Uncategorized

Autocaravana Vivir

  · DE CASTELL DE FERRO AL RINCÓN DE LA VICTORIA CON A-HA Y THE CURE. MENUDA JAPPI EXPERIENCE Navegando sobre ruedas prosigo inmerso en esta nebulosa de kilómetros sin destino a la vista. Semanas redactando sueños sobre el papel que duran lo mismo que cualquier capricho de mis objetivos infinitos. Sólo había clara una cosa en este nuevo viaje, era el sur y no el norte el inicio de esta aventura en Autocaravana Vivir. El verano pasado lo inicié por Belchite, lugar de misterios subrayado en mi agenda de las pasiones, y en este lo ha sido Castell de Ferro, escogido al azar entre el deseo de avanzar y el capricho de lo desconocido. Lo más curioso es que era el tercero en la primaria lista de lugares seleccionados, previo paso por Mazarrón en Murcia y la Isla de Lobos en el Cabo de Gata de Almería, nostálgico recuerdo de nuestra primera aventura dentro de “Vivir”. Pero esa es la magia del viaje sin destino, del objetivo efímero, es la salud sin recetas que te regala vivir en esta autocaravana. Castell de Ferro no es más que otro pequeño pueblo pesquero, en la costa granadina al que vale la pena ir, parar y disfrutar de sus vistas, sus playas y su comida. Una noche aparcado junto al mar mirando un cielo tan estrellado que sólo la luz de los solitarios pescadores de la playa te devuelven a la realidad, es el mejor recuerdo que me llevo, junto a la poderosa caminata matinal entre acantilados. Punto y final a un destino, previa redacción de lo vivido, liberación añadida del humilde juntaletras, que permiten abrir el mapa y empezar a soñar despierto una vez más. ¿Cuántos años dirías que tengo?, te doy pistas. Autocaravana Vivir pone rumbo, por consejo de mi padre, hacia el Rincón de la Victoria, él y mi madre, que viene conmigo, estuvieron en este antaño dormitorio de Málaga y hoy destino paradisíaco de sol y playa.Recorremos por la costa los 100 kilómetros que separan ambas orillas, subiendo y bajando los antiguos acantilados que sobreviven como espectáculo visual a lo largo de la N-340, saboreando la vida de Calahonda, Torrenueva, Motril, Almuñécar, La Herradura, Nerja… y escuchando, transportado al olimpo de los dioses, la mejor música de A-ha, The Cure, Depeche Mode o Simple Minds… ¿ya lo sabes?.La necesidad desbordante de libertad se respira en los ojos de los cientos de supervivientes que caminan, corren, juegan y disfrutan del amplio paseo que ata los extremos de las ventosas playas del Rincón de la Victoria, el reino de los chiringuitos con espetos. Por la tarde al llegar, lo descubro en dirección Cala del Moral y después de una noche de suave brisa y felices sueños, hacia Chilches con los primeros rayos de sol, disfrutando la medalla de plata de nuestras campeonas del waterpolo. Un día más, que no un día igual, vivido y disfrutado, de los que pasará al archivo del disco duro y ayudará a evaporar los que sobran, abriendo hueco a todos los que están por llegar.

Empiezo a cogerle el gusto a este viaje de tantas propuestas y lugares inciertos.Esta JAPPI EXPERIENCE con la imagen de Benidorm avanzando con fuerza por España, es algo que debes incluir en tu agenda de prioridades.+8Autocaravana VivirEnviar mensaje

Categorías:Uncategorized