Alfaz del Pi

POEMAS MARINA BAIXA

Por MANUEL PALAZÓN

BENIMANTELL

Es uno de los pueblitos 

del valle de Guadalest,

con quinientos habitantes

dedicados, claro es,

al campo, a la agricultura:

lo que les da de comer.

También tiene restaurantes

esparcidos por doquier,

donde la olleta de blat

la saben muy bien hacer 

con múltiples ingredientes

que se encuentran por doquier.

Y si te empachas, te curan

con rezos y paripé.

Cuatro calles y una iglesia,

dedicada a Sant Vicent,

naranjos y limoneros,

buen aceite, buena miel.

Aconsejable es la ruta

que termina en Guadalest,

pasando por otros pueblos

de turístico interés.

Otra ruta aconsejada

por lo mucho que hay que ver

es bordear el pantano

y después ir a comer;

como recuerdo del viaje,

unos tarritos de miel.

Valles, quiebras y montañas

dignos son de recorrer;

regatos y manantiales

que te invitan a beber;

el cielo azul allá arriba

y todo verde a tus pies.

Como fiestas en el pueblo

puedo contar hasta tres,

que con los santos que cito

tienen todas tres que ver:

en agosto, San Lorenzo;

en enero, San Vicent;

y el Sacramento Santísimo,

que en octubre viene a ser.

Dignas son de mencionar,

también en Benimantell,

unas pinturas rupestres

que al principio no se ven

y que merecen la pena

para gozar y aprender.

Una jornada es bastante

para ver Benimantell.