Benidorm

Benidorm ha inscrito su huella de carbono y se le ha otorgado el derecho al uso del sello CO2

La reducción de emisiones conseguida en todos los edificios, instalaciones y vehículos municipales le ha reportado este reconocimiento. 

La resolución del ayuntamiento de Benidorm es reducir aún más las emisiones; un 20% más para 2030

Benidorm ha inscrito su huella en el Registro de Huella de Carbono, compensación y proyectos de absorción de CO2 del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y recibido la correspondiente acreditación con la comunicación del derecho a usar el sello CO2 Calculo – Compenso – Reduzco, firmada por la directora general de la Oficina Española de Cambio Climático, Valvanera Ulargui.

En 2020, Benidorm entró en la selección de ciudades a analizar en virtud de las disposiciones europeas sobre el cálculo de la huella de carbono al disponer de un Plan de Acción de Energía Sostenible (PAES) que contempla tanto el ámbito municipal en sí como la trama urbana de la ciudad y sus acciones e interacciones relativas a circulación y tráfico que se basan en políticas de movilidad en las que este Ayuntamiento también incide.

Junto al PAES y al inventario de emisiones, Benidorm ha desarrollado con posterioridad una fase más avanzada, el Plan de Acción sobre el Clima y las Energías Sostenibles (PACES), que ha confirmado la reducción de emisiones que han pasado de las 475.000 toneladas de CO2 anual a las actuales computadas de 360.000 toneladas. Esto se ha debido a la implantación del gas natural en Benidorm, que supone menos emisiones, a las nuevas medidas implantadas de peatonalización y reducción de velocidad en distintos tramos del casco urbano.

Una de las medidas más decisivas para este reconocimiento de eficiencia energética ha encontrado base en la política de ahorro energético que desarrolla el Ayuntamiento de Benidorm y que ha conseguido una reducción del 40% del gasto en electricidad. Además, Benidorm compra energía verde certificada para el 100% de sus necesidades en alumbrado público y consumo en edificios municipales. Junto a ello, la apuesta por vehículos híbridos y, principalmente, eléctricos con destino a la flota de los Servicios Técnicos del ayuntamiento. La compra de esta energía verde certificada se lleva a cabo a través de la Central de Compras de la Diputación de Alicante.

La resolución del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Benidorm es reducir aún más sus emisiones respecto al primer inventario PACES, manteniendo el compromiso de reducir para 2030 un 20% más.

Para cumplir estas premisas, el ayuntamiento proseguirá su programa de peatonalización y viales de plataforma única buscando mejorar el sistema de circulación blanda, potenciando, también, la implantación del vehículo eléctrico y la mejora de eficiencia con renovables”

Este sello nació con una doble finalidad: demostrar que se ha registrado y refleja el esfuerzo acometido contra el cambio climático. Y se exhibe porque se han definido unos compromisos de reducción cuyos cálculos han sido validados por el MAGRAMA.

Benidorm encamina toda su gestión hacia la mayor sostenibilidad posible y avanzar en el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU número 13: Acción por el Clima.

Aquí se enmarca el Plan Municipal de Acción frente al Cambio Climático que en septiembre será presentado y que está ya concluido, centrado en comprobaciones de legislación.

La Concejalía de Playas del Ayuntamiento de Benidorm ya disponía del Sello nivel ‘Calculo + Reduzco’ de la Huella de Carbono 2018 al haber minorado en cerca del 2% las emisiones de CO2 en las tres playas y dos calas de la ciudad.

El Registro donde Benidorm está inscrito lleva en funcionamiento desde mayo de 2014. Hasta 31/12/2020 se habían recibido 3.616 solicitudes de inscripción en la sección A. Es de carácter voluntario, recoge los esfuerzos de empresas, administraciones y organizaciones españolas en el cálculo, reducción y compensación de las emisiones de gases de efecto invernadero que genera su actividad. Todas las huellas inscritas vienen acompañadas obligatoriamente por un plan de reducción, y son chequeadas de forma previa a su registro. Cuando se reconoce que una organización ha reducido su huella, señala el ministerio, es debido a que cumple con un criterio estricto que demuestra una tendencia decreciente de emisiones. Para reconocer una compensación en el marco del Registro, es necesario que las toneladas de CO2 adquiridas provengan de proyectos inscritos en el mismo.