Uncategorized

Feijóo se desmarca de Pablo Casado y apoyará a Pedro Sánchez para desacoplar el gas de la factura


PREMIUM

Actualizado Sábado, 19 marzo 2022 –

Lo hará por la urgencia energética en la que se encuentra España para ir con una posición de país al Consejo Europeo

Alberto Núñez Feijóo participa este sábado en un acto en Valladolid.
Alberto Núñez Feijóo, participando este sábado en un acto en Valladolid.
NACHO GALLEGOEFE

Los diputados del PP no habían podido fijar posición con Alberto Núñez Feijóo cuando se reunieron en el Congreso, el miércoles, con las vicepresidentas Nadia Calviño,Yolanda Díaz y Teresa Ribera y con el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. De la reunión no salió ni una sola medida concreta por parte del Ejecutivo, ni un acercamiento, ni una agenda de futuro, más allá de la fecha marcada en rojo en el calendario: 29 de marzo. Ese día, el Ejecutivo aprobará un decreto cuyo contenido no se conoce. Los populares, capitaneados por Cuca Gamarra, propusieron rebajar el IVA al 4% y recortar el Impuesto Especial de Hidrocarburos «de forma temporal», así como «deflactar el IRPF para contener la inflación». Pero en ese momento los dirigentes del PP no habían podido consensuar con Feijóo la nueva postura del partido, ahora más enfocado a los pactos con el PSOE.

¿Y qué piensa Feijóo? ¿Cree que debe desacoplarse el precio del gas del resto de la factura de la luz, o toparlo por ley, como propone Pedro Sánchez, aunque sea temporalmente? ¿Llevará España una posición conjunta al Consejo Europeo de los días 24 y 25? La respuesta a todas esas preguntas es «sí». Así lo revelan a EL MUNDO fuentes del entorno del futuro presidente del PP.

«Cualquier sistema que sirva para abaratar el precio de la luz nos parece razonable que se explore y el de la desvinculación del precio del gas y de la electricidad es uno de esos caminos», explican en el equipo del barón gallego. «Nos gustaría en cualquier caso que no se dejara en manos de Bruselas la exclusividad en la toma de decisiones. El Gobierno de España también puede adoptar medidas que de momento están en un cajón. Por tanto seremos tan leales apoyando al Gobierno en Europa como contundentes exigiendo al Gobierno que actúe en España», explican las mismas fuentes.

Sánchez ha emprendido una gira europea, con parada en ocho países, para convencer a los socios comunitarios de que hay que desacoplar el precio del gas del del resto de la energía eléctrica. Los países del sur de Europa lo apoyan, pero Alemania y Holanda son reticentes.

En ese sentido, el PP de Feijóo se desmarca de Pablo Casado y apoyará sin fisuras el plan de intervención de Sánchez, por la urgencia energética en la que se encuentra España. No en vano, el precio del megavatio hora roza los 300 euros en los últimos días, tras haber llegado el 8 de marzo a su récord 544 euros. En septiembre, Casado criticó con dureza las medidas anunciadas entonces por el Ejecutivo para «topar» el recibo del gas. «Exprópiese. Siempre todo este Gobierno lo arregla metiendo la mano en las empresas, el ciudadano o el trabajador», dijo entonces el aún líder del PP. Además, en la proposición de ley que los populares presentaron ese mismo mes para bajar la factura de la luz no se hacía mención a desacoplar el precio del gas del resto de la tarifa.

Ahora la situación económica ha cambiado, y el enfoque del PP también. Los principales dirigentes populares subrayan mucho en los últimos días que el mejor «aliado» económico e internacional que tiene el PSOE es ahora mismo el PP, y no su socio de Gobierno (Unidas Podemos) ni algunos de sus apoyos parlamentarios habituales, como ERC.

«Si el Gobierno busca un pacto político y económico para rescatar al país de esta situación podrá contar con nosotros. Si el Gobierno pretende usar al principal partido de la oposición para mejorar su mala imagen en este asunto, deben saber que en ese camino no nos van a encontrar», advierte el equipo de la candidatura de Feijóo. «Acordaremos» con Pedro Sánchez «para mejorar la vida de los españoles, no para mejorar la imagen del Gobierno, que no es nuestra prioridad», subrayan.

En todo caso, el PP tiene mucho interés en pactar medidas contra el alza de los costes energéticos y, sobre todo, en hacerlo cuanto antes. «Para ayer», ha enfatizado Feijóo. Y toda vez que el dirigente gallego se queja de que el Ejecutivo central tarda mucho en tomar medidas, él ha decidido adelantarse, y ha aprobado «en 24 horas» un alivio a la factura de la luz de las familias más necesitadas de su comunidad autónoma.

El jueves, la Xunta de Galicia lanzó «un bono adicional de 100 euros a 66.000 familias gallegas para que este mes puedan mejorar su posición de pago de la electricidad y de la calefacción». Se trata, según fuentes de la Xunta, de un «complemento» para el bono social térmico, que es un ingreso directo en la cuenta de los beneficiarios. Es una ayuda lineal en base a la renta, de manera que las familias «no tienen que presentarse a ninguna convocatoria ni hacer ningún papeleo», sino que «recibirán el ingreso directamente en su cuenta» a finales de este mismo mes.

El Gobierno está preparando ayudas similares, para ayudar más a las familias con menos renta, pero no las aprobará hasta el citado 29 de marzo. Antes, Sánchez quiere lograr un acuerdo unánime de los socios europeos. Y, tras la llegada de Feijóo, cuenta con el respaldo del principal partido de la oposición. Eso sí, si no lo deja exclusivamente «en manos de Bruselas».

El PP carga contra la ‘comisión fantasma’

El 3 de septiembre, el PSOE Unidas Podemos anunciaron una comisión parlamentaria para estudiar medidas para abaratar la luz. Pero este foro no se ha reunido ni una sola vez, como publicó este diario el viernes. Tenía que llegar a conclusiones en un máximo de seis meses, pero han pasado siete y ni siquiera se ha constituido. Por eso, el PP va a preguntar por ello en la próxima sesión de control al Gobierno, en el Congreso.

Según ha podido saber este diario, los populares tienen pensado exigir una explicación a la vicepresidenta tercera del Ejecutivo, Teresa Ribera. A ella le preguntará el secretario general del Grupo Parlamentario Popular, Guillermo Mariscal «por qué no ha sabido contener el alza de los precios de la energía en España». Y uno de los motivos que aduce el PP es que el PSOE Unidas Podemos ni siquiera se movilizaron en la Cámara Baja en busca de soluciones.

El megavatio hora de electricidad costaba 140 euros en los mercados mayoristas al anunciar la comisión y ahora roza los 300, tras haber llegado a alcanzar los con 544. España Portugal van a proponer ahora desacoplar el gas del resto de la factura, y un tope de 180 euros, en el cual el PP estaría de acuerdo como mal menor, pero quiere más medidas de inmediato.

La comisión fantasma tenía que haber elaborado un plan para abaratar la factura de la luz hasta niveles sostenibles y frenar así las «consecuencias negativas y graves sobre una parte muy significativa de la población y del tejido económico».

En todo caso, el PP buscará un entendimiento económico con el PSOE, ante la situación de emergencia energética. De esta manera, se distanciará de Vox, que se manifestó ayer en la calle, pero se ha negado a la vía institucional. De hecho, han dado plantón al Gobierno y no han querido sentarse en el Congreso a negociar las medidas concretas con los representantes del Ejecutivo.

Categorías:Uncategorized