Uncategorized

EL PAIS.-Estamos en una emergencia

Imprimir todoEn una ventana nuevaEL PAÍS .-  Estimado lector:Lo que está pasando con el clima es preocupante. Esta misma semana se ha presentado una revisión científica del IPCC, el panel de expertos de cambio climático de la ONU, con unas conclusiones muy contundentes: el calentamiento global está alterando el planeta a una escala sin precedentes en miles de años y cada vez resulta más evidente la relación del aumento de la temperatura con los fenómenos meteorológicos extremos como olas de calor o inundaciones. La envergadura de los impactos que vienen dependerá de lo que haga la humanidad para frenar el aumento de la temperatura en los próximos años, pero ya se están produciendo algunos cambios que serán irreversibles durante siglos o milenios. Así que hoy no vas a leer muchas informaciones más importantes que esta.

Hace unos días, EL PAÍS mandó a una periodista a Siberia para contar cómo se está derritiendo el permafrost, el “suelo congelado eterno”. Y poco después otro compañero viajó a uno de los enormes campamentos improvisados en la costa oeste de EE UU para alojar a los bomberos que se enfrentan a la plaga de los incendios, agravados por la sequía y las altas temperaturas. Todo esto forma parte de un especial que estamos publicando en verano sobre el impacto del calor extremo en distintas partes del mundo. Aquello de lo que alertan los científicos del IPCC está pasando ahora mismo, delante de nuestros ojos, solo que a veces hay que ir lejos para poder contarlo. En otras ocasiones está mucho más cerca, pero pasa inadvertido, como ocurre con los protagonistas del tercer capítulo de esta serie: los que están en primera línea del calor extremo en España, los más expuestos a temperaturas peligrosas.

En EL PAÍS siempre nos hemos interesado mucho por la crisis climática, pero el pasado octubre lanzamos una sección específica sobre Medio Ambiente y Clima con un equipo de cuatro periodistas especializados para seguir muy de cerca todo lo que ocurra con estos asuntos. No se trata solo de recoger lo que dicen los científicos climáticos, sino también de contar qué está pasando en el mundo y de indagar qué actuaciones se toman realmente para afrontar un desafío tan enorme, con muchas implicaciones económicas y sociales. Como periodistas, es nuestra responsabilidad cubrir de la forma más completa y rigurosa posible esta emergencia climática, pues pocas cuestiones de nuestro tiempo van a tener tanta trascendencia para la humanidad.

Gracias por tu atención.

Categorías:Uncategorized