Uncategorized

Confirman la pena de siete años de cárcel a un padre por abusar de su hija y amenazarla de muerte en Alicante

Los hechos ocurrieron en al menos tres ocasiones y la menor de edad se lo confesó a una amiga en el colegio

D. A.ALICANTE 

Actualizado:19/08/2021 

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana ha confirmado la condena de siete años y nueve meses de prisión impuesta por la Audiencia de Alicante a un padre por abusar sexualmente de su hija menor de edad y amenazarla de muerte si lo contaba.

Los hechos ocurrieron al menos en tres ocasiones, en un cuarto del sótano del inmueble donde residían donde el padre, tras desvestir a la niña a excepción de la ropa interior, le realizó tocamientos en sus genitales por encima de la ropa y, posteriormente, le amenazaba con que si se lo contaba a alguien la mataría.

La Sala ha rechazado el recurso interpuesto contra la sentencia de primera instancia por el progenitor, que alegaba que no se podía tomar en consideración el testimonio de su hija al tratarse de «un relato elaborado con la única intención de perjudicarlo ante la situación de crisis matrimonial en que se encontraba inmersa la pareja».

Sin embargo, para la Sala, la declaración de la menor víctima de los hechos se llevó a cabo según marcan las directrices jurisprudenciales y sin que el padre recurrente «haya logrado individualizar elemento objetivo alguno que nos permita cuestionarla, limitándose sencillamente a ponerla en duda sobre la base de una supuesta manipulación de cuya realidad no solo no existe constanciaalguna, sino que incluso queda contradicha por la propia prueba practicada en el plenario».

Entre esta prueba, cita la prueba pericial realizada y un informe psicológico que concluyó que no había motivos «para informar en falso, ni existe ganancia para terceras personas», ya que ni la menor ni la madre «muestran ningún tipo de motivación externa para hacer una acusación falsa».

Confesión espontánea

De otro lado, destaca la manera «espontánea» en que se descubrieron los hechos: por «una revelación que hace la menor a una amiga, que a su vez lo relata a su madre, quien lo trasmite al colegio, donde la directora y la tutora de la menor lo trasmiten y a la madre de la menor», lo que dio origen a las actuaciones penales.

Por tanto, la Sala concluye que la Audiencia llevó a cabo una valoración «lógica, razonable y razonada de los medios de prueba, legítimamente obtenidos», que se realizaron «con la necesaria inmediación y contradicción», por lo que mantiene la condena impuesta en esa instancia.

Categorías:Uncategorized