Benidorm

Benidorm vivirá su primera Navidad sin británicos por los gastos en PCR del coronavirus para las familias(Esperemos que Toni Mayor se este quieto)


COMUNIDAD VALENCIANA

Imagen reciente de la playa de Benidorm, con pocos turistas – REUTERS

COVID-19

La Comunidad Valenciana afronta la Navidad con el doble de casos activos de coronavirus que hace un año

Así quedan las restricciones por el coronavirus en Valencia tras la comparecencia de Pedro Sánchez

Listado de las ciudades de la Comunidad Valenciana con mayor riesgo de transmisión del coronavirus

J. L. Fernández

NOTICIAS RELACIONADAS

Benidorm va a ofrecer estas Navidades una estampa inédita prácticamente sin británicos por primera vez desde que se convirtió en su destino referente del turismo en España y convertido en su preferido en todo el mundo. Ha tenido que ser la pandemia del siglo la causa de fuerza mayor que rompa este mercado tan consolidado, por los gastos en PCR y las medidas de seguridad frente al coronavirus vigentes en estos momentos.

«Si una familia de cuatro miembros tiene que hacerse dos pruebas PCR, a la ida a la vuelta, a pesar de estar vacunados, le cuestan más de 400 libras: es inviable». Así resume el freno al flujo de visitantes del Reino Unido a España la secretaria general de la agrupación hotelera de Benidorm y la Comunidad Valenciana, Hosbec, Nuria Montes.about:blankPUBLICIDAD

[Desplome de las comidas y cenas de Navidad en los restaurantes de la Comunidad Valenciana: el 67% no irá]

La exigencia, además, de que los niños deben estar inmunizados también «no es una buena noticia, está complicando muchísimo las cosas y las reservas se cancelan y los touroperadores han suspendido todos los viajes con ese rango de edad, muchos para las vacaciones de Navidad, aunque afecta más en ese segmento familiar a Canarias», añade.

En el caso de Benidorm, todavía no había entrado con mucha fuerza el mercado británico en su conjunto, que en estas fechas no son parejas con niños, sino mayores de 60 años, ya que con las medidas anteriores aplicadas por el Gobierno del Reino Unido en el verano, solo se había empezado a reactivar en septiembre.

«La movilidad es muy complicada», tanto por las normas establecidos en la isla como las decididas en España. «Británicos llegan pocos, aunque los vuelos siguen operando, sin ocupaciones elevadas, y eso obliga a cerrar muchos establecimientos hoteleros», lamenta Montes.

[Mapa del riesgo de propagación del coronavirus en los 542 municipios de la Comunidad Valenciana]

Acerca de cómo se podría paliar o compensar este problema y qué pediría Hosbec a las administraciones, los hoteleros lo tienen claro, resignados al rigor para evitar contagios, pero clamando por un respaldo con ayudas. «Se puede hacer poco con las restricciones, porque la situacion sanitaria se esta complicando mucho en España y Europa, y hay que ser muy prudentes, aunque eso implique cerrar hoteles, pero después de casi 24 meses de crisis, hace falta un plan serio de apoyo económico al sector, porque solo ha tenido facturaciones algo razonables en los meses de julio, agosto y septiembre», subraya la portavoz de Hosbec.

Sin visos de recuperación hasta la primavera

«Ninguna administración se ha tomado en serio apoyar sobre todo al sector hotelero, para que pueda sobrevivir, no vemos recuperación hasta febrerzo o marzo», ha augurado.

En cuanto al bono viaje de la Generalitat Valenciana, Montes indica que «funciona muy bien, pero no es suficiente, no puede proporcionar un volumen para reactivar todo el sector, por la dimension del mercado, con 42.000 camas solo en Benidorm y 200.000 en la Comunidad Valenciana, cuando el bono puede generar unos 100.000 viajes en un año, se necesita el mercado nacional y el exterior, solo con valencianos no hay suficiente turismo».

[Así quedan las restricciones para Navidad y el pasaporte covid tras el último anuncio de Ximo Puig]

De momento, sin datos concretos de la repercusión de esta caída del mercado británico que todavía no se había relanzado por completo, las últimas cifras globales apuntan a que la sexta ola el coronavirus ha causado una debacle con el 40% de ocupación y más de la mitad de la planta hotelera cerrada por las cancelaciones de reservas.