Benidorm

Cerca de 30 personas inician en Cangas una ofensiva contra el turismo: “No queremos vivir en Sanxenxo”


Quieren exigir a las administraciones públicas límites de visitante

Fran G. Sas

25·02·22 |

Colapso de coches en la Caracola de Donón, en un reciente fin de semana.

Colapso de coches en la Caracola de Donón, en un reciente fin de semana. GONZALO NUÑEZ

Un grupo de unas 30 personas acaba de constituir la “Plataforma de afectados polo turismo” con el objetivo de que las administraciones públicas implanten medidas para contener la llegada masiva de visitantes que O Morrazo sufre sobre todo en verano y lo hace basándose en argumentos como el desorbitado precio de los alquileres ante la falta de oferta o el impacto para el medio ambiente. Paula Costa, Jesús Graña y Daniel Blanco ejercieron ayer como portavoces en la puesta de largo de un colectivo que aspira a sumar a más gente y que anuncia una pronta recogida de firmas “en donde los vecinos se puedan posicionar a favor de medidas de control del turismo. Igual que hay aforos en los teatros también los puede haber en los pueblos. En una villa de 26.000 habitantes no pueden entrar 80.000 personas”, señala Blanco en clara referencia a Cangas.

Esta plataforma, que quiere sumar a más vecinos, alega que solo el 24,8% de los morracenses “obtienen algún beneficio económico del turismo” añadiendo que “la mayoría de nuestros vecinos sufren el turismo, no viven de él”. Califican el turismo masivo de responsable de “convertir a las localidades en villas fantasmas en invierno y escenarios masificados en verano”. Rechazan que el turismo genere empleo “porque son trabajos temporales y lo único que hace es cambiar el tejido productivo cara un trabajo precario. En ciudades como Barcelona o Santiago queda claro que a más turistas, mismo nivel de paro”. Además de criticar que las tiendas de barrio “acaben cerrando por comercios pensados exclusivamente para los turistas”. Aseguran que la gentrificación está “expulsando a los habitantes fuera de O Morrazo” con centros y parroquias muy afectadas por el turismo.

Aseguran, desde el primer colectivo de la comarca contrario al turismo, que la llegada masiva de visitantes “nos resta capacidad adquisitiva a todos”. Apuntan a que el 90% de las viviendas en alquiler en Cangas se destinan solo al periodo vacacional “y el precio sube cada año unas cinco veces el IPC, al tener que competir con los precios que pueden pagar los turistas por 15 días de vacaciones”. Alertan de alquileres por encima de los 500 euros en Cangas “más caros que en Santiago de Compostela”. En cuanto a la venta “la mayoría de familias con dos sueldos no pueden comprar una vivienda y tienen que marchar de O Morrazo”. Alegan que este vaciado de las villas “provoca pérdida de vínculos y debilita eventos culturales organizados por asociaciones”. Sobre la movilidad alertan de que en horas punta, en verano, un vecino de O Hío “puede tardar hasta 50 minutos en llegar a Cangas”.

Paula Costa, que leyó el manifiesto, acusó a los Concellos de intentar buscar más visitantes cada año y sus compañeros incluso se plantearon “el cierre de las concejalías de Turismo”. Lanzan a los habitantes de O Morrazo la pregunta de “¿Quién quiere vivir en un lugar masificado como Sanxenxo?”