Uncategorized

Un zoo prohíbe la relación entre una mujer y un chimpancé por el bien del animal

El zoológico de Amberes en Bélgica prohíbe a una visitante tener contacto con un chimpancé para fomentar la integración del animal con su grupo. La mujer dice tener una relación estrecha con el animalhace 20 horas

Un zoo prohíbe la relación entre una mujer y un chimpancé por el bien del animal

Gerard Martí 

Adie Timmermans, una visitante del zoológico de Amberes de Bélgica, lleva más de cuatro años seguidos visitando a Chita, un chimpancé macho de unos 38 años. La mujer dice tener una relación estrecha con el animal, hasta el punto de que se saludan a través del cristal y hasta llegan a enviarse varios besos. Por desgracia para Adie, el zoo citado anteriormente ha decidido poner fin a esta relación de una vez por todas. ¿Por qué se ha llevado a cabo este procedimiento? Los cuidadores del zoo tienen la certeza de que la relación entre Adie y Chita le ha estado causando problemas sociales al animal dentro de su grupo de chimpancés. En otras palabras, debido a la cercanía de Adie, el resto de chimpancés ignoran a Chita y lo consideran como un miembro externo a su manada.

“Por supuesto que estamos felices cuando nuestros visitantes se sienten tan involucrados con los animales, pero el bienestar de los animales es lo primero aquí. Fuera del horario de visita en el zoológico, tiene que pasar 15 horas en su grupo. Queremos darle la oportunidad de ser lo más feliz posible. Cuando Chita está constantemente ocupado con los visitantes, los otros monos lo ignoran y no lo consideran parte del grupo, y eso es importante. Luego se sienta solo fuera del horario de visitas” argumenta el zoológico de Amberes de Bélgica sobre la decisión tomada. Por supuesto, esta decisión no ha sido del agrado de Adie, quien argumenta que ella ama a Chita y que él la ama a ella hasta el punto de que se podría decir que tienen una relación o aventura.

Adie considera que la situación es muy injusta

Amo a ese animal y él me ama a mí, no tengo nada más. ¿Por qué nos quieren quitar eso? A otras decenas de visitantes se les permite tener contacto. Entonces, ¿por qué no yo? Soy socia del zoo desde hace cuatro años. Chita siempre viene a verme cuando me ve. Agita los brazos, me da besos por la ventana. ¿Qué estoy haciendo mal?”, detalla Adie Timmermans para contraargumentar la postura del zoo, quienes no parecen tener la intención de volver a permitir el contacto entre la mujer y el chimpancé. A pesar de su reticencia, Adie admite haber recibido hasta cuatro advertencias por parte de responsables del zoo debido a su estrecha relación con el animal, pero dice que no podía alejarse de él. En caso de que la mujer haga caso omiso a las advertencias, este situación podría empeorar y se le podría prohibir el acceso total al zoológico.

Gerard Martí

Gerard MartíREDACTOR

Categorías:Uncategorized