Alfaz del Pi

POEMAS DE PALAZÓN.- «BENIARDÀ»

BENIARDÀ 

Como muchos municipios

que abundan por estos lares,

su origen fue una alquería

poblada por musulmanes.

En el siglo diecisiete

consiguió sin más debates,

en buena lid y armonía,

de Guadalest separarse.

Es un pueblo muy pequeño,

de muy pocos habitantes,

de un encanto singular

con parajes naturales, 

con limoneros y pinos

y muy grandes olivares.

Hay montaña por doquiera,

y apartamentos rurales

para descansar a gusto,

lejos de grandes ciudades.

La iglesia de los Dolores,

venerada en los altares,

es del siglo dieciséis,

y que Dios siempre la guarde.

Son dignas de conocerse

por parte del visitante

la Fuente de la Mezquita,

la Font Vella, sus paisajes,

sierras de mucha belleza,

donde nacen manantiales

que riegan sus bellos campos 

y mantienen los embalses.

Es un pueblo de montaña,

con muy buenos restaurantes,

una Casa de Cultura

y gente muy agradable.

Con su feria artesanal

y sus fiestas patronales        

en las cuales la alegría       

procuran que no les falte.

Punto de partida es

para paseos saludables 

por sendas y por caminos,

gozo de los visitantes.

Beniardà tiene la fama

por sus aguas abundantes,

que regala generosa

a los pueblos colindantes.