTEIN.

Claro que para que sobrevivir a la radiación sea un problema, primero hay que sobrevivir a la bola de fuego generada por la explosión. Este segundo anillo tendría un alcance aún mayor con un radio de 4,62 km y una superficie de 67,1 km² en la que prácticamente todo se vaporizaría al instante. Desde los barrios de Tetuán y Chamartín en el norte de la capital hasta los límites de Carabanchel y Entrevías en el sur. Desde Ventas y, parcialmente, Moratalaz en el este de Madrid hasta gran parte de la Casa de Campo en el oeste.

El tercer anillo en torno a la explosión corresponde al alcance de los efectos de lo que se considera la “explosión fuerte” en torno al lugar del impacto. Presenta un radio de 8,91 km y cubre un área 249 km². El número de bajas en esta área se aproximaría al 100%, pero aquí ya habría algunas posibilidades de sobrevivir de acuerdo con NUKEMAP. En el caso de Madrid, este anillo cubre hasta San Chinarro y Fuencarral en el norte mientras que en el sur ya superaría los límites de la capital alcanzando localidades como la parte norte de Leganés. De este a oeste, desde los distritos de Canillejas y Vicálvaro hasta parte de la localidad de Pozuelo de Alarcón.

El cuarto anillo muestra el alcance de la "explosión moderada" generada por la detonación que alcanza localidades como Arganda del Rey y Torrejón de Ardoz.
El cuarto anillo muestra el alcance de la «explosión moderada» generada por la detonación que alcanza localidades como Arganda del Rey y Torrejón de Ardoz. FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT) CORTESÍA DE NUKEMAP DE ALEX WELLERSTEIN.

El cuarto anillo muestra el alcance de la “explosión moderada” generada por la detonación. En este anillo, la mayoría de los edificios residenciales colapsan, aparecen los incendios y las víctimas mortales aún son muy numerosas. Tiene un radio de 20,7 km que delimita una superficie de 1.350 km² que excede con mucho la de Madrid. Desde Tres Cantos en el norte hasta Parla en el sur. Desde Arganda del Rey y Torrejón de Ardoz en el este hasta Villafranca del Castillo y El Palancar en el oeste.

El alcance de la “explosión ligera” tras la detonación nuclear se muestra con un quinto anillo con un radio de 54,3 km y una superficie de 9.270 km². Todos los cristales reventarían, por ejemplo, y el número de heridos sería alto. Estos efectos se sentirían en localidades tan al norte como Bustarviejo o Cabreira y Ocaña en el sur. Al noreste alcanzaría a Guadalajara y al oeste Navas del Rey y Valdamaqueda.

La Bomba del Zar detonada en el centro de Madrid arrasaría con la mayor parte de la comunidad.
La Bomba del Zar detonada en el centro de Madrid arrasaría con la mayor parte de la comunidad. FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT) CORTESÍA DE NUKEMAP DE ALEX WELLERSTEIN.

El último de los anillos muestra el alcance de la radiación termal, capaz de provocar quemaduras de tercer grado, en un área de 11.300 km² que corresponde a un radio de 60 km desde el epicentro de la explosión. Cubriría desde localidades como Cervera de Buitrago y Lozoya en el norte hasta Bargas en el sur, a solo diez kilómetros de Toledo. Desde Armuña de Tajuña o Albares en el este a San Martín de Valdeiglesias en el oeste.

El número estimado de muertos por la explosión de la Bomba del Zar en Madrid sería de 3.841.300. El de heridos, 1,247.520.