Benidorm

Leopoldo David Bernabeu Lopez compartió una publicación.

Autocaravana Vivir

Autocaravana Vivir

l20l tde agoSrsptgoohnoemrnlSt osoai lilfaisrt 2sc3e:0fd0tu  · GALICIA RECIBE LA JAPPI EXPERIENCE DE AUTOCARAVANA VIVIR Siete días y mil kilómetros después, vuelvo a pisar España. Entré en Portugal por Ayamonte en Huelva y salgo por A Guarda en Pontevedra. Todo el Algarve y toda la costa occidental han podido ver la JAPPI EXPERIENCE de Autocaravana Vivir paseando con orgullo el nombre de Benidorm. Y aunque siete días son insignificantes para poder hablar con conocimiento de cualquier lugar, cuanto menos de un país, puedo decir que conozco un poquito mejor este pequeño pero gran país, tan cercano y tan distinto al nuestro. Sin duda volveré. Hay lugares como Peniche, Fátima o Braga, que se han quedado en el tintero, la ruta a de continuar. Superadas ya las dos terceras partes de este viaje y con 2.400 kilómetros recorridos, al escribir me invade una sensación extraña. Recordar lo vivido en los dos últimos días me cuesta tanto como si hubiese sucedido hace bastante más. Las horas son tan intensas al viajar de esta manera que todo se percibe de manera muy distinta.En estas últimas 48 horas he cambiado mi rutina tanto como la hoja de ruta con la que salí de Benidorm. Mis caminatas matinales han pasado a ser de medio día, que unidas a las nocturnas para conocer mejor los destinos, superan la media de 20 kmts diarios gastando suela para mostrarte las mejores imágenes de cada destino. Salí de Nazaré bien temprano para llegar muy pronto a Figueira da Foz y desandar la ciudad cuando todavía se desperezaba y ver en primera fila la ribera del río Mondrego y sus cinco lagos. De ahí, y siempre batallando con el Gps para no acabar metido en las insistentes autopistas portuguesas, caminito hacia Aveiro. Circular por las vías nacionales es de los mejores recuerdos de este viaje. Me esperaba la Venecia lusa, que como todas las ciudades del norte que he recorrido, atesoran cascos antiguos de vértigo. El de Aveiro además, lleno de música, magia y mucho ambiente veraniego. Noche fresca como todas desde que abandoné el Algarve y de nuevo en marcha hacia el tramo final del norte de Portugal, haciendo escala en Viana do Castelo, que celebrando sus fiestas Patronales, me sorprendió con sus estrechas calles llenas de puestos de venta, sus gentes con las trajes típicos y una misa al aire libre con más de dos mil personas sentadas. También un puerto singular, unas playas muy interesantes y un casco histórico, en renovación, que denota el gran legado de historia, tradición y leyendas que atesoran estos lugares. La frontera con España me esperaba y hasta Bayona me he venido a pasar la noche, aprovechando la ocasión para visitar su impresionante fortaleza, disfrutar de sus callejones llenos de historia y un atardecer que quita el hipo. Ahí tienes las fotos. Ahora me quedo contemplando la luna llena junto a los acantilados al borde del mar.Última semana de esta JAPPI EXPERIENCE paseando el nombre de Benidorm por toda España.