Alfaz del Pi

El Voluntariado Social presenta su memoria anual en el Ayuntamiento de l’Alfàs

miércoles, 18 agosto 2021

La pandemia de COVID-19 ha supuesto un reto difícil para la Asociación Voluntariado Social de l’Alfàs del Pi, al restar posibilidades de recaudar fondos y aumentar el número de personas que necesitaban hacer uso del Banco de Alimentos. Así se indica en la memoria de actividades de 2020 presentada hoy en el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, en un encuentro en el que se han dado cita el alcalde, Vicente Arques; las concejalas de Bienestar Social, Marisa Cortés y de Cooperación y Voluntariado, Isabel Muñoz; el presidente del Voluntariado, Antonio Viso; la tesorera de la asociación, Joanna Wilson, y la secretaria de la entidad, Dolores Álvarez.

A pesar de las dificultades, gracias a la colaboración de la sociedad alfasina y al trabajo desinteresado de las personas que conforman esta asociación, el Voluntariado Social ha logrado culminar 2020 cumpliendo sus objetivos. Así lo ha destacado el presidente de la entidad.

La pandemia mundial que irrumpió en 2020 tuvo como consecuencia una merma de ingresos para la Asociación Voluntariado Social, al tener que suspender las actividades en el mercadillo municipal, donde instalan un puesto de ropa, y perder las aportaciones de donantes habituales que regresaron a sus países de origen. Esta situación se palió gracias a la colaboración del Ayuntamiento de l’Alfàs, que firmó una adenda de 10.000 euros al convenio de 2020, y a las donaciones de particulares, colectivos y empresas, que se fueron recuperando poco a poco.

El Banco de Alimentos de l’Alfàs ha funcionado sin interrupción gracias a la valentía de las personas que lo atienden, que han seguido en todo momento los protocolos de seguridad anticovid establecidos por las autoridades sanitarias, y a la solidaridad y generosidad de la sociedad alfasina, que se ha volcado con el Voluntariado Social.

Actualmente esta asociación cuenta con 44 personas voluntarias que dedican gran parte de su tiempo libre a la recogida, clasificación y reparto de ropa y alimentos. Durante 2020 destinaron más de 4.000 horas a estas labores sociales, ya que el puesto en el mercadillo municipal sólo estuvo activo durante 12 semanas.

Antonio Viso preside esta entidad, creada en enero de 2013 con el fin de asistir a las personas en riesgo de exclusión social del municipio. Desde la administración local se valora y respalda públicamente el trabajo eficaz y discreto que desempeña el Voluntariado, un colectivo formado por personas de diferentes edades y nacionalidades a quienes agradecen las miles de horas que dedican al año en esta labor tan importante.

La pandemia de coronavirus ha traído consigo un incremento en la demanda de familias que han hecho uso del Banco de Alimentos y también en el de donaciones, tanto de particulares como de asociaciones de toda índole, colectivos festeros y deportivos, asociaciones de residentes de distintas nacionalidades, agrupaciones de jubilados, centros educativos, empresas, supermercados, comercios… En definitiva, un numeroso grupo de gente de diversas nacionalidades y edades, al que la Asociación Voluntariado Social ha querido dar las gracias y al que ha animado a seguir prestado su colaboración.

Otra consecuencia negativa de la pandemia ha sido la suspensión del proyecto de colaboración que la Asociación Voluntariado Social de l’Alfàs del Pi desarrollaba en el Hospital Marina Baixa, entreteniendo con juegos y manualidades a pacientes infantiles durante los fines de semana. Proyecto que esperan poder retomar en el futuro.