LA VILA DEPORTES

Policía Local y Guardia Civil salvan a un joven de morir ahogado en la playa Centro de la Vila Joiosa

La llamada al 112 de uno de los amigos de la persona auxiliada alertó a los cuerpos de seguridad que acudieron apresuradamente al rescate del menor

La pasada semana, Policía Local y Guardia Civil salvaron de morir ahogado a un menor de 16 años en la playa Centro de la Vila Joiosa, cerca de la instalación recreativa hinchable. Los agentes pudieron salvarle la vida realizándole la maniobra de reanimación.

Según ha informado Policía Local, los hechos se produjeron sobre las 23.40 horas del pasado sábado, 17 de julio, en la playa Centro, a la altura de la plataforma de baño hinchable instalada junto a la línea de boyas que delimita la zona de baño. Los cuerpos de seguridad recibieron un aviso a través del terminal del 112 de un joven que alertaba que una persona que se estaba ahogando a la altura de la playa Centro, en el interior del mar junto a la boya.

Una pareja de agentes la Policía Local de la Vila Joiosa y dos agentes de la Guardia Civil se desplazaron al lugar con celeridad. A su llegada al cruce de la avenida Dr. José María Esquerdo con calle Censal, fueron alertados por un grupo de jóvenes que les indicaron que el joven que requiere auxilio era un menor de 16 años, de gran corpulencia, el cual se encontraba en la plataforma de baño hinchable sin ofrecer respuesta.

Ante esta situación, y aunque los agentes dieron aviso a Salvamento Marítimo y a la brigada marítima de Policía Local para que prestaran colaboración en el rescate, viendo que existía un riesgo inminente para la vida del menor, los Guardias Civiles actuantes y uno de los agentes de Policía Local se despojaron el, y tomando prestada una tabla de paddle surf de un bañista, se introdujeron en la mar a nado al objeto auxiliar al menor, quedando otro de los agentes a pie de playa custodiando el armamento y uniformidad de los cuerpos de seguridad,  y coordinar la actuación con la sala de transmisiones que permitiesen gestionar los distintos recursos de salvamento a movilizar.

A la llegada a la plataforma de baño, los actuantes observaron que el menor no respondía a estímulos, presentando evidentes signos de ahogamiento, por lo que tras unas primeras maniobras de reanimación en la que se consiguió que el joven reaccionase y echase el agua engullida, viendo la dificultad de seguir asistiéndole in situ en la plataforma hinchable de baño, se procedió a arrastrarlo con ayuda de la tabla de paddle surf y extraerlo a nado hasta la playa. Mientras llegaban los servicios sanitarios, se siguió asistiendo al menor, en colaboración de dos ciudadanas (profesionales sanitarias) que se ofrecieron a auxiliar al joven.

Uno de los amigos del joven auxiliado declaró a los agentes que el grupo de jóvenes que iban juntos, se introdujeron en el mar para bañarse, y que en un momento dado el joven auxiliado empezó a encontrarse mal, pudiendo llegar hasta la plataforma de baño donde han permaneció hasta dar aviso al 112.

Mientras los actuantes se encontraban asistiendo al menor, y presumiblemente fruto del consumo de bebidas alcohólicas, sufrió un episodio de alteración, incorporándose violentamente con intención de zafarse e introducirse de nuevo en el agua, motivo por el cual los agentes se vieron obligados a reducirlo e inmovilizarlo a la espera de la llegada de los servicios sanitarios.

Una vez acudió el SAMU, y tras suministrarle los fármacos pertinentes, se procedió a desplazarlo a la camilla y a su traslado al Hospital Comarcal. Los agentes policiales comunicaron los hechos a la madre del menor, vecina de La Nucía, a quien emplazaron a personarse en el Hospital de la Vila Joiosa a la espera de la llegada de su hijo, dando por finalizada la actuación policial a las 00:45 horas.

Desde Policía Local recomiendan seguir las normas de seguridad que facilitan los agente, el servicio de socorrismo, los auxiliares de playas, y los carteles informativos de los arenales, y desaconsejan bañarse en estado de embriaguez ante el peligro que supone, más aun cuando se lleva a cabo de noche, con la ausencia del servicio de socorrismo y otros bañistas a pie de playa.