Uncategorized

Sherpa, líder de Barón Rojo: «El comunismo ha sido un mal para la humanidad y aquí tenemos 5 ministros»

ENTREVISTA

“El único partido que les está dando fuerte al Gobierno es Vox. Pues yo voy a votar a Vox”

“El PSOE de Felipe González, comparado con este, era un paraíso”

La izquierda acosa al líder de Barón Rojo por cantar en la convención de Vox

Macarena Olona apoya a Sherpa tras ser linchado por la izquierda: «Ya tengo mis entradas»

José Luis Campuzano Felto (Madrid, 1950) todo el mundo le conoce como Sherpa, el ex cantante, compositor y bajista de Barón Rojo, la mítica banda de heavy metal que arrasó en los escenarios españoles en los años 80. Sherpa es el plato fuerte de las actuaciones musicales que tendrán lugar este sábado en la convención VIVA21, organizada por Vox en Madrid. Sus simpatías públicas por los de Santiago Abascal le han puesto en la diana de la izquierda.

PREGUNTA: Fue anunciar que tocaría en el VIVA21 y le empezaron a llover las amenazas por redes: “Te queda poco en Twitter, fascista”. Y cumplieron.

RESPUESTA: Ya venían arreando desde hace tiempo. Pero lo de Vox ha sido como lo del vampiro que ve la cruz. Y los vampiros que me persiguen me han apeado de Twitter. Es una pena, iba camino de los 30.000 seguidores. No sólo tuiteaba de política o de la actualidad, sino pensamientos míos, comentarios filosóficos. Voy a apelar para por lo menos recuperar esos mensajes. Y luego, si me quieren quitar la cuenta, pues que se la queden. Twitter es un coladero de mala gente.

 P: Desde que mostró públicamente sus simpatías por Vox, ¿sus compañeros de gremio le han dado la espalda?

R: La espalda me la habían dado ya. Pero cuando hablamos del mundo de la cultura en España, ¿cuál es?, ¿el de Almodóvar?, ¿Bardem?, ¿Serrat?, ¿Sabina? No. El mundo de la cultura en España es mucho más extenso que eso. Hay mucha gente de la cultura que no se significa por miedo a la izquierda o porque no le dejan. Gente que no opina como Serrat o Sabina o cualquiera de estos tótems de la cultura. ¿Yo soy un proscrito porque no estoy de acuerdo en cómo lo está haciendo este Gobierno? Pues lo digo: para mí, este es el peor Gobierno de la historia de la democracia. Y con mucho. Es un Gobierno revolucionario y trasnochado. Viene un mesías llamado Pablo Iglesias a salvarnos y llevarnos al comunismo… y termina siendo un falso profeta. El farsante. Dejadnos vivir tranquilos, que lo que queremos es que nuestra familia pueda sobrevivir dignamente, que salgas a la calle y no te violen o te amenacen con un machete los menas. ¿Queréis eso? Pues seguid votando a esta gente.

P: ¿Se puede hablar de inmigración sin ser tildado de facha?

R: Si protestas contra la oleada de inmigrantes ilegales, eres racista y xenófobo. No es una oleada, es una invasión. Y el que diga que no, o está ciego o no le interesa verlo. Si el Gobierno no hace nada y nos siguen entrando a miles por Canarias, se acaban adueñando de Canarias. Llegará el momento en que haya más gente del otro lado que canarios. Es una conquista. ¿Queréis eso? Pues votad socialcomunismo. Vamos a ver, yo soy cristiano. Cristiano seguidor de las enseñanzas de Cristo, no del Vaticano, eso lejos. Trato de tener compasión, misericordia y piedad con el prójimo. Pero estos que vienen ya no son refugiados, no huyen de ninguna guerra. Refugiados eran los que morían en el Mediterráneo, a los que les dediqué una canción [Sueños Ahogados]. Estos vienen en pateras de las mafias, llegan con su buen reloj, su buen móvil, su tabaco, cachas y bien alimentados… eso es para mosquearse, porque sé a qué vienen. A invadirnos poco a poco.

«Hay mucha gente de la cultura en España que no se significa por miedo a la izquierda»

P: ¿Se nota esa invasión?

R: Vaya. En Reinosa [Cantabria], el alcalde tuvo que emitir un comunicado diciendo «eh, un momentito», porque los padres de los alumnos musulmanes exigían que se dejara de poner carne de cerdo en los comedores escolares. Eh, menos lobos. Luego exigirán que nos convirtamos y nuestras mujeres lleven el hijab. Hasta aquí hemos llegado. ¿Es racismo, xenofobia? En absoluto, es defensa propia, de lo tuyo, de tus raíces, de tus costumbres, de lo cotidiano y de tu gente.

P: Una chica de Reus ha denunciado que la violaron por llevar una camiseta de Vox, pero esta vez no se ha oído el yo sí te creo, hermana. ¿Hay víctimas de segunda clase?

R: ¡Por supuesto! Mira lo que ha contestado Irene Montero, esta nefasta señora, que es inaudito que sea ministra. “¡Yo condeno el fascismo!”. Pero si no te están hablando de eso, te están hablando de una violación de una mujer por ser de Vox. Pero, ¿tú eres feminista de verdad? ¿Te importan de verdad las mujeres? Te importa tu prepotencia y que estás ganando un pastón. Esta es la gente que tenemos gobernándonos.

 P: Reventar un mitin a pedradas. ¿Es fascismo?

