Uncategorized

Sánchez nos roba


OPINIÓN

EN PRIMERA FILA

Los 5,4 millones que los secesionistas malversaron salieron de los impuestos de todos los españoles

Ana I. SánchezAna I. Sánchez

Actualizado:02/07/2021

OPINIONES RELACIONADAS

Gerard Piqué definía el conflicto catalán en 2017 como el del hijo que tiene 18 años y quiere irse de casa. Lo que se le olvidó incluir en su retrato es que el vástago pretende que el padre le pague todas las facturas. Los líderes del ‘procés’ malversaron 5,4 millones de los impuestos que pagamos todos para promocionar su ansiada secesión. Ese dinero no era suyo y cuando el Tribunal de Cuentas les hace devolverlo amenazan con que la emancipación será inevitable si tienen que pagar.

Perdonen, pero si alguien tiene que poner el grito en el cielo seremos los españoles no independentistas porque unos golpistas tiraron a la basura nuestro dinero. ¿O acaso no se llena más del 75

 por ciento de las arcas de la Generalitat con el Presupuesto del Estado? ¿Cuántas ayudas a la dependencia, a los jóvenes, a las familias o a los autónomos podrían pagarse con los 5.422.879,48 euros malversados? Así a ojo, unas cuantas.

Sin embargo, aquí tenemos a Pedro Sánchez en el papel de hermano mayor dispuesto a condonar la deuda que el hijo díscolo tiene con papá Estado. Por supuesto con la excusa de ese reencuentro que todos sabemos que a corto plazo y con estos mimbres no va a producirse. El que mejor lo sabe es el hijo de 18 años, que cuanto más indisciplinado es, más recibe.

Las multas impuestas por el Tribunal de Cuentas no pretenden ser un castigo franquista como proclama el secesionismo, sino que buscan recuperar el dinero de todos. Y si el presidente del Ejecutivo decide condonarlas nos estará robando de facto. Debe ser que el atraco de los últimos Presupuestos no le pareció suficiente. Subirnos los impuestos mientras multiplica sus asesores a dedo y riega a la Generalitat con una lluvia de millones aún deja margen.

Como suele suceder con este presidente, lo importante para él no es la gravedad de la pillería sino el relato que debe acompañarla para que no parezca un acto vil sino uno tan valiente que tengamos que darle las gracias. Así, se convierte ahora en el Sansón que apartará las «piedras en el camino». Este retirar, claro, no es de golpe. Comienza por rebajar al Tribunal de Cuentas a «instancia administrativa» cuando es «el supremo órgano fiscalizador de las cuentas» según la Constitución, continúa con presiones al Supremo para que anule las multas a Artur Mas, y se adereza con convenientes silencios cuando los independentistas tachan al fiscalizador de fascista. Fíjense si este órgano será franquista que fue una exministra popular, Margarita Mariscal de Gante, la que negó la legitimación de la Abogacía del Estado en la causa del 9-N; fue una funcionaria vinculada al PSOE la que instruyó esa causa; y fueron dos consejeros progresistas -de tres- los que confirmaron aquellas multas en la Sala de Enjuiciamiento cuando Mas las recurrió. Lección de vida: los hijos de 18 años que quieren irse de casa deben aprender a pagarse sus propias facturas.

Categorías:Uncategorized