Uncategorized

Sánchez no salvó vidas

COMENTARIOS LIBERALES

Opinión

PREMIUM

  • FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

Actualizado

Ver 11 comentarios

No ha salvado vidas; al revés: ha provocado más muertos que en ningún otro país. Y, deliberadamente, nos ha llevado a la ruina

Pedro Sánchez, ayer, en un acto en La Moncloa.
Pedro Sánchez, ayer, en un acto en La Moncloa.E.M.

El Tribunal Constitucional ha declarado ilegal el estado de alarma bajo el que el Gobierno de Sánchez y sus aliados privaron durante muchos meses de sus derechos civiles a los españoles. Menos mal que el Gobierno de Chuletón Pavía estuvo coceando toda la mañana al Constitucional, tras haber pateado al de Cuentas e injuriado al Supremo, por “buscar venganza y no justicia” en los indultos a sus socios golpistas catalanes. Menos mal, digo, porque -compruébenlo los expertos- por la tarde fue desapareciendo de las cabeceras digitales esa condena al peor atentado contra los derechos civiles de toda la democracia en favor de eufemismos como “diferencias entre magistrados” o “matices sobre los estados de alarma y excepción”. Fue tal la autocensura que no se sabía si el Gobierno había sido condenado por el Constitucional o el Constitucional por el Gobierno. Si las diminutas ferocidades ministriles dejan hacer a la Brigada Borradora del Amanecer, hubieran celebrado por la noche la sentencia que lloraron por la mañana.

La autocensura se debió al chantaje ideológico del Gobierno en los medios, oponiendo, como Caperucita Lobo en la víspera, el respeto a la Ley y las medidas sanitarias, “que salvaron vidas”. El TC no se atreve a decir que, sobre vulnerar la ley, no se tomaron medidas sanitarias eficaces contra el virus, como prueban los 140.000 muertos. Dice que las medidas debieron tomarse bajo el estado de excepción, que las permitía sin privar de derechos a los españoles, sobre todo el control del Gobierno por el Parlamento. Para compensar, el TC añade que las medidas fueron homologables, cuando fueron criminales. Pero lo que Vox, único partido en defender el orden constitucional contra los que lo proclaman su enemigo, denunciaba era la ilegalidad del estado de alarma. Y tenía razón.

Sánchez no salvó 450.000 vidas, como cacarea su gallinero. Negó el virus, atacó las mascarillas, convocó el infectódromo del 8-M, ha ocultado el número de muertos, no compró material sanitario, quiso imponer otro ilegal estado de alarma a Madrid por derrotarle en los tribunales, no ha vacunado a la población y, un año y 50.000 muertos después, seguimos sin una ley de pandemias. El covid-19 sólo ha sido la herramienta en que basar su tiranía. No ha salvado vidas; al revés: ha provocado más muertos que en ningún otro país. Y, deliberadamente, nos ha llevado a la ruina.

Categorías:Uncategorized