Uncategorized

¿Se cumple la máxima de “quien contamina paga”?

      Estimado lector:

Estoy seguro de que también tienes en la retina imágenes como las toneladas de petróleo del ‘Prestige’ ennegreciendo la costa gallega, los lodos tóxicos de la mina de Aznalcóllar llegando a las puertas del parque nacional de Doñana o los salvajes incendios que cada verano arrasan nuestro país. Soy Miguel Ángel Medina, redactor de Clima y Medio Ambiente de EL PAÍS , y hoy te escribo para contarte algo que quizás también te hayas preguntado: qué ocurre con esos entornos cuando pasan los años. Mis compañeros en la sección (Clemente Álvarez, Esther Sánchez y Manuel Planelles) me lanzaron esas dudas y, con ellas, el reto de ponerme a investigar sobre el asunto. Escogimos cinco grandes catástrofes ecológicas en España en los últimos años: Prestige, Boliden, bahía de Portmán, embalse de Flix y el mayor incendio de la década, en Valencia en 2012.

Seguir el rastro del dinero es complejo: hay una auténtica maraña de administraciones implicadas, que además en algunos casos van cambiando de nombre y competencias con los años. El lío burocrático aumenta porque algunos casos siguen judicializados, mientras que en otros las sentencias se dictaron hace décadas y para conseguirlas hay que recurrir a ecologistas históricos.

El resultado de la investigación es triste: estos desastres han costado miles de millones al erario público, mientras que empresas y aseguradoras tan solo han devuelto una pequeña parte a la sociedad. Ellos contaminan, pagamos todos. Aquí puedes leer el reportaje donde lo explico. Espero que te guste.

Categorías:Uncategorized