Alfaz del Pi

COMENTARIOS LIBERALES

Opinión

PP – Vox = PSOE

PREMIUM

Actualizado Domingo, 13 marzo 2022

Lo que preocupa al PSOE y aterra a la izquierda y a los nacionalistas no es que Vox suba más o menos, sino que sume con el PP una alternativa, da igual en qué orden

Santiago Abascal, líder de Vox.
Santiago Abascal, líder de Vox.FERNANDO ALVARADOEFE

Casa vez que un dirigente del Partido Popular se ve obligado a explicar sus pactos con Vox, se arrodilla ante el PSOE y su jauría mediática, la misma que canoniza al partido de la ETA, a Podemos y a los golpistas catalanes como socios deseables de Sánchez. Cada vez que, como Mañueco ayer en este periódico, presume de que su programa de Gobierno en Castilla y León no es racista, machista, homófobo o radical, asume que lo que caracteriza a Vox no es la defensa de la unidad nacional (véase su acusación particular contra el golpe de Estado en Cataluña), de la igualdad de los españoles ante la Ley (véase su oposición a las leyes de violencia de género y de memoria histórica), de la independencia judicial (véase su rechazo al reparto de jueces entre partidos políticos) y de los valores tradicionales de España y Occidente, que son la sagrada dignidad de la persona y la libertad para ganarse la vida en un régimen de propiedad privada y bajo la Ley, que, por cierto, es lo que antaño defendía el PP: liberalismo y humanismo cristiano.

Lo que preocupa al PSOE y aterra a la izquierda y a los nacionalistas no es que Vox suba más o menos, sino que sume con el PP una alternativa, da igual en qué orden. Por más que digan que el PSOE se siente cómodo contra Vox, lo cierto es que nunca le ha regalado plataformas mediáticas como hizo el PP de Rajoy con Podemos. No son tan idiotas como para pensar que, si dos fuerzas de izquierda pueden echar del poder a la Derecha, dos de Derecha no pueden echar del poder a la Izquierda. Así que tratan de impedir su unión, que es lo que quieren fervorosamente los votantes de ambas.

En la encuesta de EL MUNDO sobre Ucrania publicada ayer, los votantes de Vox coinciden al 90% con los del PP, y con la mayoría de los del PSOE. Los de Podemos, menos que los de Vox con el PSOE. Los extremistas son sus dirigentes, no la base social. La llegada de Núñez Feijóo no ha debilitado a Vox, al contrario. La razón es que los votantes de Derecha quieren, ante todo, ganarle a la Izquierda; ni a Vox, ni al PP. Lo segundo, lo ha entendido perfectamente Abascal. Lo primero, no rendirse ante el discurso del PSOE, no lo entiende el PP. Así le va.

Es suicida repetir el mantra grotesco de que es preferible perder el poder que pactar con los «populistas», sea eso lo que sea. Pues votarán a Vox, para ganar, con o sin el PP. Eso de «no necesitar a Vox para gobernar» parece idea de Sánchez.