Alfaz del Pi

Inda: «El PSOE prohíbe por ley el español en Baleares y convierte a los niños en paletos funcionales»

Ver vídeo

Fernando Alonso enseña el mono por el que Pedro de la Rosa le ‘trollea’Salva Ballesta: «Soy el tío con más cojones que hay en la Tierra»

Armengol sucumbe ante las presiones de los independentistas y elimina el español como lengua vehicular

Las entidades catalanistas anuncian movilizaciones si Armengol aprueba que el español sea lengua vehicular

Siguiendo punto por punto la hoja de ruta separatista, el PSOE y sus aliados chavistas e independentistas en Baleares -Unidas Podemos y los ecosoberanistas de MÉS- han votado a favor de que el castellano no tenga reconocimiento de lengua vehicular en el sistema educativo de las Islas Baleares. Este asunto para Eduardo Inda es de una «gravedad infinita» porque significa «la balcanización de nuestro país». La culpa la tiene «esa ‘indepe’ travestida de socialista que es Francina Armengol», advierte el director de OKDIARIO diario en su videoblog.

El Parlament balear aprobará este martes la Ley de Educación de las Islas Baleares, pero no el apartado C del artículo 133, donde se afirma que catalán y castellano son lenguas vehiculares en la educación. Tampoco lo será el catalán, que continuará protegido por el denominado Decreto de Mínimos, que establece que como mínimo se emplee el catalán en la mitad del horario lectivo.

PP y Ciudadanos (Cs) querían salvaguardar el castellano en las aulas en esta ley con su consideración junto al catalán de lengua vehicular y garantizar así un mínimo de clases en esta lengua. Así lo habían solicitado y pactado PP y Ciudadanos (Cs) con el PSIB-PSOE en comisión parlamentaria, pero las presiones de sus socios de MÉS han llevado un día antes de la votación final de este proyecto legislativo a retirar que el castellano tenga la consideración de lengua vehicular.

«Baleares es desde hoy lo mismo que Cataluña. Un padre no podrá elegir educar en castellano a su hijo porque estará prohibido por ley. Esto convertirá a los niños en unos paletos funcionales que no dominarán el español, la lengua de 600 millones de habitantes, pero sí otras lenguas minoritarias que apenas las hablan unos pocos millones. Algo sencillamente tremendo», concluye Inda.