Alfaz del Pi

La editora que ha boicoteado en directo la televisión rusa: «No creas la propaganda, te están mintiendo»

Urko Gabilondo

Madrid

14/03/2022 

Boicot tv Rusia

Imagen de la acción protagonizada por Marina Ovsyannikova

  • Marina Ovsyannikova, editora en Channel One, lamenta sus años «haciendo propaganda del Kremlin»
  • La periodista ha sido detenida bajo la acusación de «desacreditar a las fuerzas armadas de Rusia»
  • Sigue en directo la Guerra Rusia-Ucrania

El canal público de la televisión rusa Channel One ha sufrido este lunes el boicot inesperado de una de sus editoras. Marina Ovsyannikova se ha colado en la emisión del informativo Vremia y ha exhibido tras la presentadora un cartel escrito a mano en el que se podía leer: «Detengan la guerra. No creas en la propaganda. Te están mintiendo aquí». El mensaje llevaba la firma de: «Rusos contra la guerra».

PUBLICIDAD

La imagen ha sido ampliamente difundida en las redes sociales, que han informado sobre la protagonista de la acción. Ovsyannikova ha sido ya detenida bajo la acusación de «desacreditar a las fuerzas armadas de Rusia», según ha informado el activista por los derechos humanos Pavel Chikov, cuya fundación se va a hacer cargo de la defensa.

El 4 de marzo, Putin firmó una ley que criminaliza la oposición pública o la cobertura de noticias no estatales del conflicto.

Antes de su arresto, sabiendo a lo que se exponía, la editora grabó un vídeo difundido por el medio opositor @OVdelinfo en el que culpa a Vladimir Putin por la guerra y se lamenta de haber trabajado en la televisión pública rusa.

«Lo que está pasando en Ucrania es un crimen y Rusia es el agresor», dice en su mensaje. «La responsabilidad de esta agresión recae en un hombre: Vladimir Putin. Mi padre es ucraniano, mi madre es rusa y nunca fueron enemigos. Este collar muestra (que luce en el video) a Rusia que debemos detener esta guerra fratricida».

El mensaje continúa: «Desafortunadamente, durante los últimos años he estado trabajando para Channel One. He estado haciendo propaganda del Kremlin y estoy muy avergonzada de eso: dejé que la gente mintiera desde las pantallas de televisión y permití que el pueblo ruso fuera zombificado».

«No dijimos nada en 2014, cuando recién comenzó. No protestamos cuando el Kremlin envenenó a Navalny. Simplemente observamos en silencio este régimen inhumano. Ahora todo el mundo se ha alejado de nosotros y diez generaciones de nuestros descendientes no lavarán esta guerra fratricida».