Altea

LOS POEMAS PALAZÓN A LA MARINA BAIXA-HOY BOLULLA

BOLULLA

Cuando viajó por allí,

el gran escritor Miró,

en algún libro nos cuenta

que el pueblecito no vio,

al pie de la Peña de Oro

-como así se la llamó-

pues, tranquilo y silencioso,

sin darse cuenta, siguió.

Una alquería fue su origen,

que el rey Jaime conquistó,

decretando acto seguido

de moriscos la expulsión:

son las cosas que se hacían

en tiempo que ya pasó.

Son pocas casas, dos bares,

una plaza bajo el sol,

la iglesia de San José

de muchísimo valor:

es del siglo dieciocho

y entera se restauró.

Eso sí, en lo que destaca

-no lo digo solo yo-

es en hermosos paisajes,

donde no falta el verdor,

de nísperos los cultivos

y los almendros en flor,

con el agua en abundancia

y montes alrededor.

Bolulla cocina minxos,

para la degustación,

la paella valenciana

y rico “arròs amb fesols”.

Algo que sí se merece

que prestemos atención

es el Estret de les Penyes,

que también se le llamó

el Barranco de Bolulla,

con salto de agua, en función

de si por allí viajamos

en una u otra estación.

Sus gentes viven con calma,

con alegría y confort,

alejados del trajín

de Callosa y Benidorm.

Y hasta inventaron un himno:

De Bolulla som, sí senyor,

nostre poble xicotet;

de Bolulla, i molt honor”.