Benidorm

El turismo de Benidorm crece ya por la mala situación de la pandemia en otros destinos de América y África

Los buenos datos de la Costa Blanca atraen a turistas que descartan viajar a zonas con escasez de vacunas

Última hora del coronavirus, las restricciones y el plan de vacunación en la Comunidad Valenciana

J. L. Fernández

ALICANTE 

NOTICIAS RELACIONADAS

Uno de los factores que ya está favoreciendo la recuperación del turismo en Benidorm radica -como suele ocurrir en toda crisis global- en la peor situación de otros destinos competidores, en este caso, la pandemia del coronavirus, en los continentes americano y africano, principalmente.

«El virus en países de África y de Suramérica tardará en irse y aquí tenemos unos datos tan buenos que eso nos beneficia», ha señalado Toni Mayor, presidente de la agrupación hotelera autonómica Hosbec. Por el momento, además, hay escasez de vacunas en muchas de estas zonas del planeta y los turistas, obviamente, valoran su seguridad antes de elegir dónde viajan.

Salida de nacionales

No obstante, Benidorm sigue rivalizando con otros destinos donde no se arrastra esta pandemia con tan mala evolución epidemiológica. «Cuando se abran las fronteras, también habrá muchos turistas españoles que se irán fuera, en viajes de media y larga distancia, eso volverá», augura el portavoz empresarial, consciente de que los flujos turísticos se reactivarán en todas direcciones.

A pesar de ese previsible éxodo parcial del turismo nacional, que tan bien ha funcionado este verano quedándose en España y amortiguando en parte la caída del foráneo, Mayor pronostica un «invierno bueno» como en el resto de España, salvo por la «incertidumbre» provocada por la erupción en La Palma.

De momento, más allá de predicciones y conjeturas, los últimos datos de la semana de despedida del verano reflejan todavía un volumen de pernoctaciones alejado del registrado el mismo periodo en 2019, antes de la pandemia, con un 66% de ocupación frente a un 85%-90% o incluso más en septiembre de hace dos años.

Según el análisis de Hosbec, una de las razones estriba en que el turismo familiar que baja en estas fechas tras el arranque del curso escolar no se ha compensado este año con la llegada del segmento senior, debido también al retraso en la adjudicación de los viajes del Imserso.