R: Si yo fuera un legislador, el que tire una piedra se pasa en la cárcel mínimo un año. Es un acto criminal, ¡puedes matar a alguien, tío! Es un atentado con arma. Vas al trullo a trabajar picando zanjas. Me parece terrible. Yo jamás hubiese ido a un mitin del Partido Comunista o de Podemos a tirar piedras a nadie. Puedo decir ‘qué hijos de puta son, qué falsarios, qué aprovechados, qué gente más chunga’, pero no voy a agredirles. Ellos sí, porque son piqueteros, son gente mala. Quien hace eso es malvado. A esos, caña.

 P:¿Intentarán ilegalizar a Vox?

R: Están intentándolo a tope. Es de risa, ya no tienen argumentos. Pero antes habría que ilegalizar al Partido Comunista. Es la ideología que más daño ha hecho a la humanidad, y aquí en España tenemos a cinco ministros que son comunistas. ¡Arriba parias de la tierra! ¿Parias? Con los cochazos que tenéis, cabrones. Y los chaletones. ¿Parias? Jaja.

P: En su repertorio para el VIVA21 está Son como hormigas, donde dice que “si protestas contra el Gobierno, te acusarán de antisocial”. La letra es de 1982. ¿Había más libertad de expresión en la España de esos años que en la de hoy?

R: Sí, y eso no lo niega nadie. Eso es evidente, había mucha más libertad, pero poco a poco se la han ido cargando. Los que se llaman socialistas, de socialistas ahora no tienen nada. Es un partido que ni es obrero, ni es español, ni es socialista. Es el Partido Sanchista. El PSOE de Felipe González, comparado con este, era un paraíso. Con todos sus defectos. Nos van apretando el cuello hasta tal punto que esto parece la revolución chavista, la revolución de Cuba, en donde hay pobreza para todos. Y luego están los privilegiados, la casta. La casta de la que hablaba el impostor, el farsante de Iglesias. Y nosotros seremos los esclavos. Por eso cada vez nos van quitando más libertades.

P: En 1987 escribiste Pico de Oro, una canción en la que hablaba de un personaje típico de la política que Desborda de ambición y nada le detiene, y sabe darle al pico cuando le conviene. ¿Quién es ese pico de oro en la España de hoy?

R: Su máximo representante era el señor Iglesias. Pero también el Monedero, el Errejón, y todos esos niñatos de familias bien que no han dado un palo al agua en su puñetera vida. Pero, eh, vienen a salvarnos. A salvarnos si obedecemos a todas sus consignas y decimos ‘sí amo, sí’. Esos son picos de oro totales. Y si no, lo de Groucho Marx, estos son mis principios y si no les gustan, tengo otros. El caso es forrarme yo. Al final ha sido eso, tener unos sueldazos, ser diputado, estar protegido, tener guardaespaldas. ¡De puta madre!. La Unión Soviética. Vamos a eso, a que el ciudadano no pinte absolutamente nada. En Rusia tú pedías un coche, que eran una mierda, que parecían de cartón, tenías que pedirlo al Estado y tardaban quince años en dártelo. Hay un chiste ruso que me encanta: llega un comisario y dice, oiga, ya le hemos concedido el coche, venga usted a recogerlo dentro de quince años. Y el ruso le responde, ¿puede ser por la mañana?, es que ese día por la tarde me viene el fontanero.

«El PSOE de Felipe González, comparado con este, era un paraíso»

P: A Ronald Reagan le encantaba ese humor soviético.

R: Es que el ruso, el trabajador, ¡no pintaba una mierda! El taxista no te paraba, iba a cobrar los mismos rublos tenga clientes o no. Pero si ibas a Moscú y agitabas unos cuantos dólares al aire, pegaban un frenazo. Y con eso pillaban whisky, y chocolatinas. Ahora vamos a eso, a que comamos lo que dice Bill Gates, las pastillas esas que terminaremos comiendo [hace referencia a las hamburguesas sintéticas que propone el fundador de Microsoft contra el cambio climático]. A alimentarnos con pienso, que los chuletones y los filetones se los comerán ellos. Es Rebelión en la Granja. Orwell se fue espantado de la Guerra Civil de España. Vino a luchar contra el fascismo y cuando vio de qué iba esto dijo tierra trágame.

P: Han anunciado un bono de 400 euros para que quienes cumplan 18 años se lo gasten en cultura.

R: Y en farlopa.

P: ¿Cuánto vale el voto de un joven?

R: Eso se lo dan a quienes cumplen 18 y justo al año siguiente son las elecciones. Y dirán, yo voto a Pedrito, que nos ha dado 400 pavos para que nos fumemos unos porros y nos compremos diez mil litronas. El bonovoto que lo llaman. Es realmente desalentador [hace una pausa y resopla unos segundos]. Pero ya les importa una mierda todo. Que el Tribunal Constitucional haya declarado inconstitucionales los estados de alarma… en cualquier lugar del mundo estarían metiéndose debajo de las piedras. Aquí la respuesta es “sí vale, ¿y qué?”, con chulería. El único partido que les está dando fuerte es Vox. Pues yo voy a votar a Vox.

P: Y le atacan por decirlo.

P: ¡Oh, anatema! ¡Sacad los crucifijos! ¡Va a votar a Vox! Claro que sí, mi voto no es de nadie, yo voto a quien me interesa en cada momento. Voté al PSOE, luego me desengañé y voté al PP. Me desengañé y voté a Ciudadanos. Y cuando me volví a desengañar, ya no voté a nadie. Hasta que apareció Vox. Y ya le he votado dos veces. Y les voy a volver a votar.

Categorías:Uncategorized